Experta pide atender problemas de oídos para evitar pérdida auditiva

EFE

En México 70 % de la población mayor de 60 años tiene algún nivel de pérdida auditiva, por lo que es necesario atender cualquier baja de audición y acudir al médico ante cualquier síntoma, dijo hoy la doctora Fátima Gómez Álvarez.

"La baja audición en forma súbita, zumbido de oído o sensación de oído tapado que presenten niños o adultos son signos de alerta", dijo en un comunicado la audióloga y otoneuróloga del Hospital General Regional número 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

Gómez Álvarez detalló que entre los problemas auditivos más frecuentes están la fijación de los huesecillos del oído, llamada otosclerosis, y la disminución de la capacidad auditiva en adultos causada por edad, medicamentos, infecciones, malformaciones congénitas y ruido, denominada cortipatía degenerativa.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2015 había 700 millones de personas con alguna discapacidad auditiva y se estima que para 2025 este problema podría afectar a 900 millones.

La especialista del IMSS señaló que el problema de los huesecillos es hereditario, afecta una de las cadenas a nivel del oído medio y no permite la transmisión del sonido.

Mientras que la cortipatía degenerativa "es una lesión de las células ciliadas internas u órgano de Corti, relacionada con la edad que ocasiona pérdida progresiva de la audición", señaló.

Gómez Álvarez precisó que las causas hereditarias y congénitas son las principales detonantes de problemas para oír bien.

"Son malformaciones de la parte externa, media e interna del oído en bebés que nacen con bajo peso, con algún problema neurológico o que desarrollan ictericia (la piel se pone amarilla), además de problemas cardiovasculares y metabólicos", dijo.

La experta destacó que en los niños estos problemas se pueden detectar si no reaccionan ante un sonido intenso, tienen retraso en el balbuceo o pronunciación.

"Si es así se debe llevar con el médico para hacer el diagnóstico, rehabilitarlo y evitar una discapacidad auditiva. Si un niño mayor de tres años no escucha, tendrá problemas para desarrollar el lenguaje".

La especialista recomendó como medidas preventivas, llevar adecuados controles prenatales; hacer pruebas de tamizaje auditivo; tratar oportunamente las infecciones en el oído y controlar la diabetes e hipertensión para evitar pérdidas auditivas importantes.

"Además hay que vacunarse porque hay incidencia de rubéola congénita que puede causar hipoacusia", concluyó.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
61°