Gobierno P.Rico suspende la ley seca y reduce el horario del toque de queda

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunció hoy la suspensión de la Ley Seca en vigor tras el paso del huracán María y la reducción del horario del toque de queda, mientras solo el cinco por ciento de los abonados a la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) tiene luz en la isla.

Hasta el momento el toque de queda transcurría entre las 19:00 horas y las 05.00, y tras la orden del gobernador será entre las 21.00 horas y las 05:00 horas.

Por otro lado, advirtió, en conferencia de prensa, que se ha avisado al sector privado que saquen muchos de los 3.000 contenedores con alimentos y bienes que hay estancados en el puerto y que no eran de ayuda humanitaria.

En este sentido advirtió que en caso de que no sean distribuidos serán comprados por el ejecutivo y repartidos por el gobierno.

"O se los llevan o se los compramos. No vamos a permitir que se queden ahí", advirtió Rosselló.

Tras destacar que hay 36 hospitales funcionando, así como 34 centros de diálisis, remarcó que existen 90 bancos abiertos y está llegando dinero a la isla.

En cuanto a las gasolineras indicó que hay 675 abiertas, de un total de 1.100 e insistió en que hay combustible suficiente en todo Puerto Rico.

La semana que viene se espera la llegada de más.

En cuanto a las telecomunicaciones, alrededor del 30 por ciento de los clientes dispone de cobertura a base, en muchos casos a base de antenas provisionales ya que solo funcionan un nuevo por ciento de las torres repetidoras de señal.

En la actualidad hay 11.000 personas en 160 refugios por imposibilidad de acceder a sus casas.

Los vuelos en el aeropuerto internacional Luis Muñoz Marín de San Juan es actualmente de 31 diarios, frente a los alrededor de 130 habituales.

Además el gobernante indicó que el 50 por ciento de los abonados de la AAA tienen agua.

Supermercados hay un 49 por ciento abierto, de acuerdo a los datos oficiales difundidos por el gobierno.

A su vez, el ejecutivo, por boca del secretario de Asuntos Públicos, Ramón Rosario, indicó que se contempla la posibilidad de cerrar varias escuelas que quedaron deterioradas con el paso del huracán.

En cuanto a las farmacias ya hay 337 funcionando.

Por otro lado, el gobernador reconoció que la situación es muy difícil y que se trata de un "largo camino" hasta llegar a la normalidad para lo cual se va a necesitar "mucha ayuda".

"No vamos a descansar hasta que todo Puerto Rico tenga acceso al agua y a la comida", remarcó.

También reveló que para la semana que viene se espera que de los actuales 600 efectivos militares estadounidenses que hay ayudando a las tareas de recuperación en la isla, se pase a 4.600.

Al frente de dicha tarea estará Jeffrey Buchanan, un general de tres estrellas, quien en la conferencia de prensa ofrecida por Rosselló, reconoció que la ayuda y presencia militar estadounidense "no es suficiente" y prometió que se recibirá más.

Por su parte, el administrador interino de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés), John Rabin, defendió el papel de su agencia en asistir a la población de la isla tras el paso del ciclón y dijo que el trabajo del futuro es "complejo" y representa un reto.

En este sentido, el director de FEMA para el Caribe, Alejandro de la Campa, explicó que hasta el momento se han distribuido 2.000 millones de litros de agua y remarcó que el "progreso está ahí".

Por último, el coordinador de avisos del Servicio Nacional de Meteorología, Ernesto Morales, precisó que hay un aviso de inundaciones repentinas en toda la isla debido a la llegada de una onda tropical y una vaguada.

Se esperan entre tres y seis pulgadas de lluvia que no ayudarán en un terreno que no ha terminado aún de absorber el agua dejado por el huracán María a su paso por la isla.

El huracán ocasionó la muerte a, al menos, 16 personas en Puerto Rico.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
68°