El mexicano Alejandro Edda comparte pantalla con Tom Cruise en la esperada ‘American Made’

Todo parece indicar que la decisión de mudarse a Los Ángeles (donde vive desde hace diez años) ha resultado fundamental en la carrera de Alejando Edda, un actor originario de Puebla que vivió por primera vez como inmigrante en la ciudad de San Francisco -donde se encontraba radicada su madre- tras terminar sus estudios en México.  

Y es que después de participar en la celebrada serie televisiva “The Bridge” al lado de Demián Bichir y de tener un importante papel en la todavía más celebrada “Fear the Walking Dead”, el intérprete azteca debuta en la pantalla grande de los Estados Unidos con un rol todavía más relevante: el que lo encuentra ni más ni menos que al lado del astro hollywoodense Tom Cruise.

Se trata de “American Made”, una cinta de  Doug Liman (“The Bourne Identity”, “Edge of Tomorrow”) en la que Cruise hace de Barry  Seal, un piloto comercial que se transformó en aliado del Cartel de Medellín; por su parte, Edda se pone en la piel de Jorge Luis Ochoa, un ganadero de la vida real que apoyó los negocios del narcotráfico.

“El clan Ochoa financió un gran laboratorio de cocaína para [el narcotraficante] Pablo Escobar, que en ese momento no tenía el dinero necesario para hacerlo”, le dijo el actor a nuestro medio. “Estaban detrás de bambalinas, muy ‘low key’; pero esta película destaca la importancia de Jorge Luis, y habla incluso más de él que de Escobar”.

“Jorge Luis contrata primero a Barry como piloto, y desarrolla después con él una relación muy estrecha que termina convertida en amistad, aunque deriva más adelante en un momento turbio que tendrán que ver en el cine”, agregó el poblano.

Edda tuvo que hacer de un ‘paisa’, lo que implicó esfuerzos adicionales. “Había que darle la mayor honestidad posible, tanto por mí como por la audiencia, aunque hay países en los que no se dan cuenta de esos detalles”, retomó el intérprete, quien tiene diálogos en español y en inglés. “Mis compañeros colombianos me ayudaron con el acento, y yo le pedí a los productores que me llevaran a Medellín antes de lo planeado para poder adoptar ese ‘habladito’ que tienen por allá”.

El proceso de Edda para ser contratado resultó inusual para una producción de este nivel, porque se sometió a una sola audición. “La directora de casting le mandó la cinta a Doug y él pidió verme en Skype, pero ante de eso, Tom vio la misma cinta y dijo: ‘Este es’”, recordó el actor con entusiasmo.

Aunque Edda tenía ya experiencia en los sets de filmación, estar frente a una celebridad de la talla de Cruise tiene que haber sido impactante para él mismo. “La primer vez que lo vi fue surreal; era mi primera escena, estaba en el set con las cámaras puestas y, de repente, al mirar el monitor, vi que estaba enfocado en Tom, con la sonrisa y el aspecto con que lo había visto toda la vida en una pantalla”, recordó. “Luego volteé y lo vi frente a mí; fue algo realmente mágico”.

“Pero él es un caballero y un profesional que te hace sentir muy cómodo, además de ser una persona muy entregada”, agregó el mexicano, en relación al profesional que sufrió recientemente una lesión durante la filmación de “Mission: Impossible 6” debido a su insistencia habitual en hacer sus propias escenas de acción. “Es que no para; es una máquina. En este caso, hizo todas sus tomas áreas”.

“American Made” viene recibiendo críticas sumamente positivas por parte de los especialistas que la han visto, pero hace varios meses, ocupó los titulares de entretenimiento por razones muy distintas: el trágico accidente de avión que le costó la vida a dos miembros del equipo técnico en las inmediaciones de Medellín, la ciudad en la que Edda filmó sus partes.

“No fue durante el rodaje, sino al final”, reconoció nuestro entrevistado. “Fue muy duro, sobre todo por las familias, porque tenían hijos y esposas. Yo les he dedicado esta película, como lo dije ya en México durante la promoción correspondiente”.

Antes de conseguir todo esto, Edda trabajó de mozo y de repartidor de vinos, pero nunca dejó de lado el sueño de dedicarse a la actuación, pese a que fue un padre y un esposo joven. En ese sentido, es un buen ejemplo para contradecir las palabras de cierto mandatario que llegó a catalogar a los inmigrantes mexicanos de ladrones y violadores.

“Ese señor -porque no puedo llamarlo presidente- pretende desconocer que somos millones de personas que hemos venido a trabajar, que somos honestas y que hemos empezado desde abajo para lograr nuestras metas, sin importar lo que hagamos”, insistió el actor.

“En mi caso, lo que buscaba hacer no me permitía tomar uno de esos trabajos que van de 9 de la mañana a 5 de la tarde, pese a que tenía los papeles en regla”, añadió. “Estamos donde estamos por nuestros esfuerzos, mientras que ese tipo no ha hecho absolutamente nada para merecer el puesto que se le ha dado”.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°