ENTREVISTA EXCLUSIVA: Alejandro G. Iñárritu le abre los ojos al mundo con una historia de conciencia sobre los inmigrantes y el nacimiento de 'un nuevo arte'

Alejandro G, Iñárritu también tiene su postura frente a los escándalos de abuso y acoso en Hollywood

Acompañado de amigos y colegas así fue como Alejandro G. Iñárritu celebró en grande, la noche del sábado, al obtener el quinto Oscar en su carrera.

La gala de los "Governors Awards" se realizó en el Ray Dolby Ballroom de Hollywood y en ese emblemático recinto, Iñárritu compartió este momento tan importante con sus compatriotas Salma Hayek, Alfonso Cuarón, Emmanuel Lubezki, Guillermo del Toro y Gael García Bernal.

El cineasta mexicano ganó este Oscar especial por su producción de realidad virtual “Carne y Arena”, en un evento donde además se entregaron cinco premios Oscar honorarios a las celebridades Donald Sutherland, Charles Burnett, Owen Roizman y Agnes Varda.

El director Gregory Nava, quien es miembro del comité de la Academia que entrega estos premios, fue el encargado de entregarle el Oscar a Iñárritu.

En entrevista exclusiva con HOY Los Ángeles, Iñárritu se mostró feliz y orgulloso por este reconocimiento.

“Yo la verdad, del premio que más me siento orgulloso es el de hoy y te voy a decir por qué. No hay nada más hermoso que ganar un premio sin competir, hay que competir con uno mismo, arriesgando, pero con uno mismo y este proyecto (“Carne y Arena”) no nació con ninguna intención comercial, de hecho, cualquier ganancia que pudiera haber, que no creo que vaya a suceder, siempre dijimos que iba a ser para una fundación de inmigrantes, nunca pensamos que íbamos a estar en Cannes o ganando un Oscar", confesó emocionado.

“Ni siquiera es cine es un arte nuevo, es el nacimiento de un arte, sobre todo por la conciencia social que tiene este proyecto. Eso es lo que más me alegra, el que de alguna forma haya una realidad que no se está actuando, no hay una ficción, son los mismos inmigrantes que nos están regalando su corazón y que yo solo serví para interpretarlo de una forma a nivel tecnológico. Y ese regalo del reconocimiento de la Academia me parece maravilloso, el regalo más bonito”, agregó el laureado realizador mexicano.

¿A quién le dedicas este Oscar Iñárritu? Le preguntamos y su respuesta fue a los millones de inmigrantes alrededor del mundo. "Y principalmente a los mexicanos, centroamericanos cuya realidad ha sido malinterpretada, ha sido reducida, ha sido secuestrada por la política, por las ideologías y no han dejado a los seres humanos ver un conflicto total y absolutamente humano que necesita compasión”, expresó con firmeza.

En esa histórita velada, Iñárritu, quien llegó acompañado por su esposa Maria Eladia, recibió todo tipo de felicitaciones por parte de los invitados a la gala.

Ahí, convivió con sus grandes colegas mexicanos quienes se mostraron muy orgullosos del logro de Iñarritu.

“Celebro en grande este premio que le dan a Alejandro, porque tiene una razón social y eso es lo más bonito”, dijo Emmanuel Lubezki. "Esto no es cine, es el octavo arte, y realmente me siento orgulloso de haber sido parte de él", dijo el encargado de la fotografía de "Carne y arena".

En todos los años de historia de los “Governors Awards”, solo se han otorgado 15 premios especiales.

Desde 1995, hace 21 años, que no le daban un premio especial a un cineasta y en aquella ocasión fue para John Lasseter por “Toy Story”.

¿Te sientes además orgulloso de un proyecto real, en donde no intervienen actores? 

“Así es, esto es un documento real, no hay actores, es un proyecto que inicie hace cinco años”, dijo el también director de "Birdman" y "Babel".

"Terminando 'The Revenant', me propuse hacer este proyecto que tiene una conciencia social, que no tiene ningún interés comercial y hubo tanta gente involucrada que puso tanto con el único fin de explorar el tema más antiguo de la humanidad que es la inmigración, porque desde que iniciamos a vivir en este planeta estamos emigrando y con la tecnología más alta que hay ahora, novedosa. Mi interés era poder subordinar la tecnología al sentimiento humano, explorar la condición humana y entrar con la tecnología al corazón de los inmigrantes y que la gente pudiera entender por qué muchas veces había mucha frustración de mi parte al ver tantas piezas grandiosas periodísticas, documentales o películas pero había algo que no podía transmitirse de la realidad y tanta gente que sufre, que son más de 60 millones de personas desplazadas, refugiados, acusados, malentendidas", dijo.

