CNCO no deja el reggaetón, pero asegura haber madurado en su segunda producción

Al inicio de la entrevista que nos ofrecieron, parecía que los integrantes de CNCO estaban conscientes de que el nombre de su segundo álbum, que se lanza este viernes y que se llama como el grupo mismo, no es de lo más creativo.

“Nombrarlo fue un proceso muy difícil que nos tomó mucho tiempo”, fue lo primero que nos dijo uno de ellos, Christopher Vélez, empleando un tono de lo más serio y reflexivo; pero inmediatamente después, se echó a reír secundado por sus cuatro compañeros, que se encontraban a lado suyo en una camioneta.

“En realidad, el nombre es ese porque se trata de un disco en el que tenemos puestas muchas esperanzas, al que le pusimos mucho corazón”, prosiguió el cantante, esta vez sin ánimos de bromear. “Un detalle muy chévere es que lo grabamos mientras estábamos de gira por Latinoamérica, lo que nos obligó a hacerlo entre Argentina, México, Ecuador y Perú; y eso le da algo distinto a cada canción”.

El mismo vocalista aseguró que se trata también de un trabajo más maduro que el anterior, “Primera cita” (2016 ), lo que tiene sentido en vista de que él mismo es ya mayor de edad en los Estados Unidos (tiene 22 años) y de que algunas de las canciones, sin ser nunca explícitas, poseen alusiones a actividades sexuales. “También colaboramos por primera vez en la composición, lo que es un detalle muy importante”, aclaró.

El éxito impresionante que viene teniendo CNCO es un motivo particular de alegría para un muchacho que, aunque nació en Nueva Jersey, vivió hasta los 18 años en Ecuador, el país de sus padres, y que en determinado momento, ya de regreso en los Estados Unidos, limpiaba zapatos para obtener dinero.

“No me arrepiento de nada de lo que he hecho en mi vida, porque todo lo que he hecho me ha llevado hasta este punto”, retomó él mismo. “Todo me ha servido, y lo que me está pasando ahora me permite ayudar  a mi familia, que fue la causa principal por la que me fui de Ecuador”.

Como la entrevista era telefónica, optamos por hablar solo con dos de los cinco integrantes de CNCO; el otro fue Erick Colón, que nació en La Habana, Cuba, hace 17 años, y es el menor del grupo. “A los 12 años salí de mi país con mi mamá para Tampa, Florida, donde viví cerca de tres años”, nos contó. “Todo esto vino de repente y ha sido una locura, pero nos han pasado cosas maravillosas, gracias a Dios y a las CNCOwners [sus fans], que nos reciben con muchísimo cariño cada vez que vamos a un país distinto”.

La central del grupo se encuentra en Miami, aunque lo cierto es que los muchachos viven “de hotel en hotel”, como ellos mismos lo dicen. “De todos modos, es allí [Florida] donde tenemos el estudio y donde normalmente grabamos, claro”, apuntó Christopher.

Dentro del álbum

Como ya lo dijimos, el nuevo disco sale este fin de semana, pero ya se han lanzado cinco sencillos del mismo; el más reciente es “Fiesta en mi casa”, que por su título parecería ser un corte acelerado, pero que resulta en realidad bastante tranquilo e íntimo, tanto en el plano de la letra como en el de las imágenes que acompañan al respectivo video.

 Y es que CNCO había mostrado ya una gran fiesta en el clip de “Hey DJ”, uno de sus temas más celebrados, así como uno de los muchos que llegan marcados por un ritmo de reggaetón que no es constante en el grupo, pero que lo ha llevado de todos modos a ser identificado con el género, como lo probó un reciente especial en inglés de CBS en el que este aparecía nombrado al lado de Luis Fonsi, Daddy Yankee, Nicky Jam y Maluma.

Pese a lo dicho, e incluso cuando las nuevas letras de CNCO incluyen discretas insinuaciones eróticas, lo que estos jóvenes hacen es muy limpio y nada vulgar. “Nosotros sentimos mucho agradecimiento por el género, porque le debemos nuestro éxito actual; no seríamos lo que somos ahora sin lo que pasó con ‘Reggaetón lento’”, retomó Christopher, en referencia a un tema musical de su primer álbum que ha superado los mil millones de visitas en YouTube.

“Pero obviamente lo que hacemos nuestro mantiene el respeto y le canta al amor; hacemos una mezcla de pop urbano, de pop rock y de baladas, porque nos gusta ser versátiles”, prosiguió. “Estamos satisfechos con lo que estamos haciendo”.

