LA Film Fest: 'Sin Alas' nos lleva de regreso a Cuba

"Sin Alas" es la primera película estadounidense filmada en Cuba desde 1959

“Sin Alas”, que se proyecta hoy a las 9.15 p.m. y el 15 de junio a las 6 p.m. en las salas Regal de LA Live, es una cinta realmente inusual, porque además de presentarse como la primera película estadounidense de ficción que se filma en Cuba desde 1959 (año del triunfo de la Revolución), se encuentra completamente en nuestro idioma y tiene como director y guionista a Ben Chace, un músico neoyorquino absolutamente anglosajón que habla perfectamente el español.

“Soy un ‘gringo yoruba’”, le dijo el realizador a HOY Los Ángeles con una risa. “Lo que pasa es que el mejor amigo de mi padre es un cubano-americano con el que pasé mucho tiempo de chico, y en el 2007, un amigo mío del ‘college’ [de la misma ascendencia] me invitó a acompañarlo a Cuba para descubrir sus raíces, logrando con ello que me enamorara de la cultura y de la gente de la isla”.

Luego de volver a la Gran Manzana y de estrenar su ópera prima “Wah Do Dem” (2009) en el mismo Festival de Los Ángeles, Chace decidió que su fascinación por el escritor argentino Jorge Luis Borges se prestaba para un relato inspirado en el cuento “El zahir” que tomara lugar en una isla que por su esencia misma se presta para lo inusual, debido a lo distinta que es del modo de vida capitalista y al modo en que el pasado se encuentra siempre presente, desde las continuas referencias a los líderes de la Revolución hasta las inconfundibles huellas del pasado incluso anterior en su arquitectura y sus automóviles antiguos.

De ese modo, Chace escribió un guión sobre un hombre mayor (interpretado por Carlos Padrón) que acude al funeral de una amante de su juventud y se obsesiona con su recuerdo, hasta el punto de que no puede librarse de su presencia, mientras recuerda también momentos de su infancia, lo que da pie a que la historia se desarrolle en tres momentos históricos distintos.

“La gente en Cuba es muy amable y no tiene ningún problema con la de aquí; de hecho, cada persona que conoces allí tiene algún familiar en los Estados Unidos”, retomó Chace. “El problema es entre los gobiernos, y eso tuvo probablemente que ver con la dificultades para llevar el celuloide estadounidense a través de la aduana cubana; pero la verdad es que trabajar en ese país no fue difícil, más allá de lo complicado que es siempre hacer una película con un presupuesto muy bajo”.

En realidad, Chace espera que la cinta tienda un puente entre las dos naciones, y para ello, ha invitado al festival tanto a Padrón como a Mario Limonta, otro de los protagonistas (y una verdadera luminaria de la actuación cubana), aunque, al cierre de nuestra edición, la decisión dependía todavía de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

“Si la película tiene un sabor tan cubano es en buena parte a causa de ellos, porque me ayudaron a reescribir los diálogos y se comportaron maravillosamente; pese a que son actores de primer nivel, cobran muy poco, y Limonta, que es una leyenda, sigue viviendo en un departamentito con sus hijos mayores”, precisó el entrevistado.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
83°