A un mes para la libertad de independentista boricua Oscar López Rivera

El independentista puertorriqueño Oscar López Rivera, que en enero recibió el perdón del expresidente estadounidense, Barack Obama, y que se encuentra aislado en casa de su hija en Puerto Rico desde febrero, conseguirá la libertad plena en un mes, fecha cuando entra en vigor el indulto.

Y es que desde que López Rivera regresó a su isla natal el pasado 9 de febrero, los independentistas y otros grupos locales e internacionales que exigieron la excarcelación del septuagenario de 74 años, esperan verlo caminar en libertad después de 35 años preso por conspiración para derrocar al gobierno de EE.UU.

Fue durante los últimos cinco años de encarcelamiento de López Rivera que diversos organismos locales e internacionales, así como figuras de la política exterior, deportistas y artistas que se unieron para reclamarle a Obama que dejara libre al independentista puertorriqueño, porque ya llevaba mucho tiempo preso.

Pasaban los días, se realizaban marchas anuales en la isla el día que López Rivera fue detenido -29 de mayo de 1981- y hasta se creó el movimiento "Las mujeres del puente", integrado por mujeres que todos los últimos domingo de mes entre los 2013 y 2016 se apostaron en el Puente Dos Hermanos de San Juan para el reclamo.

En principio, el movimiento se llamó "32 Mujeres por Oscar hasta su regreso", y por la iniciativa, se organizaron otros grupos similares en las ciudades estadounidenses de Nueva York y Chicago.

El excandidato presidencial demócrata Bernie Sanders, así como el premio nobel de la Paz sudafricano Desmond Tutu, la viuda del activista por los derechos civiles Martin Luther King, el expresidente uruguayo José Mujica y el expresidente del Gobierno español Felipe González, son algunas de las personalidades mundiales que han firmado la petición de libertad para López.

De igual forma apoyaron el reclamo el congresista puertorriqueño Luis Gutiérrez, la presidenta del Concejo Municipal de Nueva York, la puertorriqueña Melissa Mark-Viverito y artistas como Ricky Martin, Lin-Manuel Miranda y René Pérez (Residente) se unieron a la petición.

En Chicago, donde eventualmente las autoridades detuvieron a López Rivera por estar vinculado con el grupo revolucionario boricua las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), será donde el día después de finalmente salir en libertad, viajará para ser reconocido con una calle del barrio puertorriqueño Humboldt Park.

López Rivera se sumó en 1976 a las FALN, una formación que en la década de 1970 cometió actos de sabotaje para favorecer la independencia de Puerto Rico, en especial en el área de Chicago.

Fue detenido en 1981 y sentenciado a 55 años de cárcel por los cargos de conspiración sediciosa contra el Gobierno de Estados Unidos, uso de la fuerza en robo, transporte de armas y de explosivos con la intención de destruir propiedad gubernamental.

Sumó a su condena 15 años en 1991 por un intento de fuga, y en 1999 se negó a aceptar el indulto que le concedió el entonces presidente Bill Clinton, por considerar que no debía aceptarlo mientras no se extendiera también a otros dos de sus compañeros presos por formar parte del FALN.

Tras su conmutación, López Rivera, veterano de la Guerra de Vietnam y condecorado con la Estrella de Bronce, fue trasladado a Puerto Rico desde una cárcel de Terre Haute (Indiana).

Desde su llegada a la isla, no obstante, la abogada de López Rivera, Jan Susler, sostuvo que las autoridades estadounidenses han exigido que hasta esa fecha, el independentista mantenga "un perfil bajo", lo que significa que, entre otros, no podrá tener contacto alguno con la prensa ni conceder entrevistas.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
79°