Los movimientos de la pasión

La Compañía Tania Pérez-Salas trae su danza contemporánea a L.A.

A los 6 años de edad, Tania Pérez-Salas empezó a tomar sus primeras clases de ballet, y a los 11, decidió incursionar en bailes de otro tipo, como el jazz, el tap, el flamenco y el folklórico, mientras se inscribía también en clases de teatro y de expresión corporal. Pero fue recién a los 21 cuando, luego de darse cuenta de que los estilos clásicos no le permitían manifestarse como quería, decidió sumarse a las lecciones dictadas por Xavier Francis, un maestro estadounidense de danza contemporánea que había trabajado con el legendario José Limón, pionero de estas artes en México.

“Xavier me permitió acceder a un lenguaje ilimitado en el que las manos y el torso podían alcanzar expresiones inagotables; me quedé con él ocho años y eso me dio la posibilidad de desarrollar el estilo que practico actualmente en mis obras”, nos dijo la defeña para referirse a la Compañía Tania Pérez-Salas, que fundó en 1994 y que llega por primera vez a Los Ángeles con 11 bailarines en escena (6 mujeres y 5 hombres).

La compañía, que ha actuado ya en otras plazas californianas y estadounidenses y se ha presentado alrededor del mundo gracias a giras que la han llevado a Canadá, Sudamérica, el Medio Oriente, Europa y hasta China, cuenta con una reputación envidiable en el mundo de la danza; el New York Times ha ensalzado su “vívida imaginación visual”, mientras que el Washington Post ha dicho que “ver el trabajo de Tania Pérez-Salas es como estar dentro de su cabeza, [porque] su visión llena la tarima e invade los sentidos”.

En este caso, la presentación que ofrecerá se divide en dos piezas. La primera, “Ex-stasis”, es la más surrealista de todas, así como la más cinematográfica, ya que recurre a imágenes oníricas mediante el empleo de telones de plástico que representan las limitaciones a los que nos sometemos al ignorar lo que piden nuestros organismos.

“El cuerpo tiene muchas cosas que decirnos, y cada vez tenemos menos actitud para entenderlo”, nos dijo la artista, quien admite sufrir de insomnio. “Nos han enseñado a no escucharlo, a imponerle nuestros tiempos, lo que nos lleva a afectar nuestro sueño y a tomar píldoras para tener sexo. Y el plástico está por todos lados; si te das cuenta, sirve tanto para cubrir al cadáver en la escena de un homicidio como para cubrir la comida orgánica que te compras”.

En cuanto al estilo de la pieza, afirmó que “se trata de algo más bien abstracto, aunque eso no quiere decir que no vaya a haber un punto de contacto con el espectador, porque lo que busco es que muchas de las sensaciones que los bailarines tienen al bailar se transmitan al espectador”.

“Además, cualquiera que tenga miedo a esta clase de espectáculos debe saber que nuestras obras no requieren un esfuerzo extraordinario; no hay que atravesar un muro para apreciarlas, y llegan cargadas de mucha sensualidad y de mucho erotismo”, agregó.

La segunda pieza de la presentación será “Made in Mexico: Macho Man”, que es todavía más accesible, porque además de contar con un fondo musical de cumbias, vallenatos y norteñas, trata temas realmente cotidianos. “Se me ocurrió estando fuera de México, porque adentro, curiosamente, no me había planteado hacer algo con compositores locales”, reconoció Pérez-Salas.

“Por el lado narrativo, esto tiene que ver con el feminicidio en mi país y las guerras violentas contra el narco. No quiere decir que vayas a ver [en el escenario] a tiradores ni nada por el estilo, pero sí un lenguaje sutil que se refiere a esas situaciones”, detalló.

En este caso, los movimientos tienen además una extracción tradicional directa, ya que ella misma se inspiró en los modos de baile en fiestas populares (todas ellas dentro de su país) para su creación. “Hay pasos y actitudes muy marcadas para el intercambio entre los hombres y las mujeres”, remarcó.

Pese a lo dicho, y a que la compañía se encuentra instalada en Ciudad de México, sus bailarines proceden de distintas partes del mundo. “Tengo gente de Eslovenia, de Estados Unidos, de Francia, de Holanda, de Taiwán, de Canadá”, empezó a enumerar.

“Es muy interesante, porque estoy convencida de que cada cultura tiene formas diferentes de moverse”, agregó. “Hay una manera distinta de caminar, de gesticular y de mover las manos, y eso ha enriquecido mucho mi trabajo”.

Además de ver este show de fama mundial, los asistentes al Music Center del Centro de L.A. podrán obtener más información al respecto si acuden una hora antes a la presentación que han elegido, cuando se llevará a cabo una conversación entre Pérez-Salas y la especialista en danza Glorya Kaufman. Además, cuando se cierre el telón, los bailarines estarán disponibles para una sesión de preguntas y respuestas.

COMPAÑÍA DE TANIA PÉREZ-SALAS

Cuándo: Del 15 al 17 de mayo 7.30 p.m. (15 y 16), 2 p.m

Dónde: Ahmanson Theatre. 135 N. Grand Ave., L.A.

Admisión: De $28 a $110

Inf.: 213.972.0711 o musiccenter.org/tania

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
54°