Guadalupe Nettel explora el "limbo" de los inmigrantes en sus nuevos relatos

La escritora mexicana Guadalupe Nettel explorará en su próximo libro de relatos el "limbo" en el que se mueven los inmigrantes, incapaces de sentirse plenamente integrados en el lugar donde residen ni tampoco en su lugar de origen.

En una entrevista con Efe en Arequipa, la ciudad natal del premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, Nettel comentó que tiene el libro casi terminado, con "varios temas que se cruzan, como las historias familiares y las historias de exilios y viajes", pero sin un título todavía definido.

"Yo he sido extranjera muchas veces", reconoció Nettel, especialista en retratar en sus novelas y cuentos a personas con dificultades para sentirse integradas dentro de la comunidad donde viven.

"Desde siempre me identifiqué con la persona que está un poco fuera de lugar, pero que al mismo tiempo puede observar", agregó Nettel, ganadora del premio Herralde en 2014 con su última novela, "Después del invierno" (Anagrama).

La primera vez que Nettel se sintió extranjera fue en su mismo lugar de nacimiento, la Ciudad de México, pues creció "en un barrio donde vivían los exiliados sudamericanos de las dictaduras de los años 70".

"Casi todos mis vecinos eran uruguayos, argentinos y chilenos cuyos padres habían sido perseguidos y algunas veces asesinados. Crecí ya con esa consciencia", apuntó.

"Además, por las características físicas con las que nací, como prácticamente solo poder ver con un ojo, he tenido una vida un poco más a parte. Hicieron que me sintiera apartada de los demás, como las personas que tienen capacidades diferentes y no pueden correr o hacer las cosas que hacen los demás niños", añadió.

Luego emigró con su familia a Francia y de ahí también pasó por Canadá y España, lugares donde Nettel recuerda que siempre le acompañó "la misma sensación".

La mexicana admitió que le encanta hablar sobre las relaciones que se establecen entre inmigrantes que no se sienten identificados e integrados en ningún lugar.

"Siento que la gente que vive en esas circunstancias son como plantas acuáticas. En vez de estar arraigadas a la tierra, sus raíces son flotantes, y se mezclan más rápidamente que las plantas terrestres, porque así lo necesitan", señaló.

"Me gusta mucho contar historias de personas que se relacionan así, y establecer metáforas no solo con el reino animal sino también con animales", confesó.

Nettel aseguró que "todos nos sentimos extraños", porque gracias a sus libros publicados pudo descubrir que mucha gente se identifica con sus personajes.

"Es algo que pensé que no pudiera suceder jamás y es una sorpresa que me he llevado. Aunque intentamos muchas veces relacionarnos con los demás y pertenecer a algo, existe esta sensación bien primaria de que no pertenecemos del todo a una comunidad, ya sea por circunstancias psicológicas, físicas o biográficas", indicó.

Desde febrero Nettel está también inmiscuida en el "apasionante" reto de dirigir la revista de la Universidad de México (UNAM), que le sacó del "solitario y aislado trabajo de la escritura" para liderar "un equipo maravilloso que cree en el proyecto" de reflotar la publicación cultural más longeva de México.

"Me está quitando tiempo para escribir pero no me arrepiento. Recuperar toda esa tradición es una responsabilidad muy grande", valoró.

"En México hacía falta una revista así, que verdaderamente sirviera de cruce de caminos de muchos intelectuales que no estaban expresándose para hablar de temas como la identidad, la extinción y la propiedad, entre otros temas", concluyó.

Nettel participó en el tercer Hay Festival de Arequipa, en el que tuvo un conversatorio con la escritora francesa Maylis De Kerangal, de la que destacó su constante esfuerzo por mejorar su estilo durante toda su trayectoria literaria.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
57°