Presentan argumentos finales en juicio por sobornos en FIFA

Associated Press

Los argumentos de cierre en el juicio en Estados Unidos por corrupción contra tres ex funcionarios del fútbol en Sudamérica concluyeron el jueves con la afirmación del abogado del ex presidente de la confederación brasileña de fútbol de que su cliente no estaba enterado sobre la conspiración de soborno y la declaración de un fiscal de que el testimonio del principal testigo del gobierno fue "devastador" para la defensa.

José Maria Marín "nunca se unió a la conspiración...Él se encuentra aquí hoy como un hombre inocente", sostuvo el abogado defensor Charles Stillman en el segundo día de los argumentos de conclusión en una corte federal de Brooklyn, donde las deliberaciones del jurado darán inicio el viernes.

Marín, de 85 años, fue nombrado presidente del fútbol brasileño en 2012 para cumplir el periodo de un predecesor que renunció al cargo. Pero él era meramente una figura sin poder, mientras que un funcionario más joven del fútbol que es actualmente el presidente de la confederación, Marco Polo del Nero, fue quien en realidad se hizo cargo y participó en la conspiración, de acuerdo con Stillman.

Marin "se convirtió en el presidente por defecto", afirmó el abogado al jurado. "Del Nero fue quien dirigió el show".

Los abogados de Marín, Manuel Burga, de Perú, y Juan Ángel Napout, de Paraguay, han tratado de desacreditar a varios testigos que cooperan con la fiscalía que testificaron que los funcionarios del fútbol recibieron millones de dólares en sobornos a cambio de sus influencias para otorgar los lucrativos derechos comerciales de algunos de los torneos más importantes a ciertas firmas de mercadeo deportivo.

Del Nero también enfrenta cargos en el caso de Estados Unidos que surge tras una extensa investigación a la FIFA, pero no ha sido extraditado desde Brasil.

Marín, Burga _ex presidente de la federación peruana_ y Napout _ex presidente de la Conmebol y un ex vicepresidente de FIFA_ se han declarado inocentes de los cargos de crimen organizado, conspiración para cometer fraude en comercio electrónico y conspiración para lavar activos.

Uno de los que cooperan, el ex ejecutivo de mercadotecnia argentino Alejandro Burzaco, pasó cuatro días dando su testimonio en el estrado detallando la manera en que su firma pagó decenas de millones de dólares en sobornos a otros acusados y funcionarios. Los abogados de la defensa argumentan que Burzaco, que se declaró culpable, estaba echando la culpa a sus clientes a fin de poder obtener una reducción de su propia sentencia.

En su contraargumento, el fiscal federal asistente Sam Nitze dijo al jurado que las declaraciones del cooperador son respaldadas por otra evidencia como grabaciones telefónicas y registros financieros.

Los abogados defensores "tienen que atacar a Alejandro Burzaco porque su testimonio fue devastador", resaltó.

Agregó que el testigo se arriesgaría a enfrentar más cargos si mintiera y "tuvo más incentivos para confesar y decir la verdad".

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
61°