El reggaetón no ha sido solo cuestionado por sus mensajes, sino también por la obsesión que tienen algunos de ensalzarlo debido a sus impresionantes cifras de aceptación; en ese sentido, uno de sus detractores más elocuentes ha sido Residente, el exvocalista de Calle 13, como se lo recordamos a nuestros entrevistados.

“Todo el mundo tiene su mentalidad, su estilo y su personalidad”, dijo Erick. “Finalmente, todos somos músicos, y por el simple hecho de que hacemos música tenemos que respetarnos”, comentó Christopher. “Si no te gusta algo, pues no te gusta; pero hay otros a los que sí”.

Eso no quiere decir que lo urbano haya sido su vocación; de hecho, él mismo participó en “La Banda”, el ‘reality’ de Univision que le dio vida a CNCO. “Me encanta cantar baladas, es cierto, pero me interesa también mucho la diversidad, poder recorrer todos los géneros que se puedan”, nos dijo Christopher. “Me gusta el rock, la salsa, la bachata… la idea es involucrarnos en muchas cosas”. Por su lado, Erick afirmó que  escucha diferentes géneros, pero que si tuviera que elegir uno, se iría por el reggaetón.

Otros rumbos  

La mayor sorpresa del disco es probablemente la balada acústica “Una fan enamorada”, que fue escrita originalmente por el prestigioso cantautor Ricardo Montaner para Servando y Florentino, un exitoso dúo de ‘salsa para adolescentes’ que tuvo su mejor momento a fines de los ’90. “Pensamos que era una canción súper diferente que le iba a un toque distinto al disco”, dijo Erick. “La primera que la escuchamos, estábamos con la boca abierta, porque tiene un letra muy bonita”.

“Lo curioso es que la versión  original era en salsa; nosotros le cambiamos el género, peor mantuvimos intacta la letra. Yo ya la conocía; hasta la había bailado en las fiestas de pequeño”, comentó por su lado Christopher.

La placa incluye también una pieza llamada “Me estoy enamorando” que tiene algunas partes en inglés. “Es una de nuestras favoritas; estamos trabajando todavía en eso de ser  bilingües, porque hay algunos que no dominamos todavía el inglés, como Zabdiel [de Jesús, nacido en Puerto Rico], Christopher y yo”, detalló Erick. “De todos modos, estamos tomando clases”.

Cuando conversan entre ellos, los integrantes del grupo (que se completa con Richard Camacho y Joel Pimental, ambos nacidos en Estados Unidos pero de ascendencia dominicana y mexicana, respectivamente) lo hacen en los dos idiomas. “La verdad es que se meten muchas formas de hablar, muchos modismos; es una mezcla rara, pero nos gusta”, precisó Christopher.

CNCO es una ‘boy band’, término que se aplica normalmente a grupo de adolescentes que no surgen de manera espontánea, sino como idea de un productor, y que suelen cambiar mucho de integrantes o tienen una existencia breve, por lo que le preguntamos a nuestros entrevistados si estaban preocupados de que ocurriera algo así en su caso específico.

“Fíjate que yo quisiera que cambiaran ya a Erick; me tiene harto”, nos contestó Christopher. “Y yo quisiera que pasara lo mismo con Christopher”, contraatacó Erick. Tras la risas de rigor, el primer retomó la palabra: “La verdad es que ahora estamos más unidos que nunca, muy contentos con todo lo que está pasando; no estamos pensando en nada que no sea trabajar juntos y hacer cosas incluso más grandes, como viajar por el mundo entero, hacer películas, series y documentales”.

A diferencia de otros artistas, los muchachos de CNCO no se han hecho conocidos por sus controversias; el escándalo mayor en el que han participado se dio en enero pasado, cuando, al responder una pregunta acerca de BTS, una aclamada ‘boy band’ coreana, cayeron en el juego del entrevistador e intentaron imitar la forma en que los asiáticos cantarían supuestamente una de sus canciones, desatando con ello el enojo de varios fans de esa agrupación.

“Fue un malentendido; se fue por mal camino, pero nadie quiso ofender a nadie”, dijo ahora Christopher, minimizando el hecho. “Admiramos a esos chicos; no los conocemos en persona, pero hemos visto muchos de sus videos en concierto. El estilo que tienen es muy particular y sus coreografías son increíbles”.

Este 26 de abril, CNCO participará en los Premios Billboard de la Musica Latina, donde tiene cuatro nominaciones;  el grupo actuará también en vivo, aunque sus integrantes se negaron a revelarlos lo que presentarán. “Eso es sorpresa, papá; no se dice”, precisó Erick. “De otro modo, ya no tendría gracia”. 

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°