Varios jugadores protestan durante el himno nacional en el Chargers vs Chiefs 

Ante las polémicas declaraciones del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en contra de los jugadores de la NFL que se hincan durante la ceremonia del himno nacional antes de los partidos protestando la brutalidad policial e injusticia social que existe en el país, el domingo durante la Semana 3, este acto se proliferó aún más en todos los juegos.

En el StubHub Center de Carson previo al duelo entre los Chargers de Los Ángeles y los Chiefs de Kansas City varios jugadores formaron parte de la protesta.

El defensive end estelar Melvin Ingram fue el único que se hincó por parte de los “Bolts”, pero sus compañeros Casey Hayward y  Adrian Philips alzaron sus brazos en el aire con sus manos juntas. Otros cinco jugadores permanecieron sentados en la banca y varios entrelazaron sus brazos mientras estaban de pie.

Por su parte, los Chiefs tuvieron más jugadores que se arrodillaron incluyendo a su estrella, el receptor Tyreek Hill.  

En un discurso en Alabama el viernes, Trump declaró que los jugadores que no respeten el himno o la bandera deben de ser despedidos por los propietarios de sus equipos.

“Los dueños deben de decir, ‘saquen a ese hijo de ... ¡Está despedido, está despedido!’”, exclamó el mandatario.

El dueño de los Rams, Stan Kroenke, es uno de varios propietarios que han salido a respaldar a los jugadores y a su derecho de protestar antes de los partidos.

“Continuaremos apoyando la libertad que tienen nuestros jugadores de expresarse pacíficamente y a sus esfuerzos para lograr un cambio positivo en este país”, expresó Kroenke a través de un comunicado.

La temporada pasada el exmariscal de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, empezó este tipo de protestas. Se especula que es una de las razones de porque aún no ha sido empleado por un equipo en esta temporada.  

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group