Casa Cubana pone en alto el nombre de una familia hispana que ha logrado el sueño americano

Este 1ro de octubre se celebra el Día Internacional del Café, y si vives cerca del Centro de Los Ángeles, una de las mejores opciones para conmemorar la fecha es asistiendo a Casa Cubana, un placentero recinto ubicado en el corazón de esta ciudad cuya meta principal es la promoción de la solicitada bebida.

Lo que se ofrece aquí no es la típica preparación de rutina de las franquicias comerciales, sino diversas versiones del aromático líquido con un sello definitivo de calidad relacionado directamente a la marca Don Francisco, que cuenta  ya con una distribución masiva en los mercados del Sur de California y que ha extendido su alcance a Arizona y Washington, pero que no contaba hasta ahora con un establecimiento de esta clase.

Durante una reciente visita al local, que cuenta con un aspecto en el que se combina lo tradicional con lo moderno, HOY Los Ángeles se reunió con Lisette Gaviña, una de las ejecutivas principales de la propiedad, quien nació y se crio en nuestra urbe, pero que formó parte de este negocio al lado de su padre y de su tío desde que era una niña, ayudando con lo que podía en la planta familiar instalada en la ciudad de Vernon hace medio siglo.

El origen de todo esto se remonta a las labores de Francisco Gaviña (sí, el mismo Don Francisco que le da su nombre a la marca), un descendiente de vascos que trabajaba en la industria cafetera en la provincia cubana de Las Villas, pero que en 1960 emigró con sus cuatro hijos a L.A., luego de intentar suerte en Miami.

Los miembros del clan se dedicaron durante algunos años a trabajar como meseros y lavaplatos, hasta que se presentó la oportunidad de comprar a buen precio una máquina tostadora en San Diego y de trasladarla a la citada locación en Vernon.

“Al comienzo, las ventas estaban dirigidas a la comunidad cubana, pero como esta era muy pequeña, mi abuelo decidió empezar a hacer mezclas para otros grupos, como los vietnamitas, los armenios y los turcos”, precisó Lisette.

“En los ‘80, la familia decidió entrar a los supermercados; el ambiente era extremadamente competitivo, por lo que se decidió vender el producto en grano y en bolsas, a diferencia lo que pasaba con los otros cafés, que venían en latas”, agregó. “Actualmente, vendemos también latas, cápsulas individuales y ‘cold brew’ [café frío]; y ahora mismo estamos ofreciendo una edición especial de aniversario, con granos panameños”.  

Para Lisette, la creación de Casa Cubana era el siguiente paso natural para la cuarta generación de los Gaviña, con el fin de tener un lugar propio que permitiera mostrar “todas las experiencias de una  familia con tanta historia en el café; la idea es que [los clientes] sientan el calor que ofrecemos y nuestra atención personalizada, porque estamos muy orgullosos de nuestras raíces y las plasmamos en el café cubano, el café con leche y el ‘cortadito’ que ofrecemos”.

Pero no hay solo café en este local, que cuenta con una carta de comida distinguida por sándwiches como el Pork & Plantain Hash, el Cubano Sandwich y la espectacular Cuban Frita Burger. “Nos interesa que todo sea muy auténtico, porque hacemos los panes, los pastelitos, los pepinos y la mermelada de fresa, y hasta asamos el puerco”, retomó nuestra entrevistada.

Aunque prefiere no hablar mucho de política, Lisette manifiesta su orgullo por ser estadounidense. “Gracias a este país, mi familia reconstruyó su vida”, afirmó. “Lo que hemos logrado en 50 años es increíble; es realmente el sueño americano”.

Con respecto al país de sus antepasados, la ejecutiva comenta que “queremos una Cuba libre en la que existan derechos humanos y democracia. La gente que le quitó negocios y tierras a mis abuelos todavía está en el poder”. Por otro lado, la compañía ha anunciado que, a partir de ahora, donará 1 dólar a la Cruz Roja Americana por cada café que se venda en este establecimiento y a través de su página de internet (dfcasacubana.com).

Finalmente, cuando le mencionamos los actos contrarios a la comunidad latina del actual presidente de esta nación, Lisette tuvo también algo que decir, aunque lo hizo a nombre de los Gaviña. “Somos latinos e inmigrantes; vinimos a este país a trabajar y estamos generando trabajos”, recordó. “Ayudamos a la economía y movemos también el mercado, porque no damos solo servicios”.

--

CASA CUBANA

Dónde: 541 S Spring St, Los Ángeles, CA 90013

Horario: L-D, de 7 a.m. a 7 p.m.

Inf.: 213.537.0323

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°