Volvió la ‘Stephen King manía’: por qué sus historias de terror funcionan tan bien entre el público

La cultura pop vive un total auge de Stephen King; de nuevo.

En los talones del éxito histórico de taquilla de la reversión de “It”, de Warner Bros., que cosechó $478 millones de dólares -y se convirtió así en la película de terror con calificación ‘R’ más exitosa de la historia- llega también un grupo de adaptaciones de obras de King lideradas por Netflix, "Gerald's Game" y "1922 ; “Mr. Mercedes”, de Audience, y la próxima “Castle Rock”, de Hulu.

Uno podría argumentar que Hollywood nunca ha dejado de tener una larga y sostenida obsesión por King. Sus 54 novelas y casi 200 cuentos han sido adaptado en más de 60 largometrajes y decenas de proyectos televisivos desde que "Carrie" bautizó el universo cinematográfico del autor, en 1976, con una gloriosa lluvia de sangre de cerdo.

Nuestro momento actual de ‘Kingmanía’ está alimentado por varias generaciones de cineastas habituadas a los cuentos de terror del autor. El director de "Gerald's Game", Mike Flanagan, se enganchó en el momento en que leyó su primer libro, la narración del malvado payaso"It", cuando era niño. Para cuando se graduó y leyó el exitoso best-seller de 1992 "Gerald's Game" en la universidad, el futuro cineasta era ya un devoto total del autor y la historia de una mujer esposada a una cama, atrapada en su propia mente, se instaló en su imaginación.

“He tenido esta película en mi cabeza la mitad de mi vida”, afirmó Flanagan, director de los films de suspenso y horror “Oculus”, “Hush” y “Ouija: Origin of Evil.”

Bill Skarsgård interpreta a un monstruo que toma la forma del payaso Pennywise en la reversión de “It”, basada en la novela de Stephen King.

“Gerald’s Game”, cuya protagonista pasa la mayor parte de la historia luchando con sus propios demonios internos y sus traumas pasados, siempre pareció ser una de las historias de King menos cinematográficas. Pero Flanagan encontró una manera de hacerlo al concebir una idea visualmente inventiva del thriller psicológico, que transcurre en una única locación. Con la bendición de King, él y el coguionista Jeff Howard adaptaron la obra para un largometraje y encontraron en Netflix una compañía dispuesta a asumir el desafiante proyecto, que comenzará a emitirse el viernes. Apoyada por la estrella Carla Gugino, la película se estrenó con buenas críticas en el Fantastic Fest en Austin, Texas, esta semana.

"Fue una de las historias más desgarradoras y emocionalmente viscerales que he leído", dijo Flanagan a The Times en Fantastic Fest. "Yo iba por ahí, a mis reuniones, mientras intentaba ser un escritor, llevando una copia del libro conmigo, para que cuando me preguntaran '¿Cuál es tu proyecto soñado?’, yo pudiera decir ‘éste'".

 

 

¿Qué ocurre con las historias de King, que se convierten en proyectos de pantalla particularmente potentes?

"Poseen conceptos y premisas que tocan una fibra interna, ya se trate de un payaso espeluznante, un hotel desierto en un lugar aislado y con nieve, o un fanático enloquecido que exige una venganza de su autor una vez favorito", comentó el crítico de cine Leonard Maltin en Fantastic Fest, donde también se estrenó "1922", un thriller de época de Netflix, adaptado de un cuento publicado en la colección de King de 2010 "Full Dark, No Stars”.

"Su imaginación es aparentemente ilimitada, y eso siempre generará tracción para el entretenimiento popular", agregó Maltin, señalando que en Hollywood, donde la propiedad intelectual preexistente tiene valor para los ejecutivos con luz verde para proyectos, el sólo nombre de King genera impacto comercial e impulso creativo. "Incluso después de décadas sigue siendo un potente nombre de marca. No hay muchos autores, y mucho menos de género, que puedan decir eso”.

“No se deja ninguna roca sin voltear”, afirmó David Katzenberg, de KatzSmith Productions, uno de los productores de la nueva película "It", cuya secuela ya tiene fecha para 2019 después del enorme éxito en taquilla. "Con Netflix y servicios premium de cable y bajo demanda en este momento, todo el mundo sólo quiere propiedad intelectual. Recorrimos los libros de Stephen King para ver qué había disponible y todo estaba tomado. Alguien tiene los derechos de casi todo”.

Ayudó que la opinión pública de King sobre quienes han adaptado sus historias está lejos de ser preciosa. Y sus tuits de apoyo a películas como "It", "Gerald's Game" y "1922" dieron a estas recientes adaptaciones el sello más importante de aprobación, tanto para los fans de su material como para los propios cineastas.

Zak Hilditch sonrió orgulloso al recordar el día en que King, investigando su idea para adaptar "1922" a un largometraje, vio su thriller apocalíptico de 2013 "These Final Hours”. Fue un gran momento para el escritor y director australiano, que gastó su copia casera de VHS de la icónica miniserie “It”, de 1990, cuando tenía 11 años de edad. “¡Hablemos de surrealismo!”, expresó.

