EN FOTOS: Federer y Wawrinka, duelo de suizos en semis del US Open

 Roger Federer disputará su décima semifinal del US Open. Pero si quiere jugar su primera final de este certamen en seis años, tendrá que vencer a un tenista a quien conoce muy bien, su compatriota suizo Stan Wawrinka, compañero suyo en Juegos Olímpicos y en la Copa Davis.

Federer (2do preclasificado) y Wawrinka (5to) ganaron el miércoles sus respectivos encuentros de cuartos de final sin sudar demasiado.

De hecho, Federer jamás enfrentó un punto para quiebre, compiló una increíble ventaja de 50-8 en tiros ganadores y necesitó menos de hora y media para deshacerse del francés Richard Gasquet (12mo), por 6-3, 6-3, 6-1, en el estadio Arthur Ashe.

"No hay duda, jugué un muy buen partido", destacó Federer. "Sentí muy bien la pelota".

Federer ganó cinco títulos consecutivos en el US Open, de 2004 a 2008. Perdió la final de 2009 y no ha llegado a esas instancias desde entonces.

Obligado a jugar en el estadio Louis Armstong por dos largos duelos de cuartos de final en la rama de mujeres —además de un retraso de hora y media por la lluvia_, Wawrinka eliminó al sudafricano Kevin Anderson (15to), por 6-4, 6-4, 6-0.

Ese partido duró una hora y 47 minutos, pero el tercer set careció de suspenso alguno. Wawrinka ganó 24 de 29 puntos.

Wawrinka no tuvo problema para descifrar el saque del espigado Anderson, quien mide 2,03 metro (seis pies y dos pulgadas). Convirtió cinco de ocho puntos para rompimiento.

Anderson había sufrido un total de cuatro quiebres en forma combinada durante sus primeros cuatro partidos.

"Desde luego, éste ha sido el mejor partido que he jugado en el torneo", comentó Wawrinka.

Durante buena parte de su carrera, Wawrinka ha vivido bajo la sombra de Federer, su compatriota de mayor edad y éxito. Mientras que Federer acumula 17 títulos de individuales en torneos de Grand Slam, un récord, Wawrinka no consiguió el primero sino hasta 2014, en el Abierto de Australia.

Sin embargo, logró su segundo cetro este año, en el Abierto de Francia. En ese certamen eliminó a Federer en los cuartos de final.

Aquella fue apenas la tercera victoria de Wawrinka en 19 duelos de por vida contra Federer.

"Stan jugó un maravilloso partido contra mí en París, y me alegró mucho que ganara el torneo. Se lo merecía", dijo Federer.

En la otra semifinal del viernes, el serbio Novak Djokovic se medirá al croata Marin Cilic, campeón defensor. Djokovic ha ganado sus 13 duelos contra Cilic.

En la rama femenina, Simona Halep agradeció la ayuda que le llegó literalmente del cielo durante su partido de cuartos de final en el Abierto de Estados Unidos.

Desgastada tras perder el segundo set ante Victoria Azarenka, la rumana consiguió descansar durante casi una hora y media, hasta que las nubes se disiparon.

"Gracias a Dios por la lluvia", dijo Halep (2da preclasificada), luego de imponerse el miércoles por 6-3, 4-6, 6-4.

Halep, quien mide 1,67 metros (cinco pies y seis pulgadas), volvió a la pista y recetó un ace a 170 kilómetros (106 millas) por hora, para demostrar que se sentía como nueva. Avanzó a las semifinales, donde se medirá a la italiana Flavia Pennetta (26ta), quien doblegó a la checa Petra Kvitova, bicampeona de Wimbledon, en otro duelo dirimido en tres sets, horas antes.

Pennetta demostró que hace lo posible por pasar el mayor tiempo posible en Nueva York cada año.

La italiana remontó un set y un quiebre contra Kvitova y avanzó a las semis de este torneo por segunda vez en los tres últimos años.

"Estaba en aprietos en el segundo set", dijo Pennetta en una entrevista a pie de cancha. "Sólo seguí luchando, jugando mejor. Es increíble".

En 38 participaciones en los otros tres majors, Pennetta alcanzó los cuartos de final apenas una vez. Pero lo ha hecho en seis ocasiones en siete años en Flushing Meadows, incluyendo sus dos únicas apariciones en las semifinales de un Grand Slam.

El triunfo de Pennetta, de 33 años, significa que tres de las cuatro semifinalistas de un major tendrán al menos 32 años por primera vez en la era de los Abiertos. Las otras son su compatriota Roberta Vinci (32) y Serena Williams (33).

Además, es la primera vez en la era de los Abiertos, que empezó en 1968, que dos italianas alcanzan las semifinales de un mismo Grand Slam.

Pennetta derrotó 4-6, 6-4, 6-2 a la quinta preclasificada Kvitova, quien ha batallado con mononucleosis este verano, una condición que le impidió entrenarse a plenitud. Al final del partido, que duró dos horas, 23 minutos, la checa estaba mermada físicamente.

"Desde el principio del partido no me sentía del todo bien", dijo.

Associated Press
Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
61°