La Tía Chucha de Luis J. Rodríguez celebra sus logros

Luis J. Rodríguez superó problemas del pasado para ser un escritor reconocido

Además de ser uno de los autores literarios más reconocidos de la escena chicana, Luis J. Rodríguez es el cofundador del Centro Cultural y Librería Tía Chucha, una institución que se encuentra emplazada en Sylmar y que este sábado llevará a cabo su décima celebración anual consecutiva, pese a que existe desde el 2001.

“El nombre se debe a mi tía por el lado paterno, María Jesús, que vivía en el DF y nos visitó en varias ocasiones, logrando que cada visita fuera memorable”, le dijo a HOY el escritor que nació hace 60 años en El Paso, Texas, pero que reside actualmente en el Sur de California. “Era una mujer muy creativa, muy excéntrica, que andaba con su guitarra encima, hacía poesía y diseñaba su propia ropa”.

“Era una persona que se negaba al conformismo, y como ésa es una cualidad que todos deberíamos tener, le pusimos ese nombre al centro cultural -que es también una editora de publicaciones- para honrar su espíritu, ya que ella falleció antes de que comenzáramos con todo esto”, agregó el creador de libros como “Always Running: La Vida Loca, Gang Days in L.A.”, “It Calls you Back” y “The Concrete River”.

Todo esto indica que Rodríguez se encuentra muy orgulloso de sus antecesores, pese a que él mismo tiene limitaciones con el español, como lo confesó durante la conferencia de prensa de apertura de la más reciente edición de LéaLA, la feria del libro en nuestro idioma que se realizó en Los Ángeles.

“Hace poco tuve una discusión con un cubano de Miami que se burlaba de los chicanos porque no hablamos bien el español; yo me molesté con él y le dije: ‘¿Fuiste castigado alguna vez por tratar de hablarlo? Porque eso fue lo que le pasó a muchas de nuestras generaciones’”, comentó Rodríguez, para recordar luego que una vez, luego de decir algo en nuestra lengua mientras estaba en el patio de su escuela primaria, fue llevado a la oficina del director, donde éste lo abofeteó.

“La llegada del movimiento chicano cambió las cosas y permitió la llegada de la educación bilingüe, así como la aceptación del español en las escuelas y en las casas, hasta el punto de que ahora muchos de los  jóvenes que han nacido aquí hablan perfectamente las lenguas”, agregó.

Esta discriminación tuvo probablemente que ver con el hecho de que Rodríguez se involucrara con las pandillas y con las drogas duras, lo que lo llevó a tener numerosos enfrentamientos con la ley.

“En esa época no había pandillas en México, como sí las hay ahora, por lo que mis padres no tenían ni idea de ese fenómeno, pese que crecieron siendo pobres”, precisó. “Pero aquí, los chicanos se encontraban peleando con los afroamericanos por los pocos recursos que había en los barrios de minorías, y estar en una pandilla les daba poder; era su manera de luchar”.

Posteriormente, cuando ya era un escritor medianamente reconocido, Rodríguez tuvo que enfrentarse a una situación semejante con su hijo Ramiro, quien terminó purgando 15 años de cárcel. “Es que en ese momento vivíamos en Chicago, y aunque yo ya tenía cierto nombre, el dinero no me alcanzaba, por lo que estábamos en uno de los barrios más pobres [de esa ciudad], dominado mayormente por puertorriqueños”, enfatizó. “Donde hay miseria, hay armas, drogas y dificultades”.

Y ésas son circunstancias que él mismo ha buscado atenuar con Tía Chucha, que intenta ser un ejemplo de dignidad y esfuerzo para una zona habitada en grandes términos por inmigrantes mexicanos y centroamericanos. “Hemos ayudado hasta el momento a 15 mil personas, y estamos ahora al frente de una nueva generación a la que le ofrecemos arte, música y danza”, dijo. “Pese a que no somos un programa antipandillas, ya no tenemos tantas por allí, y no sólo por lo que nosotros hacemos, sino también por la colaboración de otras organizaciones que están luchando para cambiar las cosas”.

La celebración de este fin de semana será la primera que se realizará en el Ayuntamiento de Pacoima, una ciudad a la que este centro cultural se ha acercado mucho en los últimos tiempos debido a su combinación de necesidad y energía. “Vamos a tener puestos de venta, libros en inglés y en español, música, poesía, ‘spoken world’ y baile, porque si bien nos centramos en la literatura, nos interesa promover todo lo que haga avanzar a la gente”, detalló.

En el plano musical, el evento ofrecerá propuestas de estilos sumamente variados, como lo demuestra la presencia de La Chamba (cumbia), Las Bandidas (banda), Bad Bruno (ska-punk), Fozzy’s Hero (skate punk) Zipaktli (hip-hop) y Little Jaraneros  (son jarocho). “Armamos el cartel con la ayuda de miembros de la comunidad que están al tanto de los gustos juveniles, y en esta ocasión, estamos tratando de atraer más a los hispanohablantes, que descuidamos un poco con anterioridad”, dijo Rodríguez.

Según él, la diversidad musical es parte de la evolución de la misma comunidad. “Por lo general, mi generación favorecía el R&b con sabor mexicano”, reconoció. “Pero ahora, los chicos pueden escuchar tanto ‘banda’ como punk, rock y, claro, hip- hop, que tiene mucha aceptación. En ese sentido, creo que  las cosas han mejorado, porque existen más opciones y eso no nos ha llevado a dejar nuestra identidad ni nuestro legado”.

En la actualidad, Rodríguez está gozando de un reconocimiento oficial que resultaba impensable en sus años más revoltosos, como lo prueba el nombramiento de “Poeta Laureado” que le dio hace poco la Ciudad de Los Ángeles, y que lo tendrá representando al ayuntamiento respectivo en diferentes actividades hasta finales del 2016.

“Creo que el alcalde Eric Garcetti está haciendo las cosas bien y que es mejor que [su antecesor Antonio] Villaraigosa, aunque no estoy de acuerdo con todas sus acciones”, puntualizó. “Él sabe que soy un personaje controvertido y que me gusta decir lo que pienso, y no me hizo problemas por eso. Eso no quiere decir que yo vaya a actuar de manera irresponsable, claro; pero tampoco cambiaré mi forma de pensar, porque hace poco participé en una protesta contra el LAPD por el asesinato de un ‘homeless’ en Venice y sigo estando en contra de la ‘gentrificación’”.

DÉCIMA CELEBRACIÓN ANUAL DE TÍA CHUCHA

Cuándo: 6 de junio, de 1 a 7 p.m.

Dónde: Pacoima City Hall. 13520 Van Nuys Blvd, Pacoima

Admisión: Gratuita

Inf.: tiachucha.org

 

 

 

 

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
71°