Gobierno impulsa "menú" solidario y avanza censo de casas dañadas por sismo

A punto de concluir el censo de casas dañadas por el terremoto del 7 de septiembre, el Gobierno mexicano impulsa ahora un "menú" de opciones solidarias para que la iniciativa privada y entidades civiles ayuden en la ardua tarea de la reconstrucción.

"Es un menú de opciones para apoyar al pueblo del Istmo. Primero fue esta opción de víveres, y en este momento hemos planteado lonas y casas de campaña porque la gente quedará viviendo fuera de sus lugares" en un principio, dijo hoy en rueda de prensa la secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles.

Ocho días después de que el sismo de 8,2 en la escala de Richter sacudiera el centro y sur de México dejando 98 muertos y unos dos millones de damnificados, Robles aseguró que en el sureño estado de Oaxaca, el más afectado, se está "concluyendo el censo e identificando cuántas viviendas están en daño total o parcial".

Explicó que la mayoría están parcialmente afectadas y que, con reparaciones, volverán a ser habitables.

En el caso de las viviendas con severos daños estructurales, indicó que pronto se tendrá "una propuesta" para mejorar la actual situación de sus propietarios, que ahora duermen a la intemperie.

En este contexto, invitó a los empresarios a destinar recursos tanto para el envío de víveres como para la reconstrucción.

Tal y como pidió el miércoles el mandatario Enrique Peña Nieto en una visita a Juchitán de Zaragoza -el municipio más castigado con 36 víctimas mortales- junto con 21 grupos de empresarios para que vieran de cerca el impacto del sismo, que dejó 78 muertos en Oaxaca, 16 en Chiapas y 4 en Tabasco.

Entre estos, el presidente de Coparmex Oaxaca, Raúl Ruiz Robles; la consejera nacional de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), María Meneses; el vicepresidente de Cemex, Carlos Garza, o el presidente de la Asociación Nacional de Tiendas De Autoservicio Y Departamentales (ANTAD), Vicente Yáñez.

En este "menú de opciones" primero se les pidió ayuda para insumos básicos y ahora se les anima a coadyuvar en el "esfuerzo de reconstrucción", ya sea con materiales o con la edificación de viviendas.

En otro "menú", continuó Robles, se anima a los empresarios a que "adopten una obra" para ayudar en la reconstrucción del patrimonio cultural, como alguno de los 122 templos dañados o edificios públicos como mercados.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofrepris) indicó hoy que no se reporta ningún riesgo sanitario en la región, luego de la revisión de 760 establecimientos y la cloración de 4,6 millones de litros de agua.

En tanto, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, aseguró que no se perderá el curso escolar en ninguna región de Oaxaca, si bien en el Istmo todavía no hay regreso a clases por precaución.

Sobre las ayudas recibidas, el mandatario estatal aseguró que desde el inicio de la contingencia no "hay falta de suministros, tanto de alimentos como de atención médica o de techo para la población".

Sobre el papel, el acopio de víveres es patente, por ejemplo, con las miles de despensas de Cruz Roja que beneficiaron a 73.000 damnificados o el donativo de 27 toneladas por parte de Walmart.

No obstante, los municipios más afectados siguen denunciando la falta de ayuda, de alimento y agua, y hay acusaciones de rapiña.

En medios locales, los representantes de municipios como Santa María Xadani, en Oaxaca, o San Pedro Tapanatepec, acusaron insuficiente comida y falta de logística.

La presidenta municipal de Juchitán de Zaragoza, Gloria Sánchez, reiteró en una entrevista radiofónica que el Gobierno federal y estatal no trabaja en coordinación con la autoridad local.

Además, negó el robo de despensas para las víctimas del terremoto por parte del secretario del municipio, Óscar Cruz, luego de la publicación de un vídeo y acusaciones por parte de la oposición.

"(El robo) es totalmente falso. Amigos de México del secretario municipal llegaron a casa para entregar algo de despensa a los damnificados", explicó Sánchez, que atribuyó esto a una guerra política de la oposición, el oficialista Partido Revolucionario Institucional (PRI), que busca desprestigiarlos.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
51°