Califican de "santo" a fallecido líder sindical César Chávez en misa

EFE

El fallecido líder sindical César Chávez fue recordado hoy como "un santo" durante una misa celebrada en la Catedral de Los Ángeles por el vigésimo quinto aniversario de su muerte, y en la que participaron unas 2.500 personas.

"Hay mucha gente que cree que César era un santo, yo soy una de esas personas. Eso no quiere decir que no tuviera pecados o imperfecciones, significa que siempre estuvo luchando por la santidad y los propósitos más elevados del reino de Dios", dijo hoy en su homilía monseñor José Gómez, sobre el fundador de la Unión de campesinos (UFW).

La ceremonia religiosa, celebrada en español, rememoró también los 50 años de su primera huelga de hambre en el marco del movimiento pacífico que encabezó en defensa de los derechos de los trabajadores agrícolas.

"Nuestra sociedad está llena de personas que han sido olvidadas, empujadas hacia los márgenes. Gente que sufre, gente que necesita misericordia y justicia. Pienso especialmente hoy en las millones de familias y niños que esperan la reforma migratoria", señaló el arzobispo.

Tras la comunión, que contó con la ayuda de Paul Chávez, hijo del líder y presidente de la Fundación César Chávez, la nieta del líder sindical Julie Chávez Rodríguez, así como Arturo Rodríguez, presidente de la Unión de Campesinos (UFW) fundada también por César Chávez, dirigieron unas palabras a los asistentes.

"Ayudó a cientos de personas a cumplir sus sueños, sueños que muchos ni siquiera sabían que tenían en ese momento. Dio oportunidades a personas que nadie le hubiera dado a él cuando era un niño migrante con una educación de octavo grado", aseguró Chávez Rodríguez.

César Chávez Estrada nació en 1927, en un rancho cercano a Yuma, Arizona. Debido a la Gran Depresión, tuvo que abandonar sus estudios escolares y comenzar una vida itinerante como trabajador agrícola en los viñedos de California.

En 1952 se unió al Centro de Servicio Comunitario (CSO) y con el tiempo llegó a ser el director nacional. Diez años después participó en la fundación de la NFWA, que más tarde se convertiría en el sindicato Unión de Campesinos.

En febrero de 1968, Chávez inició su primera huelga de hambre, que duró 25 días, para exigir el reconocimiento de los derechos laborales de los trabajadores agrícolas y mantener el movimiento como una protesta pacífica.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
69°