LA Film Fest: 'Elvira' representa a la comedia negra mexicana

El Festival de Cine de LA exhibe hoy la cinta mexicana "Elvira, te daría mi vida, pero la estoy usando"

Manolo Caro nació en Guadalajara, pero como él mismo se lo dijo a HOY Los Ángeles durante una reciente entrevista telefónica que nos contactó con el DF antes de su llegada al Sur de California, vive en la capital mexicana desde hace una década.

Y es justamente ahí donde le dio vida a una prolífica carrera artística que lo encontró primero como un exitoso creador de obras teatrales y lo llevó luego a convertirse en director de películas. La última de ellas, “Elvira, te daría mi vida, pero la estoy usando”, llega esta noche a las 9.30 p.m. a la sala 14 del complejo Regal, ubicado en LA Live, con motivo de su participación en el Festival de Cine de Los Ángeles que se lleva a cabo en estos días.

“Es la primera cinta mía que no se encuentra basada en una obra teatral que se presentó antes, y en ese sentido, me permitió dar un paso adelante en cuanto a la posición que quiero alcanzar como director de cine”, nos dijo el realizador, quien se dio a conocer en los ámbitos de la pantalla grande con “No sé si cortarme las venas o dejármelas largas”,  todo un éxito de taquilla en su país, así como la adaptación de un montaje de su autoría que fue igualmente popular.  

De ese modo, en los últimos tiempos, Caro ha logrado establecer una carrera paralela en los dos medios que le ha dado además una continuidad inusual en el mundo del séptimo arte, porque “Elvira” es su tercer largometraje en dos años (el segundo, “Amor de mis amores”, es del 2014).

“Lo que ha ocurrido en mi caso es que a las obras de teatro les ha ido tan bien que eso me ha permitido mantenerme muy activo”, afirmó. “Se trata de una situación ventajosa a la que quiero sacarle el mejor provecho posible”.

En “Elvira”, la protagonista del mismo nombre (interpretada por Cecilia Suárez) es una mujer casada con dos hijos pequeños que se enfrenta de pronto a una dura realidad: su marido salió a comprar cigarrillos una noche y nunca regresó. Eso la mete en una serie de enredos que tienen que ver con la necesidad de encargarse sola de sus hijos, con la imagen que tiene de sí misma, con el extraño trabajo que consigue en una funeraria y con la frenética búsqueda que emprende para dar con el paradero de su esposo.

Todo esto podría prestarse para un drama desatado, pero, al menos en la primera parte, Caro opta por una línea abiertamente humorística, aunque la segunda mitad del filme se transforma en una tragedia, recurriendo a un profundo cambio dramático que ha sido ya empleado en sus obras anteriores (y criticado por sus detractores).

“Es que me parece que la vida es así, con una mezcla de cosas buenas y malas que se van sucediendo”, nos dijo el cineasta y dramaturgo. “Yo mismo me encontré en un momento dado en una funeraria al lado de un amigo que no veía hacía mucho tiempo y nos pusimos a reír; este tipo de cosas son inevitables”.

Por ese lado, “Elvira” lidia finalmente con el tema de la muerte, una circunstancia que Caro dice tomar con el mismo espíritu de inevitabilidad que se le suele adjudicar a sus compatriotas. “Pero eso no es lo único, claro; en mis películas trato siempre de colocar a  personajes de distintas procedencias y religiones, porque ésa es una realidad que yo mismo he visto en mi entorno”, explicó el entrevistado.

Luisa, la vecina de Elvira que es interpretada por Vanessa Bauche, no sólo cuida a los niños de la protagonista, sino que es también una ferviente oradora, aunque eso no la vuelve antipática. Tampoco se deja de lado el tema de la homosexualidad, que juega un papel determinante en la trama, pero no parece apuntar a ninguna determinación moral.

“Ya he tenido a personajes gay en mis obras anteriores, por lo que no es algo en lo que piense mucho”, reveló Caro. “No doy un mensaje a favor ni en contra; es simplemente una realidad que se encuentra ahí, y la verdad es que yo soy un tipo pro amor, pro relaciones”.

Pese a que los trabajos anteriores de Caro han estado marcados todavía por la huella teatral, “Elvira” alcanza un vuelo distinto que no deja de recordar de algún modo a Almodóvar. “Bueno, él es uno de mis directores favoritos, y yo mismo estudié dirección de actores en Madrid, o sea que debe habérseme quedado algo de la cultura española”, afirmó el mexicano.

Finalmente, esta cinta se distancia de las que se están haciendo al otro lado de la frontera con la mirada puesta en el fenómeno del narcotráfico y la corrupción, lo que según Caro habla de una diversidad  necesaria para mantener a flote la industria. “La película todavía no se ha estrenado en mi país; sale en agosto”, terminó. “La recepción que tenga podría determinar que se estrene comercialmente en Estados Unidos, lo que sería muy bueno para mí”.

 

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
45°