 

 

Con la aprobación de King, el realizador escribió y dirigió "1922", una fábula basada en un cuento corto del autor sobre el granjero de Nebraska llamado Wilfred James (interpretado por un notablemente vívido Thomas Jane) que conspira para asesinar a su esposa y luego es invadido por su fantasma, mientras las consecuencias kármicas de su crimen comienzan a disolver la vida a la cual tan desesperadamente había intentado aferrarse en primer lugar.

“Uno quiere hacerle justicia a los personajes que él creó; quiere hacer un trabajo tan bueno como él lo hizo en la página. No quería decepcionarlo, y el hecho en lo que escarba es lo que realmente importa ", expuso. "La novela fue una de las mejores cosas que he leído, tan evocadora, tan trágica. Tiene una manera de hacerte sentir empatía por personajes con los que no necesariamente la sentirías”.

Aunque la trayectoria central de "1922" es fiel al material de fuente, Hilditch tomó desvíos y ajustes en su adaptación, dejando de lado a ciertos personajes secundarios para mantener un foco en su elenco dominante. En particular, la forma en que escribe el personaje de la esposa de Wilfred, Arlette (Molly Parker), aclara el comentario de género que burbujea bajo la superficie y hace que “1922" -tal como la saga de supervivencia catártica “Gerald’s Game”- esté proféticamente en sintonía con el presente.

"Para mí, toda la historia es sobre la terrible decisión de un hombre y las repercusiones en las cuales no piensa", señaló Hilditch, cuya "1922" es una tragedia en la que la fuerte feminidad moderna de Arlette es víctima de la amenazada masculinidad tradicionalista de Wilfred. "No quería representarla como si ella debiera ser asesinada", aclaró Parker en el estreno de la película.

 No es casualidad que la narrativa enfocada en los personajes de ambas adaptaciones King hayan sido más exitosas que otras con altas ambiciones, como por ejemplo “The Dark Tower”, de Columbia Pictures, una desilusión comercial de alto perfil que tomó prestados elementos de ocho libros para una película de 95 minutos.

"King ama sus mitologías complicadas, sus idiomas inventados y los cruces entre obras. Y me encantan esas cosas en sus libros", afirmó desde Austin Tasha Robinson, directora de cine y televisión de Verge, donde criticó “1922" y "Gerald's Game”. "Pero sus historias que funcionan mejor en la pantalla son las que no tienen estas cosas, las que relatan cuestiones humanas que no tocan lo sobrenatural o tienen apenas lo suficiente para generar una sensación impredecible y emocionante”.

Dado el enorme abanico de historias de pequeña a gran escala en la bibliografía de King, desde sus conceptos de alta fantasía hasta el temor siniestro de sus escenarios más mundanos, no hay una fórmula mágica para abordar al Rey del Terror, cuyas mejores adaptaciones de pantalla van desde "The Shining" hasta "The Shawshank Redemption". Pero el actual zeitgeist de películas de King enfocadas en personajes que funcionan bien sugieren que un cierto enfoque resuena cuando se hace correctamente.

 

 

"Me encanta Stephen King, he leído casi todo lo que ha publicado, pero estoy aquí para decir que una mayor fidelidad al texto no iba a salvar a “Dreamcatcher", o a hacer de "Maximum Overdrive" una buena película", reflexionó Robinson. ”Pero las nuevas incorporaciones tampoco son una respuesta fácil. Realmente depende; ¿son esas adiciones significativas y memorables?”.

Una serie de “Dark Tower" para la TV está aún en producción con Glen Mazzara, de “The Walking Dead”; James Franco está vinculado con una versión para cine de “Drunken Fireworks”, y otras propiedades de King en varias etapas de desarrollo incluyen una película basada en "The Long Walk" y reversiones de "Firestarter", "Pet Sematary" y "The Stand”.

 

 

Flanagan, que reunirá a Gugino, Kate Siegel y Henry Thomas en su adaptación de la serie Netflix de "The Haunting of Hill House”, de Shirley Jackson, tiene su ojo puesto en otras obras del autor, incluyendo "Doctor Sleep", secuela de "The Shining”, y "Lisey's Story", la novela de 2006 inspirada en el matrimonio de King después de su accidente automovilístico de 1999.

"Hay una cantidad de coincidencias en el momento de esta explosión masiva [de Stephen King] este año", admitió Flanagan. "En el pasado había una sensación de que se necesitaban grandes cambios, que sus adaptaciones no siempre se traducían muy bien a otros medios. Lo que me encanta es que, sobre todo después de "It", va a ser más fácil venderle a alguien una adaptación fiel a su obra”.

Traducción: Valeria Agis

 Para leer esta nota en inglés, haga clic aquí

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group