Muchos son los llamados, pocos los caballos elegidos para el Kentucky Derby

Dueños y entrenadores de caballos desafían grandes probabilidades para llegar al Kentucky Derby

Los números no tienen sentido.

De los 23,000 caballos que nacieron en 2014, por lo menos 11,000 son potros.

Para el comienzo de su tercer año, se tiene que pagar una tarifa de $600 para poder nominar a un potro, o a veces una yegua, a la lista de caballos que son elegibles para correr en el Kentucky Derby.

Este año hubo 418 nominaciones. Con esta cifra solo el 1.9 % de los caballos de 2014 pudieron cumplir con el sueño de todos los dueños de caballos.  

Luego, todos compiten por 18 plazas para la prestigiosa carrera pues a los ganadores del Hyacinth Stakes en Japón y el UAE Derby en Dubai les dan pases directos. Ahora solo el 0.08% de los caballos de 2014 están en la mira.  

¿Tendrías que ser un tonto para jugar con este tipo de probabilidades verdad?

El entrenador Doug O’Neill, quien ha ganado el Kentucky Derby dos veces en los últimos cinco años, nominó a 21 caballos, ya solo le queda uno.  

Todd Pletcher, ganador de un Derby, nominó a 33 caballos, calificó a cinco pero tuvo que retirar a dos la semana pasada.   

John Shirreffs, ganador de un Derby, nominó a dos; uno está en la carrera y otro está en veremos.  

Bob Baffert, quien ha ganado cuatro Kentucky Derbies y la Triple Corona, nominó a 21 y no pudo calificar a ningún caballo.

Imagínese esto.

“Es un reto inmenso”, dijo O’Neill. “Los números realmente están en tu contra. Nos ayuda que hay dueños que están dispuestos a ir a las subastas para gastar fuertemente en los mejores prospectos. Pero no hay garantías”.

O’Neill empezó con 50 caballos. 40 de ellos fueron comprados y 10 fueron criados por Paul Reddam, un dueño con el que trabaja frecuentemente.

“Hubo seis o siete que realmente parecían que tenían una oportunidad”, expresó O’Neill.

Reddam compró a Dog Gone Larry por $490,000. El potro solo lleva un segundo lugar en tres carreras. O’Neill indicó que simplemente no se desarrolló rápidamente.

W.C. Racing y Zayat Stables adquirieron a Dangerfield por $450,000. En siete carreras, lleva un triunfo, un segundo lugar y dos terceros lugares. En una de sus corridas terminó adolorido del cuerpo, O’Neill no lo tiene contemplado hasta la segunda mitad del este año.    

Campeones sorpresivos

Lo único seguro en el hipismo, es que el dinero no garantiza el éxito.   

California Chrome, considerado como un modesto potro que fue criado en California, y I’ll Have Another, que fue comprado por solo $16,000, han ganado el Kentucky Derby y el Preakness, respectivamente. 

También le han dado mucha esperanza a dueños que no cuentan con cantidades exorbitantes de dinero, mostrándoles que no tienen que invertir una fortuna para conquistar el premio máximo.

“Nos hizo ver a varios en este negocio que no importa si hayas pagado un millón de dólares por un caballo”, dijo O’Neill. “Lo que importa es su corazón y competitividad. Si lo puedes mantener libre de lesiones en la preparación, cosas locas pueden suceder”.     

Es esta locura la que tiene a O’Neill y Reddam en la carrera este año con Irap. Sin haber ganado una sola carrera previa, triunfó en el Bluegrass Stakes contra probabilidades de 31-1. Ahora está en el Kentucky Derby.   

El constante éxito de Shirreffs lo llevará a cualquier salón de la fama. Para el sábado tiene al ganador del Santa Anita Derby, Gormley , y Royal Mo está esperando que otro caballo se retire para poder ser elegible para correr.   

“Solo tenía cinco potros”, dijo Shirreffs. “Este fue un buen año. Obviamente, necesitas que tener mucha suerte y un potrillo de 2 años que pueda madurar temprano”.     

Posición privilegiada  

El camino puede ser intenso para los dueños y entrenadores, pero no es así para un jinete con logros.

El mexicano Víctor Espinoza estará a bordo de Gormley; será su noveno Derby y ostenta tres victorias.   

“Siempre estoy buscando al siguiente campeón, la próxima estrella”, comentó Espinoza. “Este es mi trabajo cada año”.  

Espinoza señaló que comienza cada año con por lo menos seis prospectos para el Derby.

“Siempre tengo la esperanza de que cuando llegue el tiempo pueda elegir al caballo correcto”, dijo. “Este año con Royal Mo y Gormely, no sabía cuál escoger. Ojalá y tomé la decisión correcta”.  

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
63°