“Yo creo que este pequeñísimo esfuerzo ayuda a que la gente,  cuando se pone en los zapatos (de estos inmigrantes) los entiende y si los entiendes, los amas porque no puedes dejar de amar si los entiendes, esa es la verdad”.

Siempre tienes el reto de superarte en cada producción, ¿Cómo lo consigues? 

“Tengo el privilegio de contar con la confianza de la gente. En este caso, de contar con las historias de estas personas que confiaron en mí para brindarlas. Me siento como un privilegiado".

¿El proyecto nació, precisamente, hablando con inmigrantes?

“Sí, así es. Hay una persona que se llama Federico Bustamante, de un lugar que se llama 'Casa Libre'. Es una casa que está en el centro de Los Ángeles que ayuda a cientos de jóvenes refugiados. A través de él me conecté y empecé a entrevistar a muchos, cientos de ellos. Y escogí algunos que invité, pero ellos ya habían cruzado. Me contaron sus historias y de esas historias yo hice un guión digamos. Es una especie de “docu-ficción”, tiene parte del documental y los detalles que ellos me cuentan, pero hice una historia como si todos hubieran pasado juntos, entonces es una interpretación artística pero,  basada en la vida real de estas personas, interpretada por ellos mismos en un proceso catártico, muy emocional y luego capturados digitalmente con un sistema super novedoso. Y fue muy emocionante ver esta comunidad tan frágil, tan ignorada y de pronto tomando fuerza con sus historias contadas...fue algo muy hermoso", relató Iñárritu con sentimiento.

“Lo que yo quiero es que 'Carne y Arena' se vea en todo el mundo,  porque es muy reducido el número de personas que lo pueden ver, 40 personas diarias, porque no es cualitativo, es cuantitativo. Ojalá que esto despierte más interés en otras ciudades como Washington para que más gente lo vea”, agregó.

Actualmente, se puede vivir la experiencia de “Carne y Arena” en el Museo del Condado de Los Ángeles, en el Museo Prada de Milán y en el Museo Tlatelolco de la Ciudad de México.

Modestamente, Iñárritu comentó no sentirse un "ejemplo en el mundo" que lo considera un líder mexicano.

“Yo soy el mismo de siempre, sí siento a veces que tengo la fortuna de poder tener una voz, la cual cuando puedo la utilizo”, indicó.

"Siento que es oportuno el poder hablar por una comunidad que ha sido ignorada y que es invisible, por eso el proyecto se llama 'Virtualmente Presentes, Físicamente Invisibles', porque sirven en los países, pero son ignorados en los mismos países. Y bueno, si yo tengo esa visibilidad la utilizo y a veces siento esa responsabilidad, pero (a la vez) trato de hacerlo con humildad y responsabilidad, pero tampoco soy líder político”, apuntó con firmeza.

Después de “The Revenant”, dijiste que te ibas a dedicar a la familia, a descansar, pudiste hacerlo?

“Sí, totalmente porque con mis hijos y mi esposa, creo que aparte de amarnos, compartimos la conciencia de inmigrante, porque viviendo fuera se te desarrolla esa conciencia, entonces es un proyecto que casi, casi ellos vieron nacer. Fue a los primeros que les conté, han sido parte del proyecto”, confesó el originario de la Ciudad de México.

¿Qué te gusta hacer cuando no trabajas?

“Me gusta mucho descansar, meditar, caminar, viajar, comer, estar con mis amigos, soy una persona común y corriente”.

¿Qué opinión tienes sobre los escándalos sexuales que se han destapado en Hollywood?

“Me parece muy valiente de las mujeres que estén terminando esta dictadura de los sexos y este abuso de poder de tantos hombres que fue escondido, reprimid. Y creo también que es un conflicto importante que hay que hablar, que de repente las redes sociales se convierten en la Suprema Corte en donde no haya un balance de las cosas y que pueda también ser utilizada erróneamente y que podamos irnos al otro lado, pero bueno  a mi parece maravilloso.

Luego agregó. "Yo tengo una hija pequeña que creo será más protegida a partir de ahora, que no sucederán esas cosas tan fáciles, tan cínicamente como suceden, hay algo que celebrar pero también algo que cuidar que es el abuso de la red social como un juez total que destruye vidas por cosas que a lo mejor no están bien analizadas”. 

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°