Roberto Quiroz, la raqueta hispana con más fuerza de USC

Roberto Quiroz, la raqueta hispana con más fuerza de USC

Cuando en 1990 el tenista Andrés Gómez alzaba la Copa de los Mosqueteros hacia el cielo parisino, se convertía en el primer ecuatoriano en conquistar el codiciado título de Roland Garros. Poco imaginaba que 20 años después, su sobrino, Roberto Quiroz, protagonizaría también aquella memorable escena en la categoría dobles juvenil, convirtiendo a esta familia en una fábrica de exitosos tenistas.

Han pasado cinco años desde que Quiroz conquistara el abierto francés junto al peruano Duilio Beretta y ascendiera hasta el séptimo peldaño del ranking mundial júnior. El éxito parecía garantizado para esta joven raqueta del tenis ecuatoriano cuyo salto al circuito ATP parecía inminente. Pero el destino quiso que la trayectoria de Quiroz se desviara en un recodo del camino.

“Me tomé un año para intentar jugar profesional, pero me di cuenta de que no estaba listo económicamente y a nivel de madurez”, reconoce el jugador. “Decidí venir a la universidad y qué mejor que USC (Universidad del Sur de California) que es la número uno en tenis”.

Para el tenista de Guayaquil, la elección de cambiar su Ecuador natal por tierras californianas fue “fácil”. Su primo, Emilio Gómez, y un amigo, formaban ya parte del equipo de los Troyanos. Con 27 títulos nacionales, USC es una de las grandes potencias tenísticas de Estados Unidos y parecía el lugar idóneo donde continuar su formación deportiva.

Sin embargo, para un joven que desconocía el funcionamiento de la NCAA, su desembarco en el campus angelino le hizo pensar que, quizá, estaba dando un paso atrás en su carrera. No tardó en darse cuenta de su error y de que Estados Unidos permite “estudiar” y “entrenar al más alto nivel”.

“Hoy en día se ven muchísimos jugadores universitarios que terminan sus carreras y saltan al profesionalismo y les va muy bien”, asegura Quiroz.

“El caso de Steve Johnson que estudió aquí…fue compañero mío de dobles, de equipo …es mi ejemplo más grande”, agrega.

Fue precisamente jugando dobles con Johnson como Quiroz logró cosechar importantes triunfos en su etapa defendiendo los colores rojiblancos. En su primer año, la pareja se colocó segunda del ranking nacional y sólo perdió un partido – el de cuartos de final del campeonato nacional debido a una retirada. En su última temporada, el ecuatoriano es el vigésimo-segundo mejor jugador de la nación y se ha alzado ganador de la Copa Sherwood en individuales.

Este verano, el hispano tendrá la oportunidad de foguearse en la Copa Davis y defender los colores de su patria, algo que ya hizo frente a México y Canadá en el año 2011.

Quiroz pondrá fin a su etapa universitaria en diciembre de este año, tras graduarse con una Licenciatura en Ciencias Económicas y habiendo adquirido más experiencia sobre las pistas. Será entonces el momento de seguir la estela de su compañero estadounidense Johnson y la de su tío Andrés, en quien encuentra “una motivación extra” para relanzar su carrera profesional en 2016.

“He aprendido mucho de él [Andrés], y con él entreno cada vez que regreso a Ecuador”, asegura este joven de 23 años, que confiesa que su otro héroe es el rey de la tierra batida, el español Rafa Nadal, con quien entrenó en dos ocasiones hace varios años.

“Su sencillez y su garra …me enamoró. Me encanta cómo juega. Me encanta verlo jugar. Soy uno de sus mayores fans por su entrega, dedicación y su humildad en la cancha”, sostiene el latino, que también es zurdo como el jugador europeo y con quien comparte además el mismo deseo de ganar en la arcilla parisina.

“Quiero ganar el abierto francés no solo por lo que representa en mi familia… también porque cuando yo lo gané en juveniles, fue algo bastante especial para mí, y espero algún día soñar y estar en alguna final de esas”.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
51°