El maestro del flamenco Tomatito hace finalmente su debut en Los Ángeles

Tomatito fue colaborador estrecho de Paco de Lucía y de Camarón de la Isla

Pese a que es toda una eminencia del flamenco, Tomatito (que se llama en realidad José Fernández Torres) no se ha presentado nunca ante una audiencia realmente abierta en nuestra ciudad, lo que marca una deuda que espera saldar este viernes, cuando visite el Wilshire Ebell Theatre (4401 West 8th Street, Los Ángeles, CA 90005).

“Toqué una vez [en L.A.], creo que en el 2000, durante una edición de los Latin Grammy que se hizo por allá, y después de eso no pasó nada más”, le dijo el talentoso guitarrista a HOY a través de una conexión telefónica con Dallas, donde se encontraba de paso en el momento de esta entrevista.

Esta ausencia llama la atención cuando se sabe que Tomatito, quien ha recibido cinco Grammys y un Grammy latino, es un artista de renombre mundial cuya carrera se extiende por más de cuatro décadas, aunque él mismo soltó una risa cuando le pedimos que nos revelara los años que lleva en esto. “No me he parado a contarlos, pero me parece que han sido bastantes”, afirmó.

Tomatito colaboró en varias ocasiones con otros dos gigantes del género, el guitarrista Paco de Lucía y el ‘cantaor’ Camarón de la Isla, hasta el punto de que muchos consideran que los tres fueron responsables de revitalizar el flamenco, dándole paso a ciertas influencias modernas que no lo desvirtuaron.

“Nunca dejamos de lado la tradición, porque no se puede empezar a hacer una casa por el tejado, sino que hay que hacerlo por los cimientos”, precisó. “Haber podido trabajar con esos dos genios ha sido lo mejor que me pudo pasar; hasta ahora me resulta difícil de creerlo y sigo considerándome un privilegiado”.

De la Isla falleció en 1992, con solo 41 años de edad, pero Tomatito todavía lo recuerda con una emoción muy particular. “Era como un hermano para mí; empecé [a trabajar] con él cuando yo solo tenía 16 años, y estuve a su lado hasta el final”, recordó. “Para mí, lo fue todo. Y también tuve una relación muy estrecha con Paco; además de que era muy ídolo, no dejábamos de comunicarnos y de hablar por teléfono, por lo que no puedo creer todavía que se haya ido”.

En medio de esta admiración, Tomatito considera que no se encuentra en sus manos mantener el legado de De Lucía. “Desde que yo era niño, supe que Paco era un punto y aparte; existía él y existían los demás”, manifestó con modestia. “No hay que mezclarlo con los otros”.

En todo caso, nuestro entrevistado pudo trabajar por última vez con De Lucía en una de las canciones de “Soy flamenco” (2013), que es hasta el momento su trabajo más reciente en estudio. “Me invitó a grabar en su estudio de Mallorca, donde estaba viviendo, y la pasamos muy bien”, rememoró el guitarrista con evidente nostalgia. “Usamos una pista de voz de Camarón, y Paco me dijo que sentía que estábamos los tres juntos de nuevo”.

Obviamente, ninguno de estos grandes amigos podrá asistir al concierto del Wilshire Ebell, pero Tomatito cuenta de todos modos con un sexteto de lujo en el que figuran los cantantes Kiki Cortiñas y Morenito de Íllora, así como el solicitado bailarín José Amaya; y habrá también espacio para un momento de homenaje a los desaparecidos, “porque ellos siempre están presentes de un modo u otro en lo que hago”.

Sin embargo, lo importante es que, por más que intente reducir sus propios méritos, Tomatito es también un instrumentista excepcional cuya fama ha trascendido las fronteras de su escuela musical, como lo revelan las invitaciones que le hicieron en su momento iconos de la escena anglosajona como Frank Sinatra y Elton John.

“No llegué a tocar con Sinatra, pero él pidió específicamente que yo abriera su gira de 1993, y podía verlo observándome al lado del escenario; además, como Camarón había muerto hacía poco, me dio el pésame”, dijo el español. “Y pasó lo mismo con Elton John, que fue muy simpático”.

En ese sentido, Tomatito asegura estar dispuesto a hacer colaboraciones que se salgan de su área de confort. “El flamenco debe permanecer vivo, y para eso es necesario que se mantenga en evolución, por lo que hay que hacer otras cosas”, afirmó. “Acabo de grabar un disco con [el pianista dominicano de latin jazz] Michel Camilo que se llama ‘Spain Forever’; hay que hacer de todo, siempre y cuando se haga bien y con corazón, porque lo bonito es bonito en todos lados”.

Tomatito mantiene su residencia en Almería, la ciudad andaluza que lo vio nacer, aunque pasa mucho tiempo en Madrid por cuestiones de trabajo; y es muy consciente de que su país se encuentra atravesando una crisis. “Lo que pasa es que doy muchos conciertos fuera de España, y los que doy adentro son mayormente en festivales de prestigio a los que acude mucha gente extranjera”, detalló.

De todos modos, el flamenco es un arte extremadamente temperamental e intenso, pero no relacionado directamente a las problemáticas sociales. “Mucha gente va a vernos, justamente para sacarse de la cabeza la política y los malos gestos”, explicó el guitarrista. “Yo creo que eso es algo positivo, porque veo a todos felices”.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
53°