Cine

Honrarán a Raquel Welch por su trayectoria

"Mi deseo es tratar de trabajar en uno de esos fantásticos filmes de Robert Rodríguez"

 Jo-Raquel Tejada recuerda una de las primeras veces que tuvo que luchar por su identidad. Era un día escolar y llegó a casa cansada de que la llamaran Jo. Prefería su segundo nombre, aunque éste sonara exótico por ese entonces. Su madre estadounidense, que le había puesto Jo en honor a su nombre, Josephine, fue a la escuela al día siguiente y pidió que la dejaran solo como Raquel.

Inconscientemente, Tejada había ganado una batalla clave sobre su herencia hispana, asunto que dejó mayormente de lado tras asumir el apellido de su primer esposo y convertirse en el símbolo sexual conocido como Raquel Welch.

Sin embargo, y aunque casi no hable español, la mítica estrella del cine considera que su hispanidad es parte de su esencia.

“Creo que el idioma es muy importante para nuestra identidad y no poder hablarlo es un poco… A veces me siento aislada de esa parte de mí, y sin embargo, me siento muy hispana. Mi esencia es latina”, dijo Welch en inglés en una entrevista telefónica reciente con The Associated Press.

La actriz de 74 años, que también luchó contra Hollywood para mantener su nombre y exploró sus raíces latinas ya de adulta, recibirá el sábado un premio a la trayectoria artística de la Asociación Nacional de Productores Latinos Independientes (NALIP, por sus siglas en inglés).

“Creo que cuando tienes ascendencia anglosajona y latina, tu lado hispano prevalece. Tiene que ver con tu temperamento y con tu esencia”, manifestó la artista de padre boliviano. “Yo creo que era más sensual que muchas de las chicas de mi escuela. No creo que tenía nada especial pero podía ver que tenía algunas cosas en mis cromosomas, notaba claramente la sangre de mi padre”.

Welch comenzó a indagar sobre sus raíces luego de una larga carrera en la televisión, el teatro y Hollywood, donde filmó los clásicos “Viaje fantástico” y “Un millón de años A.C.”, que la inmortalizó como símbolo sexual a mediados de los años 60.

En el 2002, trabajó en la serie televisiva de PBS “American Family”, sobre una familia mexicoamericana que vive en un área hispana de Los Angeles.

Ha tomado clases de español, pero dice que no lo habla bien y que esto le causa incertidumbre.

“¿Crees que soy una traidora porque no hablo español?”, preguntó al reportero durante la entrevista.

Comentó que no aprendió a hablar castellano porque su padre, Armando Tejada, no hablaba en casa en su idioma natal.

“Él quería protegernos de algunas de las inconveniencias y, según él, prejuicios que hay en contra de la gente que habla con acento”, puntualizó. “Realmente me hubiera gustado que él hubiera hablado español en casa, porque así me vendría natural”.

Welch también luchó por mantenerse como Raquel tras su llegada a Hollywood, donde quisieron que asumiera el nombre artístico de Debbie. Su padre le puso Raquel en honor a su madre.

“A la gente no le gustaba mi nombre y decía que era muy étnico, difícil de pronunciar, muy exótico”, recordó la estrella. “Ellos querían que lo cambiara y yo no estaba nada contenta. Realmente me gustaba Raquel”.

Ahora recibe mensajes por correo electrónico de admiradores que le dicen que han nombrado a sus hijas Raquel en su honor.

“Hay muchas Raquel caminando por las calles”, comentó complacida.

Welch dijo que no se arrepiente de nada en su carrera, durante la cual luchó para salir de los papeles que explotaban su imagen.

“Disfruto el hecho de que fui celebrada de esa forma pero fue limitante”, dijo sobre el hecho de que la consideraran un símbolo sexual. “Lo cierto es que debido a mi apariencia era exótica, nunca iba a ser escogida para todos los papeles que yo quería hacer”.

El honor por su trayectoria lo recibirá de manos del cineasta de origen mexicano Robert Rodríguez, con quien quisiera trabajar próximamente.

“Mi deseo es tratar de trabajar en uno de esos fantásticos filmes de Robert Rodríguez”, comentó. “Me encanta esas cosas hermosas de una gran producción, en la que pasan cosas todo el tiempo y se ve a la gente disparando todas esas armas locas y son pura ciencia ficción”.

¿Sabe Rodríguez que ella quiere trabajar con él?

“No, pero voy a asegurarme de que lo sepa”, expresó con picardía.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
88°