Futbol para todos en Anaheim

En Estados Unidos, varios padres de familia gastan miles de dólares anualmente para que sus hijos jueguen en los mejores clubes de futbol juvenil debido a las altas tarifas que suelen cobrar estas instituciones.

Este sistema de “pagar por jugar” impide que muchos jóvenes hispanos de comunidades de bajos recursos tengan la oportunidad de desarrollarse deportivamente en un alto nivel de competencia.

A Tony Prata, residente de Anaheim que ha estado involucrado en el futbol juvenil por más de 20 años, esta situación le parecía injusta. En 2010 el originario de Romania decidió hacer algo al respecto y formó Anaheim FC.    

“El club es mayormente hispano…muchos de estos chicos vienen de familias con dificultades económicas. Nosotros les damos una oportunidad para jugar”, dijo Prata, quien se desempeña como el presidente del club. “Proveemos precios de inscripción muy bajos para que tengan la posibilidad de ser parte del equipo. Recaudamos fundos para compensar los gastos, estamos aquí por los niños”. 

Con base en una ciudad en donde el 52% de la población es hispana de acuerdo a la Oficina del Censo, Anaheim FC actualmente cuenta con 16 equipos de niños y tres de niñas que son compuestos por más de 300 elementos entre las edades de nueve años a 18. Las escuadras juegan en la Coast Soccer League, que es considerada como una de las más fuertes a nivel juvenil en el Sur de California. También participan en importantes justas alrededor del país en donde están presentes muchos visores de talento. En julio el equipo Sub-15 ganó el torneo US Club National Premier League.

Para Prata no solo es importante que sus jugadores puedan jugar, sino que también le interesa que ellos puedan aspirar a mucho más. 

 “Yo trabajaba con otra organización en esta ciudad y no veía como se estaba beneficiando a los niños de la comunidad. No había una visión de lo que le podíamos proveer a los chicos como prepáralos para jugar en la universidad o hasta profesionalmente”, indicó.

Por las filas de Anaheim FC ha pasado Hugo Arellano, actual jugador del Galaxy II y seleccionado juvenil de los Estados Unidos. El año pasado, nueve jugadoras del equipo mayor de niñas recibieron becas para jugar en el futbol colegial en escuelas como la Universidad de Boston y la Universidad Estatal de Oklahoma.

“Creo que si jugara en otro equipo no tuviera las mismas oportunidades”, dijo la jugadora Hunter Murguia de 17 años, quien posiblemente juegue para la Universidad de Jamestown en Dakota del Norte el año que viene. 

El entrenador del equipo Sub-16, Ángel Ayala, siente que sus muchachos tienen la calidad para para competir con los mejores equipos de su categoría ya que cuentan con una motivación extra.

“Estos chicos tienen muchas ganas de jugar. Yo crecí igual que ellos, en una familia en donde no había mucho dinero. Ellos vienen a las sesiones de entrenamiento con mucha hambre de mostrar su talento. Siempre dan el 100 por ciento”, comentó el estratega que jugó en las divisiones inferiores de las Chivas de Guadalajara de 2007 a 2010.  

El capitán de su escuadra, Miguel García, de 16 años, manifestó que para él es un privilegio el poder formar parte de Anaheim FC.

“Me siento bendecido porque puedo jugar para un entrenador que nos apoya a nosotros los muchachos latinos y nos da el chance de competir a un muy alto nivel”, dijo el jugador de origen mexicano que ya tiene una idea del camino que quiere seguir en el futbol. “Sueño con jugar en la universidad, o sino en México con las Chivas, o tal vez en la MLS. Simplemente quiero ser un profesional”.  

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
66°