El receptor de los Rams, Brian Quick, ha visto renacer su carrera esta campaña

El receptor de los Rams, Brian Quick, ha visto renacer su carrera esta campaña

Durante la pretemporada, la frustración del receptor de los Rams crecía más y más tras cada pase que no lograba asegurar. Una cosa es que los aficionados y periodistas te critiquen, pero ya es algo diferente cuando tu entrenador lo hace.

“Necesita atrapar el ovoide, no dejarlo ir”, reclamó el mandamás del equipo Jeff Fisher sobre su jugador en agosto.

Sus palabras incomodaron a Quick pero también lo impulsaron. Pasó de ser un simple jugador en su quinto año en la NFL y estuvo a punto de quedarse sin trabajo para finalmente convertirse en el arma favorita del quarterback Case Keenum. Ante los Cardinals de Arizona el domingo pasado, el receptor lideró a su unidad en las veces que fue buscado por Keenum e hizo dos atrapadas acrobáticas que resultaron en touchdowns.

“Cuando alguien duda de ti, claro que te vas a sentir motivado, con ganas de mostrarles que están equivocados. Aun así, todavía contaba con el respaldo de mis compañeros”, comentó Quick. “Tienes que luchar, tienes que tener fortaleza mental. Si tus entrenadores sienten que las cosas no andan bien, eso significa que tienes que hacer mejor las cosas”.

Contra Arizona nadie estaba dudando del jugador-que mide seis pies con tres pulgadas y que pesa 218 libras-cuando este uso su gran condición física y su impresionante salto vertical para ayudar a los Rams a mejorar su marca a 3-1.

“Ya lo podemos ver”, dijo Fisher sobre el desarrollo de Quick. “Durante las últimas semanas ha estado haciendo jugadas espectaculares en las practicas. Creo que ya se está aclimatando a la velocidad del juego”.

Quick, quien fue selecionado por los Rams en la segunda ronda del draft de 2012, atrapó 25 pases para 375 yardas en los primeros siete partidos de la temporada de 2014, luego sufrió una grave lesión de hombro que lo marginó para el resto de esa campaña. La temporada pasada, aun sintiendo los estragos de su lesión, solo fue titular en una ocasión y capturó siete pases para 73 yardas.

Antes del comienzo de esta campaña, firmó un contrato “condicional” de 1.75 millones de dólares. Sino se hubieran lesionado los receptores novatos Pharoh Cooper y Nelson Spruce, Quick quizás hubiera sido dado de baja.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
71°