Esta cinta brasilera del AFI Fest te pondrá a temblar, pero también a reflexionar

Dentro de la sección Midnight, que se dedica a proyectar filmes de género, la edición actual del AFI Fest tiene al frente a “Good Manners” (“As Boas Maneiras”), una producción atípica de terror que debuta en el evento el 11 de noviembre a las 10.45 p.m. en el Chinese 1, y que empieza como un drama social con pinceladas eróticas acerca de la relación entre una niñera pobre de ascendencia africana y una mujer blanca embarazada del extremo opuesto de Sao Paulo, pero que se convierte de pronto en un feroz relato vinculado a las leyendas sobre hombres-lobo, con un manejo impresionante de los efectos especiales, una buena cuota de ‘gore’ y una inesperada intromisión de las emociones.

La profunda sensibilidad femenina de la película llega respaldada por la labor de Juliana Rojas, quien además de ser la codirectora, escribió el guión al lado del otro director, Marco Dutra, a quien conoce desde que ambos estudiaban en la misma escuela de cine, y con quien había hecho ya “Trabalhar Cansa” (“Hard Labor”), una cinta de mucho menor presupuesto que tenía ya connotaciones sobrenaturales (por el lado de los fantasmas).

“Nos dejamos llevar por nuestros instintos para desarrollar una historia que se sintiera sincera y que pudiera adoptar caminos inesperados, lo que hace que las escenas fuertes no se sientan exageradas”, comentó ante la grabadora de HOY Los Ángeles la citada Rojas, quien reconoce la importancia de ser una mujer en una rama de estilo monopolizada por autores masculinos.

“Esto es como un cuento de hadas que habla de la maternidad a través de la mirada de alguien que tiene que criar a un niño no humano, sin intenciones de causar shock, pero con carne, deseo y pasión”, nos dijo por su parte Dutra. “No usamos la fantasía para escapar de la realidad, sino para potenciarla y mostrar las contradicciones que existen dentro de nuestro país”.

“Good Manners” tiene un giro sorprendente que duele revelar, pero que está presente de manera bastante abierta en el trailer oficial y que ha sido de hecho uno de sus puntos de venta más importantes, sobre todo porque la comunidad del terror espera siempre con ansias la llegada de una película que alcance el nivel de “American Werewolf in London”, un título de hombres-lobo que se estrenó ya en 1982.

Lo  novedoso en este caso es que la persona que sufre de la incómoda condición es un niño, Joel, interpretado por un chico de 8 años que, curiosamente, se llama Miguel Lobo. “Después de haber visto a cerca de 300 niños, elegimos a Miguel, que no había actuado nunca pero venía de una familia de actores”, retomó Rojas. “Lo preparamos de varios modos, incluso de manera física, porque él es el que atraviesa las transformaciones [en un ser distinto]; pero lo pasó muy bien durante el rodaje”.

En ese plano, “Good Manners” es de lo más vistosa, lo que la aleja completamente de la serie B y tiene que ver con un lucimiento de los efectos especiales relacionado al hecho de que esta es una coproducción con Francia. “Cuando escribimos el guión, pensábamos en que iba a ser algo solo brasilero, pero después logramos obtener un fondo para trabajar en el área de Nuevas Tecnologías del Centro de Cine Nacional de Francia, y eso nos ayudó muchísimo”, precisó Dutra. “Contamos con la ayuda de hasta dos compañías de allá que trabajaron en diferentes segmentos, y hasta usamos en Miguel un traje de ‘captura del movimiento’ para desarrollar después [al monstruo en] CGI [efectos digitales]”.  

Durante el recorrido que ha tenido por festivales de todo tipo y de distintos países, “Good Manners” ha despertado no solo la aclamación de los fans del terror, sino de los críticos en general, lo que le abre a estos jóvenes directores puertas insospechadas que, por supuesto, podrían conducir a Hollywood. “Nos sorprende lo que está pasando, porque esta es una película que mezcla muchos géneros y que es difícil de clasificar; pero parece justamente que ese factor de sorpresa es lo que más ha gustado”, reflexionó Rojas.

“Nosotros somos fans del cine latinoamericano de terror, incluyendo al de José Mojica Marins, un brasilero que viene haciendo películas desde hace cincuenta años; pero nos gustan también muchas obras estadounidenses, como las que han sido creadas por George A. Romero y John Carpenter, así como las fantasías animadas de Disney de los ‘30 y los ’40, que son muy sombrías”, concluyó Dutra.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
65°