El debate en la Casa Blanca sobre el Acuerdo de París entra en su recta final

El caldeado debate en la Casa Blanca sobre si retirar o no a Estados Unidos del Acuerdo de París sobre cambio climático entra esta semana en su recta final, con el objetivo de cumplir la promesa del presidente, Donald Trump, de tomar este mes su decisión al respecto.

Los principales asesores de Trump en la materia tienen previsto reunirse este martes en la Casa Blanca para una nueva sesión de debate sobre el futuro del acuerdo multilateral, según adelantan hoy varios medios estadounidenses.

Trump prometió el pasado 29 de abril que tomaría "una gran decisión" sobre el Acuerdo de París "en las próximas dos semanas", un plazo que se cumple este sábado 13 de mayo.

No obstante, un funcionario del Departamento de Estado, David Balton, trató hoy de rebajar las expectativas sobre un posible anuncio esta misma semana.

"Lo último que he escuchado es que el presidente ha indicado que planea tomar una decisión en las próximas dos semanas, pero no esta semana", dijo Balton, que es subsecretario de Estado para Asuntos Medioambientales Internacionales, en una conferencia de prensa telefónica.

Consultada hoy por Efe, una fuente de la Casa Blanca no quiso confirmar si habrá un anuncio antes de este sábado, y la única certeza parece ser que Trump tendrá una decisión lista cuando acuda a la Cumbre del G7, que tendrá lugar el 26 y 27 de mayo en Italia.

La Casa Blanca está dividida en dos facciones en lo relativo al Acuerdo de París, una de ellas liderada por la hija del mandatario, Ivanka Trump; el secretario de Estado, Rex Tillerson; y el titular de Energía, Rick Perry, según informan múltiples medios.

Los tres están a favor de permanecer en el pacto sobre el clima, algo que para Tillerson es vital si Estados Unidos no quiere perder influencia en el escenario global; mientras que Perry apuesta por "renegociar" los compromisos estadounidenses en lugar de retirarse.

En el bando contrario, el que quiere abandonar el acuerdo, están el estratega jefe de Trump, Stephen Bannon, y el administrador de la Agencia de Protección Medioambiental (EPA), Scott Pruitt, quien la semana pasada calificó el pacto de "mal negocio" para el país.

Ivanka Trump tiene programada una reunión a primera hora del martes con Pruitt, con el objetivo de acercar posturas antes del encuentro con el resto de asesores, según informa la cadena CNN.

El mayor foco de discusión es el artículo del acuerdo que establece que un país "podría en cualquier momento ajustar su contribución nacional existente" al pacto "con el objetivo de mejorar su nivel de ambición".

Los abogados de la Casa Blanca consideran que esa cláusula no permite a los países rebajar sus compromisos respecto a sus emisiones de carbono, como Trump quiere hacer, y eso ha supuesto un punto a favor de los argumentos de Pruitt y Bannon, de acuerdo con la CNN y The New York Times.

El compromiso que asumió Estados Unidos dentro del acuerdo era el de reducir para 2025 sus emisiones de efecto invernadero entre un 26 y un 28 por ciento respecto a los niveles de 2005.

El medio principal por el que el Gobierno de Barack Obama planeaba lograr ese objetivo era la sustitución de las centrales eléctricas de carbón por plantas abastecidas con gas natural y energías limpias, algo que choca con la promesa de Trump de crear empleo para los trabajadores de plantas de combustibles fósiles.

Si Estados Unidos se mantiene en el acuerdo de París pero trata de rebajar su compromiso -algo inevitable si Trump sigue desmantelando las medidas de Obama- los expertos legales creen que eso abriría la puerta a demandas judiciales de activistas medioambientales.

Pero la presión para permanecer en el acuerdo es también fuerte, y varias grandes empresas estadounidenses han urgido a Trump a respetar los compromisos asumidos en el pacto, entre ellas Apple, Google, Microsoft, Walmart y petroleras como BP y Shell.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
64°