Abner Mares asegura que no tiene problemas con su vista

Abner Mares asegura que no tiene problemas con su vista

Este pasado junio, con todo listo para disputar la cuarta corona mundial de su carrera ante el campeón argentino de peso pluma de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) Jesús Cuéllar en el Barclays Center de Brooklyn, a Abner Mares le negaron una licencia de pelea por la Comisión Atlética del Estado de Nueva York.

De acuerdo con varios reportes, el organismo no dejó competir al púgil mexicano porque tenía problemas de vista. En dos exámenes que se le administraron no pudo registrar una visión de 20/200, la agudeza visual mínima que requiere la comisión para otorgar un permiso.   

A menos de dos semanas de que finalmente se lleve a cabo su duelo ante Cuéllar (28-1, 21 KOs), ahora en el Galen Center de USC en Los Ángeles, Mares (29-2-1,15 KOs) afirmó a HOY Deportes que sus ojos están perfectos.

“Veo bien, hasta mi esposa me regaña porque veo cosas que no tengo que ver”, expresó con una carcajada el peleador que fue criado en Hawaiian Gardens. El pugilista azteca enfatizó que solo fueron rumores mal intencionados lo que se habló de su supuesta mala visión.  

“Al final del día son cosas que los medios y la gente aprovechan para hablar mal de mí, pero yo siempre he estado bien y mi vista también”.

Mares explicó que la verdadera razón del porqué la comisión no le permitió pelear fue por un protocolo que prohíbe otorgarle una licencia a un boxeador que ha sido operado de los ojos. A los 18 años de edad, Mares se sometió a una cirugía correctiva de su ojo derecho y hace ocho años previo a un combate sufrió un desprendimiento de retina.

“No he tenido problemas desde el 2008. Apenas está sonando esto porque Nueva York lo dio a conocer. He venido peleando desde entonces, hagan las matemáticas para ver cuantas peleas llevo”, exclamó.

Con 31 años de edad recién cumplidos, Mares está viviendo una etapa más madura de su vida. Lejos están los días cuando se enganchaba con los aficionados a través de las redes sociales indignado por los comentarios negativos hacia su persona. Ahora solo está enfocado en su familia y su carrera, y confesó que también siente que ha madurado dentro de los encordados.

“Los años obviamente te dan madurez mental pero arriba del ring piensas más antes de cometer ciertos errores, no te dejas llevar por la afición en ciertos momentos [de un combate], esos son los detalles que uno cambia”, dijo.

En cuanto a su choque ante Cuéllar, el excampeón en tres divisiones distintas sabe que de salir airoso en este desafío, su carrera se revitalizaría. En su última pelea en agosto de 2015, cayó contra Leo Santa Cruz en una contienda de alto perfil y su cartel sufrió un golpe.

De ganarle al argentino, se pondría en una posición para enfrentar a los mejores de la división de las 126 libras como al ganador de la revancha entre el irlandés Carl Frampton y Santa Cruz, o al campeón del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), Gary Russell Jr.

Sin embargo, Mares cree que independientemente de cual sea su resultado ante Cuéllar, el tipo de desempeño que exhibía podría ser un factor importante pensando en sus futuras oportunidades.  

“Todas las peleas son claves y hay maneras de perder. Hay veces que pierdes feo y todo se viene abajo”, dijo. “Pero hay veces que das peleas muy buenas y aunque pierdas, sales ganando. Todo depende de cómo te entregues arriba del cuadrilátero”.  

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
59°