El novato Watson y Texans hacen historia con una ofensiva arrolladora

El mariscal de campo novato Deshaun Watson mostró su mejor versión desde que hizo el debut en la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) y se convirtió en el líder de la ofensiva arrolladora de los Texans de Houston que vencieron por paliza de 57-14 a los Titans de Tennessee.

Watson brilló al completar cuatro pases de anotación y corrió para otro más, lo que permitió a los Texans establecer la mejor marca de puntos en la historia del equipo.

El pasador novato, elegido duodécimo global en el pasado sorteo universitario, se convirtió en el primero en tirar cuatro pases de anotación y correr para uno más desde que lo consiguiera Fran Tarkenton en 1961, y empató otra marca de la NFL por mayor cantidad de anotaciones en un juego por un mariscal de campo en su primera temporada.

Los Texans (2-2) superaron su marca previa por mayor cantidad de puntos en un partido de 45 impuesta en una victoria, también sobre los Titans, en el 2014, y son el primer equipo de la NFL en anotar 50 puntos desde que los Jaguars de Jacksonville lograron 51 en diciembre del 2015.

Pero antes que llegase la exhibición de Watson y la ofensiva de los Texans, la defensiva de Houston comenzó a marchar cuando Andre Hal interceptó al mariscal de campo Marcus Mariota en la tercera jugada del encuentro, correspondiente a la Semana 4 de la NFL.

Se trató de la primera de cuatro interceptaciones para la defensiva de los Texans.

Mariota, quien se convirtió en el primer pasador de los Titans con dos anotaciones terrestres en un partido desde que Steve McNair lo hiciera en el 2003, se lastimó el tendón de la corva y no jugó después del medio tiempo.

El reemplazo, Matt Cassel, tomó las riendas para los Titans (2-2) y lanzó para apenas 21 yardas con dos interceptaciones.

Mientras que Watson lideró entonces a la ofensiva de los Texans con anotaciones en tres series consecutivas que les dio una ventaja parcial de 21-0 a inicios del segundo periodo.

El marcador registró por primera vez desde el 19 de octubre del 2008 que los Texans anotaron touchdown en cada una de sus primeras tres posesiones.

El protagonista de la primera anotación fue Lamar Miller con un acarreo de dos yardas, después Watson encontró entonces a DeAndre Hopkins en pase de 8 antes de conectar con Will Fuller en uno de 16.

Mariota tuvo acarreos de touchdown de 34 y 2 yardas, respectivamente, en el segundo periodo, separados por un gol de campo de Houston, que puso un parcial de 24-14.

Pero la escapada terrestre de Watson de una yarda y anotación hizo que se ampliase a 30-14 cuando los equipos se retiraron al vestuario en el descanso.

Watson completó 25 de 34 intentos de pase para 283 yardas. Mariota tiró para 96 yardas y corrió para 39 antes de lesionarse, sin que se conozca todavía el alcance del daño que ha sufrido en el músculo.

El mariscal de campo novato de los Texans encontró nuevamente a Fuller en el tercer periodo gracias a una conexión de 10 yardas que amplió la ventaja a 37-14.

Su cuarto pase de anotación llegó al comienzo del último periodo del partido con un pase de anotación de ocho yardas que le dio también a Miller.

El pateador Ka'imi Fairbairn convirtió gol de campo de 40 yardas para extender la ventaja a 47-14.

Mientras que el novato Dylan Cole incrementó la ventaja cuando devolvió una interceptación de 25 yardas para touchdown con nueve minutos por jugarse.

Hopkins finalizó con 10 recepciones para 107 yardas en lo que fue su primer partido de 100 yardas en la campaña y decimocuarto de su carrera.

El defensivo Jadeveon Clowney capturó a Cassel y forzó balón suelto a finales del cuarto periodo, para una recuperación de los Texans.

El mariscal de campo suplente Tom Savage ingresó por Watson y los Texans agregaron gol de campo de 33 yardas con el que pusieron fin a la exhibición anotadora que pasó a formar parte de la historia del equipo de Houston.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group