Secretario Estado P.Rico: FBI no encontró nada en allanamiento en residencia

El secretario de Estado de Puerto Rico, Víctor Suárez, admitió hoy que el FBI allanó la residencia donde viven su exesposa y sus dos hijos por sospecha de robo de identidad y crímenes cibernéticos, aunque las autoridades "no encontraron nada", y criticó la manera de actuar de las fuerzas de seguridad.

"Sin lugar a duda es un mal rato para mí y para ellos. Lo que me resta decir es decirle a los medios que hay dos menores involucrados y que tienen un futuro por delante", sostuvo Suárez en una rueda de prensa en el Departamento de Estado local en el Viejo San Juan.

El segundo en mando de la isla, quien admitió estar "con coraje", pidió además a las autoridades federales "que lleven a cabo una investigación hasta las últimas consecuencias" y "que aclaren (la información) y la divulguen, porque los hijos son de una figura pública y eso se magnifica".

"Mis hijos tienen un futuro por delante y los voy a proteger", enfatizó Suárez sobre el operativo, que arrancó entre las 05.30 y 06.00 de la mañana hora local (09:30/10:00 GMT) de este jueves en la residencia ubicada en una urbanización en Cayey (centro del país).

Suárez relató que supo de la situación cuando fue a buscar a su hija de 14 años para llevarla a la escuela y vió a sus dos hijos y a su expareja en la acera de la casa siendo entrevistados por los agentes del FBI.

Fue su hijo de 16 años, según narró Suárez, que le contó que al momento de preparación para ir a la escuela, escuchó "a los agentes tocar bien fuerte" la puerta de la casa y al abrirla, le enseñaron "una orden de allanamiento e incautación".

Posteriormente, la exesposa y el hijo fueron esposados.

"Sacaron a los tres a la acera y los agentes comenzaron una investigación en el hogar sobre el equipo electrónico. Entrevistaron a los tres y les confiscaron sus computadoras, celulares y iPad. No las incautaron, las dejaron allí y por la información, no encontraron nada", detalló Suárez.

El secretario de Estado prosiguió contando que cuando se percató de la situación, decidió bajarse y conversar con alguno de los agentes del FBI para saber de qué se trataba.

"Me indicaron que se estaba llevando a cabo una investigación sobre robo de identidad y delito cibernético... finalmente me comunicaron que no se llevaron nada", aseguró el también abogado.

Contó además que el FBI le recomendó a su expareja cambiar el 'router' de la residencia ya que "está abierto".

"Alegadamente se han producido unos delitos cibernéticos y han recomendado comprar uno más moderno y que viene bloqueado con nombre de usuario y clave", matizó.

Suárez dijo que entendía el protocolo de las autoridades estadounidenses, "pero que no era la manera de actuar" contra dos menores, de quienes aseguró que "lamentablemente es una experiencia que jamás van a borrar" de su memoria.

"No estoy satisfecho con lo que se llevó a cabo. Las autoridades federales deben mirar su proceso y más allá de esa disculpa lo que planteo es que aclaren la investigación y digan públicamente quienes son los responsables", resaltó Suárez.

El gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, por su parte, difundió un comunicado en el que señaló que lo ocurrido "fue parte de una investigación relacionada con potenciales delitos cibernéticos".

"Víctor confía en que la investigación no arrojará ningún hallazgo que vincule a los menores de edad con algún delito y yo estoy seguro que los resultados de esta investigación confirmarán, una vez más, la integridad que le caracteriza como funcionario público", afirmó García Padilla.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
58°