Elsa y Elmar explora los confines del 'pop espiritual'

Elsa y Elmar es una joven cantante colombiana radicada en San Francisco

Cuando le señalamos que su nuevo sencillo “Exploradora” parece hablar de un deseo de descubrimiento individual, Elsa Margarita Carbajal nos muestra su sorpresa, porque asegura que quienes la entrevistaron antes ni siquiera habían escuchado la canción; le preguntaron por los lugares que le gustaba visitar. 

“Trata sobre una búsqueda interna, sobre un viaje introspectivo”, nos dice mientras la llevamos de paseo al Grand Park para una sesión fotográfica destinada a ilustrar esta nota.  “Me he dado cuenta de que hay que dejar a un lado la ‘quejadera’ y vivir. El cambio es bueno, porque llegas a niveles a los que no llegarías si te quedaras siempre con la misma gente”.

Pero lo cierto es que esta simpática muchachita, que responde al inusual nombre artístico de Elsa y Elmar -aunque no forma parte de un dúo, porque es una solista- y que se presenta este viernes por partida doble en L.A., sí ha estado en varios lugares del mundo, ya que nació en Bucaramanga, en el nororiente venezolano, se trasladó hace cuatro años a Boston para estudiar música y se encuentra radicada desde hace seis meses en San Francisco.

“Mucha gente me pregunta por qué empecé realmente mi carrera musical en un país distinto al mío, y les digo que fue porque todo salió en el momento adecuado y porque yo puedo sentirme cómoda en cualquier lugar”, nos dice. “Eso sí, cuando decidí venir a California, descarté Los Ángeles, porque no tengo carro; pero necesito estar en una ciudad linda que inspire, por lo que elegí San Francisco”.

Por supuesto, la pregunta sobre el origen de su nombre artístico es infaltable, sobre todo porque, como ella misma lo dice, su lugar de origen no tiene acceso a la costa. “No me sentía cómoda presentándose como Elsa Carbajal, porque estaba buscando algo más bonito, más sonoro”, recuerda. “Todo el mundo me llamaba ‘Elsa Mar’ por mis dos primeros nombres, pero eso me sonaba como a estrellita de pop, por lo que jugando un poco con la idea, llegué a esto”.  

Y es que Elsa no es una “estrellita de pop”, sino una artista que, sin dejar nunca de lado los confines del pop elegante (ella lo define como “pop espiritual”), se inscribe dentro de una línea mucho más compleja de lo que se escucha normalmente en la radio comercial.

“Bueno, estudié en Berklee [una de las escuelas musicales más prestigiosas del mundo] y, en medio de eso, grabé un demo de seis temas que no pensaba sacar al público pero que finalmente se lanzó en el 2013, y que era muy íntimo, con pocas pretensiones”, declara ella.  

Puede ser que haya tenido pocas pretensiones, pero también pocas inhibiciones, porque una de las canciones de ese disco, “Inmadura”, se trasladó a un video que puede verse en YouTube y que la encuentra en un colorido traje de baño mientras baila como si fuera una niña.

“Ésa era justamente la idea, porque [de pequeña] yo usaba la cámara de mi papa para intentar hacer videos musicales, y en este caso, decidí reunir a mis amigas y hacer algo parecido”, precisa con una sonrisa. “Claro que hubo gente que dijo: ‘Qué porquería, qué horrible’; para nosotras, fue tremendamente divertido. Después de eso sacamos algunos videos acústicos en estudio, ya mucho más serios”.

En todo caso, sus planes inmediatos en el mismo ámbito son lanzar “Rey”, su primer álbum completo, cuyo título, como ella misma se apresura en señalar, no está dedicado a ningún hombre, sino que “es una canción linda y triste que se inspiró en una familia apellidada Rey, no en algún galán”.

Todo parece indicar que sus letras no reflejan necesariamente sus propias vivencias, como es el caso de otra de sus piezas recientes, “Ropa loca”, que se le ocurrió luego de ser testigo de la relación tormentosa y complicada de una pareja gay de amigos colombianos. “No es fácil hacer algo así por allá ni decir abiertamente lo que sientes”, detalla.

Volviendo a “Exploradora”, es bueno nota que el respectivo videoclip traslada a Elsa a unos ambientes tan inhóspitos como hipnóticos, lo que le da una apariencia especial a un trabajo que se hizo con un presupuesto extremadamente reducido.

“Nos fuimos a unas playas vírgenes al sur de San Francisco donde no había nada más que un mar muy agresivo, y nos fuimos después a [el parque nacional de] Yosemite, porque queríamos que fuera un video bien logrado pese a su falta de recursos monetarios”, explica la joven. “Eso nos llevó a decidir que el mejor ‘set’ era la Naturaleza y la mejor luz era la luz natural; sólo hay que estar ahí en las horas convenientes”.

Pese a que algunos de los comentarios en YouTube comparan su sonido con el del grupo canadiense de ‘indie’ My Birthday Massacre, Elsa asegura que lo suyo va por otro lado. “Ni siquiera conozco esa banda”, asegura. “Me gusta Selena, la música vieja, los boleros, Celia Cruz. Soy la mayor fan de [la cantante estadounidense de jazz] Ella Fitzgerald, y siento que escucharla me cambió por completo; y de lo nuevo me gustan St. Vincent, Vampire Weekend y Tame Impala”.

Y si su música es por lo general muy apacible, asegura que el álbum, programado para salir con la llegada del próximo otoño, ofrecerá una que otra sorpresa. “Hay una canción llamada ‘Mal’ que tiene una letra muy brava y mucha batería, aunque yo nunca voy a llegar a pegar un alarido”, explica. “Habla de la frustración que puede provocarte a veces una relación, aunque por suerte estoy bien por ese lado, porque mi novio es un chico colombiano-americano que es además mi productor y toca en mi banda”.

ELSA Y ELMAR EN VIVO

Cuándo: 10 de julio (dos presentaciones)

Dónde : Levitt Pavilion de MacArthur Park, al lado de Mitre y Gustavo Galindo (7 p.m.); Roxy Theatre de Hollywood como apertura de Porter (8 p.m.)

Adm.: Libre (MacArthur Park), de $15 a $20 (Roxy)

Inf.: elsayelmar.com

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
62°