Cine

Óscar Jaenada: 'Sé convertir la presión en algo positivo'

El actor que le dio vida a Cantinflas, lamenta que la cinta no haya llegado a las salas españolas

Nominado a los Premios Platino del cine iberoamericano por su trabajo en "Cantinflas", Oscar Jaenada recuerda casi como una anécdota lo criticada que fue su elección para ponerse en la piel de uno de los mexicanos más ilustres Mario Moreno y lamenta que el filme no haya llegado a las salas españolas.

"Cuando leí titulares como 'el españolito que quería ser Cantinflas' me di cuenta de que iba a ser algo duro, pero al final a uno le van bien esas cosas, sé convertir la presión en algo positivo", dijo a Efe el actor, que asistirá el día 18 de julio a la gala de entrega de la segunda edición de estos premios en Marbella.

Ya con su papel de Camarón de la Isla, que le valió el Goya en 2006, Jaenada tuvo que enfrentarse al escrutinio de Dolores Montoya, la viuda del cantaor. "Lo primero que me dijo La Chispa cuando la conocí fue: te pareces más a Raimundo Amador", relata.

Al final, La Chispa reconoció que Jaenada era "clavadico" a José Monge, aunque "no tan guapo", igual que ahora México, y el propio hijo de Cantinflas, se han acabado rindiendo al talento explosivo del actor catalán.

Lo que hay detrás de esas asombrosas transformaciones son años de trabajo -siete en el caso de "Cantinflas", dirigida por Sebastián del Amo-, que Jaenada afronta con la minuciosidad de un relojero suizo.

"Yo siempre me he considerado un actor de precisión. Tengo mi caja de herramientas y voy ajustando aquí y allá hasta que está perfecto para mí", explica.

"Cantinflas" representó a México en la carrera al Óscar, se ha estrenado en prácticamente toda Latinoamérica y en Estados Unidos fue la segunda película latina más vista el año pasado.

Sin embargo, en España no ha encontrado distribución en salas y se estrenará directamente en televisión justo después de la gala en la que Jaenada competirá por el premio a mejor actor con Leonardo Sbaraglia ("Relatos Salvajes"), Benicio del Toro ("Escobar"), Javier Gutiérrez ("La isla mínima") y Jorge Perugorría ("La pared de las palabras").

"Que una película como Cantinflas no haya conseguido distribución en España me parece irritante y sospechoso", dice Jaenada. "He hecho más de 30 películas españolas, este es mi público, mi gente, mis compañeros, y me sabe mal que no puedan ver este trabajo en pantalla grande".

Establecido en Los Ángeles desde hace casi seis años, el protagonista de "Noviembre" reniega tajante de eso que los periodistas suelen llamar "el salto a Hollywood".

"Yo no he dado ningún salto, esto ha sido una huida. Estoy cansado, tengo un hijo aquí, quiero verle y estar con él. Yo estoy loco por trabajar en España, pero es complicado", asegura.

Un deseo que está a punto de hacerse realidad, ya que en enero próximo tiene previsto empezar a rodar la próxima película de Agustín Díaz Yanes.

"Se va a llamar 'Oro', es un grandísimo guión, una película histórica y bélica, pero muy de actores, muy personal", cuenta entusiasmado.

También tiene previsto continuar con su serie de retratos biográficos llevando a la pantalla la vida de Salvador Dalí, un proyecto aún muy en pañales, del que no puede dar más detalles.

Pero antes de todo eso se dejará ver en cines junto a actores de la talla de Robert de Niro y John Turturro en "Hands of stone", un filme basado en la vida del boxeador panameño Roberto Durán, en el que coincidirá con la actriz cubana Ana de Armas.

Sobre la importancia de los premios, y pese a que el Goya en su caso no le sirvió para consolidarse en España, dice que bienvenidos sean si sirven "para seguir trabajando en lo que uno quiere y como quiere".

"Yo disfruto más de otro tipo de reconocimientos, pero son bonitas estas ceremonias y festivales porque te permiten juntarte con gente de tu trabajo, discutir temas comunes y crear problemas, que al final es para lo que estamos como artistas".

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
88°