Matamoska: a prueba de insecticidas

La banda local Matamoska representa al ska mexicano

Desde el 2001, Matamoska ha venido imponiendo su sonido de tendencia ‘mexska’ en las costas californianas, y sus logros se han manifestado hasta el momento en cinco producciones discográficas, la última de las cuales, “Slacktivist Swing!”, se lanza por todo lo alto esta noche a las 8 p.m. en un concierto que se ofrecerá en el Levitt Pavilion.

“Aunque el ska siempre ha tenido un ‘following’ por aquí, cuando empezamos, lo que hacíamos era todavía medio ‘underground’”, nos dijo José Padilla, vocalista, guitarrista y fundador del grupo. “Pero últimamente, con la tecnología y las redes sociales, creo que se ha puesto más fuerte”.

De hecho, el contenido de este nuevo EP de cinco temas -que al igual que los anteriores se distribuirá de manera completamente independiente- muestra por lo general un estilo más pulido y menos agresivo que las piezas antiguas.

“No está más suave, sino que le metimos más influencias del rockabilly, del reggae y del ska tradicional, lo que hace que exista más variedad que antes”, comentó Padilla.

“Algunos de los músicos [de la formación] han cambiado, y cada uno tiene su sabor propio; pero seguimos usando cosas que vienen del punk y del metal”, prosiguió. “Lo hacemos para tener variedad y porque eso nos hace sentir bien”.

Para el tecladista Esteban Flores, que se unió a la agrupación en el 2010 y que nació en Tijuana pero proviene de una familia michoacana, lo que interpretan es todavía muy distinto al ska de la vieja guardia que es popular en México, como el de Maldita Vecindad, Panteón Rococó e inspector, donde la mezcla se orienta mucho más hacia los ritmos latinos.

“Aquí hay una presencia más fuerte del hardcore americano, y es por eso que [el estilo] queda más fuerte”, enfatizó.

La primera pieza del disco se llama “El jefe de ska” y, a pesar de su título en español, tiene una letra completamente en inglés, lo que según Padilla es una broma que suelen practicar con sus oyentes.

“En los inicios usaba más el español, pero ahora me voy por lo que me salga, que normalmente es bilingüe”, afirmó el músico nacido en L.A., de padre oriundo del DF y madre de Aguas Calientes. “Lo que sí permanece es que las letras se basan en historias o en bromas que nos hacemos entre nosotros; la de ‘El jefe de ska’ es sobre un tipo que se pone listo pa’l jale y se da cuenta de que hay un ‘vato’ tirado que es el jefe, por lo que empieza una guerra ‘underground’. Es como un ‘skacorrido perrón’”.

Pero la misma placa incluye también una composición muy seria que se llama “Femicidio”, y que cuestiona las muertes de mujeres en México.

“No se refiere sólo a Juárez, sino a todos los ‘border towns’ [pueblos fronterizos]”, nos dijo Padilla. “Mi papá se crió en Tijuana y me ha contado muchas historias de cosas malas que pasan por ahí”.

En realidad, esa canción se iba a llamar “Ronald Reggae”, e iba a ser una burla a los republicanos “que no disfrutan de ese tipo de música porque tiene mensajes muy liberales. Íbamos a cambiar lo de ‘Legalize It’ por ‘Illegalize It’”, recordó el vocalista.

Pero lo cierto es que esta banda no se interesa demasiado en brindar rollos políticos. De hecho, el tema que da su nombre al CD es “una burla a la gente que siempre habla de política en el Facebook o en Twitter, que dice que quiere cambiar el mundo pero deja las intenciones en su computadora”, comentó Flores.

“Es un tributo al hashtag ‘activism’”, retomó Padilla, quien trabaja como ingeniero en una compañía privada. “A mí mismo me gusta ser activo en la comunidad, pero de modo real, porque dono mi tiempo en lugares públicos ayudando a arreglar computadoras en las escuelas y dando ‘tutoring’”.

“Y disculpa mi francés, pero me ca.. cuando veo a amigos que hablan de la brutalidad policial y no hacen nada”, precisó. “A la siguiente semana se les olvida. Nosotros no insistimos en eso, pero estamos convencidos de que hay que tener conciencia”.

El hecho de poder presentar el disco en el Levitt es un motivo de alegría para el bajista Héctor Rivera, también fundador del grupo, porque él sabe que los eventos gratuitos de verano que se realizan ahí convocan a todo tipo de personas, lo que da la posibilidad de que la propuesta que maneja llegue a más oyentes.

“El organizador del show nos invitó y aceptamos; nos interesa hacer conciertos de ingreso libre, como los que hemos tenido en la Plaza del Mariachi”, retomó Padilla. “Después de eso, tenemos una minigira por el Sur de California, Nevada, Phoenix y las ciudades que quieran sumarse”.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
58°