Cine

Tres amigos y un mismo sueño

Tres viejos amigos se unieron para hacer su propia película tras batallar con Hollywood

Si nos fijamos en los créditos de “Soledad”, la relación entre los tres caballeros que visitaron nuestra redacción esta semana parece ser simplemente laboral, porque Eduardo Maytorena y Wayne Mitchell aparecen allí como directores y guionistas de la película y Jesse Celedón figura como el protagonista.

Pero el nivel de familiaridad que existe entre ellos fue evidente desde que los vimos, lo que tiene sentido cuando se considera que los tres se frecuentan desde la década de los ’90. Los dos primeros se conocieron debido a un programa de debate que el primero le dictó al segundo durante la época en la que ambos estudiaban en San Diego, y el primero y el tercero establecieron por primera vez contacto gracias a un encuentro académico en el Sur de California.

“Yo le dije a Eduardo que lucía como un Al Pacino latino mezclado con Robert de Niro y él que me dijo que yo le recordaba a Val Kilmer, lo que estableció de inmediato nuestra amistad”, nos dijo Mitchell, el único del grupo que estudió cine de manera formal (lo hizo en San Francisco State University), y que hecho invitó poco después a Maytorena a actuar en un cortometraje suyo, aprovechando que su amigo hispano, ya radicado en Los Ángeles, estaba dando clases en Oakland.

Sin embargo, el origen de la cinta en la que nos enfocamos ahora, y que hará su debut en Los Ángeles este domingo durante la celebración del festival Dances With Films, se dio hace sólo dos años, cuando Maytorena y Celedón fueron de campamento con sus respectivas hijas y, en el camino de regreso, se pusieron a hablar sobre la necesidad de retomar sus sueños del pasado, los mismos que los llevaron en cierto momento a mudarse a Hollywood pero que, tras su incumplimiento, los hicieron tomar caminos separados.

Esto hizo que Maytorena -quien trabajó como publicista para HOY Los Ángeles y labora ahora como director creativo de ventas de Radio Centro- le sugiriera a Mitchell la idea de crear un guión que, además de contar la historia de Víctor, un chofer de limosina con un pasado criminal que se mete en problemas luego de salvar a una pasajera adolescente de un intento de violación, sirviera como vehículo para los talentos de Celedón.

“Jesse es una de las personas más interesantes que conozco, algo que falta en el cine, no sólo porque hay una ausencia de protagonistas latinos, sino porque siempre se repiten los mismos”, aseguró Maytorena. “Y en lugar de colocarlo como un matón, un asesino o un portero, lo que se necesitaba era revelar al osito de peluche dentro del tipo duro”.

En términos prácticos, el proceso entero fue muy rápido, porque el guión se hizo en unas cuantas semanas y el rodaje se completó en 17 días, aunque estos no se dieron uno detrás del otro, porque se filmó por partes mientras los cineastas seguían buscando el dinero necesario que requerían para la conclusión.

Pero los ayudó mucho tener en claro lo que querían ver sobre la pantalla. “La idea era hacer algo como ‘Taxi Driver’ [el clásico neoyorquino de Martin Scorsese] en la ciudad de Los Ángeles, así como remitirnos a ciertas películas esenciales de los ‘70 que las nuevas generaciones probablemente no conocen, pese a que han influenciado muchísimo lo que ven actualmente”, dijo Maytorena.

“Pero, a la vez, no queríamos caer en clichés ni estallidos de violencia, por lo que hicimos lo opuesto”, agregó. “Esta película se va a proyectar en los teatros Chinese de Hollywood, y eso es muy importante para nosotros, pero nos falta todavía mucho por hacer con ella, como conseguir una distribuidora y colocarla en salas; pero si ésta fuera nuestra única oportunidad para dejarle una historia al mundo, queríamos que se tratara de una de la que nos sintiéramos orgullosos”.

Sin revelar mucho de lo que verán en el filme, se puede adelantar que, a pesar de su tono ominoso y de la inminencia del desastre que se presagia en las primeras escenas, el asunto no adopta aquí la ruta predecible.

“Normalmente, la gente tiene expectativas basadas en sus experiencias previas como audiencia, pero hacer lo que hicimos es no sólo un reto, sino también algo necesario para mantener la consecuencia de lo presentado”, agregó Maytorena.

Otra diferencia con los ‘thrillers’ criminales de rigor es que, sin ser una cinta únicamente latina (tiene más personajes blancos que morenos, y Mitchell es completamente anglosajón), “Soledad” recurre a varios elementos de la cultura mexicana local, ya que su protagonista Víctor es evidentemente un chicano -aunque nunca lo diga- y los detalles alusivos están presentes, como es el caso de una escena que lo encuentra comiendo tacos y hablando sobre el nivel de picor de los chiles, así como sucede con la frecuente irrupción de canciones en español de distintos géneros.

Otro aspecto digno de resaltar es que, pese a que se trata de una ópera prima, “Soledad” tiene una puesta en escena muy cuidada. “Teníamos en mente un ‘look’ específico en el que sólo íbamos a emplear cámara en mano cuando realmente se necesitara, porque en los demás instantes queríamos que el espectador fuera como un testigo”, dijo Mitchell, quien tomó mayormente a su cargo la elección de los encuadres, aunque Maytorena (más abocado al trabajo de actores) hizo varias sugerencias visuales. “Nos inspiramos en películas que han presentado a L.A. de noche y en coches, como ‘Collateral’ de Michael Mann y ‘Drive’ de Nicolas Winding Refn”.

En ese sentido, Maytorena recuerda que hubo algunos momentos bastante temerarios, como una toma en Mulholland Drive que lo obligó a manejar con el ‘quemacoco’ de su carro abierto para permitir que se colocara allí el director de fotografía. “Tenía que cuidar no sólo que él no se cayera, sino tampoco su cámara, que cuesta 60 mil dólares”, recordó con una risa.

Con su tranquila pero firme manera de hablar, Celedón parece ser un reflejo vivo de Víctor. Sin embargo, aunque no quisimos ahondar en su vida privada, el nativo de El Camino que trabaja ahora en Bakersfield como director de un hogar de rehabilitación de jóvenes abandonados por sus padres nos aseguró que, a diferencia del personaje que interpreta, no tiene tatuaje alguno en su cuerpo (su cuñado, que trabaja en esa disciplina, le colocó unos temporales).

“Pero sí quiero ser la persona más fuerte que pueda ser todos los días”, afirmó; y cuando le pedimos más detalles al respecto, nos comentó que su trabajo lo encuentra a veces frente a jóvenes completamente desbocados que quieren pelearse con él. “Afortunadamente, no he tenido que emplear la violencia; cuando se salen de control, lo más recomendable es emplear técnicas para que baje la tensión”.

PREMIERE DE ‘SOLEDAD’ EN L.A.

Cuándo: 31 de mayo, 9:15 p.m.

Dónde: Hollywood’s TCL Chinese Theatre 1, Hollywood

Admisión: $12

soledadmovie.com

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
97°