Estados Unidos fue eliminada para Rusia 2018… y eso a ¿quién le importó?

Salvo unas palmaditas en las manos de algunos involucrados, parece que a pocos les interesó que la selección de Estados Unidos no haya clasificado al Mundial de Rusia 2018. 

Los estadounidenses tenían la opción para clasificar, sin depender de nadie, en el último juego de la eliminatoria de Concacaf ante el peor de la clasificatoria, Trinidad y Tobago. 

Un empate le bastaba.

Sin embargo, los dirigidos por Bruce Arena no fueron capaces de ni siquiera eso y de esta forma lloran la eliminación al torneo global más importante del futbol, a la que faltarán por primera vez en 32 años… tal vez “llorar” no sea la palabra adecuada pues al parecer muy pocos entienden de la importancia que conlleva esta eliminación al continuo desarrollo del futbol en Estados Unidos.

Arena al parecer fue quien lo entendió muy claro al hacerse un lado y echarse la culpa del declive. Arena tomó las riendas de la selección al inicio del Hexagonal al que llegaba como el salvador para enderezar el camino a Rusia, algo que logró hacer casi de inmediato con resultados positivos, pero el daño ya estaba hecho y las cosas estaban peor de lo que se imaginaba.

Tras la eliminación, algunos pidieron la renuncia del presidente de US Soccer, Sunil Gulati, quien solo se dedicó a decir que las cosas cambiarían y que “harían un inventario” de lo que necesitan para arreglar el camino.

Gulati dijo lo que tenía que decir, pero sus acciones no lo representan de tal forma.

“Tomo plena responsabilidad, pero no planeo renunciar”, dijo el mandatario. “No es el mejor día para hacerlo, ni para hablar de mis planes futuros personales en términos de la presidencia de la federación”.

Solo para aclarar señor presidente: Tomar “plena responsabilidad” es abrir el paso a nuevos planes de trabajo y dejar la presidencia.  Y si una eliminación al Mundial no es el día para hablar de los planes futuros, entonces ¿cuándo es?

La única verdad es que desde lo más alto de US Soccer existe una desconexión con la realidad y mantener a los mismos dirigentes, será más de lo mismo.

La respuesta de la eliminación en cuestión de días fue tomando un segundo plano y ahora es visto solo como una “lección de aprendizaje”. 

Si México o Costa Rica fuesen los eliminados, seguramente hubieran rodado muchas cabezas y hasta se viviría un sentimiento de duelo nacional.

Aquí no pasó nada.

No hubo despidos inmediatos, regaños o castigos repartidos. Solo hubo lamentaciones baratas en frente de la prensa, misma que se hizo presente solo para buscar los ratings del momento en medio de lo que es una catástrofe.

La cultura futbolística en este país está muy lejos de madurar y solo algunos cuantos pegaron el grito al aire cuando fueron eliminados.  Entre ellos, Alexi Lalas, el defensor histórico de la selección que ahora es comentarista deportivo, parecía una de esas voces solitarias que vaticinaba lo mal que venía la selección mucho antes del final del Hexagonal. 

Lalas describió el sentimiento, al despertar el día después, como una “gran tristeza y vergüenza porque este equipo le falló al futbol, a ellos mismos y a su país”.  Precisamente el sentimiento esperado por alguien que realmente vive el futbol.

Tab Ramos, uno de los mediocampistas históricos en las décadas de los 80s y 90s, dijo lo “deprimente y nauseabundo” que se sentía, pero que se sentía confiado que el programa se recuperaría.

“Era difícil que en los 80s la gente reconozca que jugábamos futbol”, dijo Ramos.  “Algunas veces se siente como una cachetada en la cara”.

El entrenador de la Sub-20 de Estados Unidos se ofreció esta semana para ser una de las opciones en dirigir a los mayores.

Por varios años, jugadores internacionales han dejado saber su interés en llegar a la MLS por el crecimiento que ha demostrado esta liga.  El problema ahora será que si la selección representante del futbol de este país no puede llegar a un Mundial, en un sistema que fue diseñado para el que es realmente muy malo no clasifique, entonces las cosas tomarán otro rumbo. 

Asistir a un Mundial es lo que necesita un país para aparecer en ese mapa exclusivo, pero dejar de ir entonces hace que se pierda ese color y eventualmente deja de existir.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
82°