Congresista pide "acuerdo legislativo" para evitar abusos de indocumentados

EFE

El congresista por Nebraska Don Bacon calificó hoy de "tragedia" la explotación de indocumentados descubierta en redadas en ese estado y en Minesota, y pidió un "acuerdo" entre el Congreso y las autoridades de inmigración para evitar similares incidentes.

"Hablo con dueños de negocios que solamente contratan a personas legales y me dicen que están en desventaja cuando sus competidores contratan a personas a las que les pagan por debajo de la mesa y menos del salario establecido", expresó el legislador republicano a medios de Nebraska.

Las autoridades detuvieron esta semana a 146 personas -133 de ellos inmigrantes irregulares-, en una operación contra el abuso laboral de indocumentados que se desarrolló en una docena de negocios agrícolas, así como restaurantes y supermercados, en los estados de Nebraska y Minesota, según informó el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).

Bacon expresó que dos elementos se unen para permitir la contratación de indocumentados: la falta de mano de obra disponible, especialmente en zonas rurales de Nebraska, donde el desempleo es del 2,8 %, comparado con el 4,1 % a nivel nacional, y la inacción en el Congreso para facilitar la contratación legal de extranjeros (visas H-2).

Según el congresista, sea cual fuere la decisión final del Congreso sobre la reforma inmigratoria, esa decisión deberá incluir el uso obligatorio de la base de datos federal e-verify para constatar la elegibilidad de cada potencial empleado para trabajar legalmente en el país.

Las operaciones específicas en Nebraska y Minnesota se enfocaron en negocios que las autoridades creen que "contrataron y maltrataron" a inmigrantes sin presencia legal en el país, según la agente especial Tracy Cormier, del Departamento de Seguridad Interna (DHS).

Según Cormier, se trató de un "operativo especial" porque se enfocó no sólo en los trabajadores indocumentados, sino en quienes los contrataron.

Aparentemente, los empresarios usaban "fuerza, fraude, coerción y amenazas de arresto y/o deportación" para explotar a los trabajadores, dijo la agente.

Esta tarde se informó que once de 14 detenidos en la localidad de O'Neill, en Nebraska, se declararon ante un juez de inmigración "no culpables" de los cargos de lavado de dinero y de conspiración para alojar a extranjeros indocumentados.

Según los abogados defensores, las actividades de los acusados no son crímenes, sino que se equiparan a alquilar una casa a alguien o a proveer transporte para que alguien vaya al trabajo.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
63°