Guillermo del Toro obtiene dos de los premios más importantes en el Oscar y no se olvida de México

El director de “The Shape of Water”, la cinta que estaba nominada a 13 Oscares y que terminó llevándose 4, pudo celebrar de manera personal dos veces, ya que se fue a casa con dos trofeos relevantes: el de Mejor Director y el de Mejor Película, que le correspondió también de manera directa en su calidad de productor.   

De ese modo, Guillermo del Toro subió dos veces a la tarima del Dolby Theatre, y ofreció dos discursos separados que empezaron siempre hablando de su procedencia. “Soy un inmigrante como Alfonso [Cuarón] y como Alejandro [G. Iñarritu]; como Gael [García Bernal], como Salma [Hayek] y como muchos, muchos de ustedes”, fue lo primero que dijo al recibir la estatuilla como realizador. “Y en los últimos 25 años, he estado viviendo en un país que nos pertenece a todos”.

Se refería, por supuesto, a Estados Unidos, lugar desde el que ha desarrollado la parte más exitosa de una carrera que reconoció porque “lo más importante que hace nuestro arte es borrar las líneas en la arena. Debemos continuar haciendo eso cuando el mundo nos dice que las hagamos más profundas”.

Fue una crítica velada a las políticas anti inmigrantes de Trump que no prolongó al hablar tras su victoria en el rubro de Mejor Película, aunque no eliminó de todos modos las referencias a su origen. “Crecí en México admirando películas extranjeras como la de ‘E.T.’, y hace una semana, Steven Spielberg me dijo que si llegaba a encontrarme en este podio, recordara que soy parte de un legado; y estoy orgulloso de ello”, afirmó. “Quiero dedicar esto a todos los jóvenes cineastas de cualquier parte que desean emplear la fantasía para hablar sobre cosas que importan en el mundo”.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
66°