El mexicano Carlos ‘Príncipe’ Cuadras es SORPRENDIDO en el Forum

El mexicano Carlos ‘Príncipe’ Cuadras es SORPRENDIDO en el Forum

Ha quedado comprobado que el Forum de Inglewood no es un buen escenario para el púgil mexicano Carlos ‘El Príncipe’ Cuadras.

En 2016, en su primera contienda en el legendario recinto, perdió su título de peso supermosca del CMB ante Román ‘Chocolatito’ González por vía de una disputada decisión unánime. Y la noche del sábado volvió a caer en la misma arena.

Esta vez fue ante el boricua McWilliams Arroyo por veía de una decisión mayoritaria en una contieda a 10 rounds dentro de la cartelera "Superfly 2". En disputa estaba el campeonato Plata de las 115 libras del CMB. 

Un juez dio una tarjeta pareja (95-95) y los otros dos entregaron puntuaciones a favor del originario de Farjardo, Puerto Rico (98-92 y 97-93).

Se antojaba que Cuadras (36-3-1, 27 knockouts) regresara a la senda del triunfo tras perder ante su compatriota Juan Francisco ‘El Gallo’ Estrada en septiembre. Arroyo (17-3, 14 KOs)no peleaba desde abril de 2016, cuando cayó ante ‘Chocolatito’ en el mismo Forum. Debido a una serie de lesiones.  

“La gente me subestimó porque he estado fuera por dos años. Sin embargo, todo el tiempo me la pasé en el gimnasio entrenando”, aseveró Arroyo tras la pelea. “Cuando se me dio esta oportunidad, estuve listo para Cuadras y sabía que iba a salir victorioso”.   

El de Guamúchil, Sinaloa empezó las acciones tratando de establecer su jab de izquierda y conectando con su derecha el cuerpo de Arroyo. Pero el boricua tenía intenciones de pelear de tú a tú de inmediato. Invadió la guardia del mexicano para intercambiar y pudo estrellar su derecha sobre el hombro varias veces en el rostro de Cuadras.

En el segundo asalto Arroyo siguió mandando escopetazos con precisión, pero el ‘Príncipe’ logró contratacarlo y estremecerlo con un par de derechazos sobre el hombro suyos. En los rounds tres y cuatro, Cuadras fue más efectivo en lidiar con el ímpetu del boricua. Finalmente pudo hacer lo que le ha dado resultados en el pasado, pegar y moverse.

Sin embargo, Arroyo siguió como una maquina yendo hacia el enfrente buscando la cabeza del excampeón.

Para la mitad de la contienda, Cuadras continuó dominado las acciones, pese a fallar muchos golpes. No era porque Arroyo los estaba esquivando, su timing empezó a fallar. Se veía algo degastado. El séptimo asalto fue el episodio más consistente del boricua desde el comienzo de combate. Logró impactar a Cuadras con una tremenda serie de ganchos y uppercuts al rostro.

El mexicano estaba mostrando frustración ante esta reacción. Del octavo asalto en adelante, Cuadras parecía que era el peleador que no había peleado en casi dos años.

Fallaba golpes con mucha más frecuencia y tomaba bocaradas de aire entre su protector bucal. Aunque Arroyo tenía un rival que estaba pasando por estragos, nunca intentó arriesgar para ver si podia aprovechar la situación plenamente. Se dedicó a seguir atacando en pequeñas y calculadas ráfagas, las cuales le terminaron valiendo la victoria.

"Estuve tieso toda la pelea. No pude conectar mis jabs”, dijo Cuadras, quien negó que se había desgastado. “Mi condición física era buena”. 

Por su parte, el entrenador del mexicano, Abel Sánchez, no dudó en darle crédito al boricua por su triunfo.

“Arroyo hizo una pelea muy inteligente, nunca dejó a Cuadras hacer nada. Eso a veces pasa en el boxeo”, comentó Sánchez.       

     

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
60°