El FMI mantiene la tasa de crecimiento de México en un 2,3 % para 2018

EFE

El Fondo Monetario Internacional (FMI) mantiene la previsión de crecimiento de México para 2018 en un 2,3 %, gracias al impulso de las reformas estructurales y la expansión en Estados Unidos, aunque alerta de cierta incertidumbre por las elecciones de julio.

El Fondo se reafirma así, en su informe "Perspectivas Económicas Globales", presentado hoy, en su opinión de que la economía mexicana está en proceso de aceleración, algo que ya constató en enero pasado, cuando revisó al alza las estimaciones que había hecho en octubre de 2017.

"Se prevé que la economía de México se acelere desde el 2 % de 2017 al 2,3 % en 2018 y al 3 % en 2019 (porcentajes 0,4 puntos porcentuales y 0,7 puntos porcentuales más altos)" que las proyecciones del informe publicado en octubre, indica el FMI.

El Fondo considera que las reformas estructurales implementadas durante el actual mandato de Enrique Peña Nieto, como la energética o la de telecomunicaciones, permitirán mantener un crecimiento de "cerca del 3 % en el medio plazo".

"Se debe dar prioridad a las iniciativas y se deben eliminar limitaciones clave para la inversión" para poder aumentar el crecimiento a medio plazo, asegura el FMI, que considera relevante fortalecer también el Estado de Derecho y el mercado laboral.

No obstante, advierte de la existencia de incertidumbre política por el resultado de las elecciones del próximo 1 de julio, en las que se elegirán más de 3.400 cargos públicos, entre ellos al presidente.

El candidato izquierdista Andrés Manuel López Obrador encabeza las encuestas y sus promesas de una revisión de la reforma energética o de los contratos en la construcción del nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México han causado inquietud por las posibles repercusiones en el crecimiento económico.

Los comicios, y sus resultados pueden dar lugar a una reorientación de la agenda, indica el FMI en su informe.

"Una gobernación débil y la corrupción a gran escala también pueden socavar confianza y apoyo popular para las reformas, teniendo un efecto en la actividad económica", añade el Fondo.

Tras la inflación de 2017, la más alta en dos décadas -según datos del Instituto de Estadística de México cerró en el 6,77 %- el FMI pronostica que 2018 concluirá con una tasa del 4,4 % y en 2019 se alcanzará un 3,1 %, una vez se amortigüe del todo la subida de los precios de los combustibles de inicios del pasado año, además de otros factores.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
61°