¿Por qué odian tanto a LeBron James?

¿Por qué odian tanto a LeBron James?

Hay mucha gente que, como yo, admira el espectacular y a veces imparable juego de LeBron James. Pero también hay mucha más, del otro lado del espectro, que no lo soporta, lo cual no tiene nada de malo, excepto cuando se presentan argumentos equivocados.

Alguna de la gente que detesta a LeBron lo hace porque lo consideran arrogante, o por aquella famosa “Decisión” del 2011 de anunciar su fichaje con el Heat de Miami. Cosas así las entiendo, es normal que alguna persona no nos caiga bien por ciertas cuestiones personales.

La revista Forbes publica anualmente una lista de “Los 10 atletas más desagradables”. En 2014, el primer lugar correspondió a Alex Rodríguez (Yanquis/uso de esteroides), seguido por Lance Armstrong (exciclista/uso de esteroides) y Ryan Braun (Cerveceros/uso de esteroides).

El que un deportista te caiga mal por hacer trampa no sólo es aceptable, sino justificable. Pero en esa misma lista se ubica en cuarto puesto LeBron, uno de los dos atletas más polarizantes de los deportes estadounidenses –el otro es Tony Romo, de Cowboys, quien es quinto en la lista–.

Ahí es cuando las cosas cambian, porque la gente que los detesta lo justifica con los argumentos equivocados. Y lo digo por lo gracioso que me resultó la forma en que algunos de mis amigos se me vinieron encima cuando dije que me parece que James es, en su totalidad, mejor de lo que fue Michael Jordan.

Durante los primeros tres partidos de estas Finales, ‘LJ’ promedió 41 puntos, 12 rebotes y 8 asistencias. Y si bien es cierto que esos números no están lejos de los que Jordan llegó a tener en algunas Finales, lo que a mí me asombra es que lo ha hecho prácticamente sin apoyo.

No quiero denostar el gran esfuerzo de Mozgov, Dellavedova o Thompson, pero seamos conscientes. De la quinteta titular que los Cavs presentaron al inicio de la temporada (James, Kevin Love, Kyrie Irving, Anderson Varejao y Dion Waiters), tres están fuera por lesión y otro ya no está en el equipo.

Esas son el tipo de cosas que la gente no quiere considerar al momento de argumentar que Jordan es superior a LeBron, quien nunca ha tenido a un entrenador de la calidad de Phil Jackson, como ‘MJ’ sí lo tuvo en sus seis títulos, o a un compañero del nivel de Scottie Pippen, el mejor “Número 2” de la historia.

El otro argumento es el de los famosos títulos. “El día que LeBron tenga seis anillos de campeón, entonces hablamos”, me han dicho. Tal afirmación se me hace de lo más absurdo, porque no necesariamente son los campeonatos los que determinan la grandeza de un jugador.

Así que a aquellos amantes de los seis campeonatos de Jordan, les recuerdo el nombre de Bill Russell, quien ganó 11 títulos en las 13 temporadas que jugó en la NBA, siempre con el uniforme de los Celtics. ¿No les gusta mi comparación porque Russell era centro y Jordan era guardia?

También existió Sam Jones, guardia de esos mismos Celtics, que ganó 10 en 12 temporadas, o K.C. Jones, quien en la misma posición conquistó 8 en sus 9 temporadas en la liga.

En total, nueve jugadores en la historia de la NBA tienen más anillos que ‘MJ’, incluido Robert Horry, quien entre 1994 y 2007 ganó las siete Finales que disputó (2 con Rockets, 3 con Lakers y 2 con Spurs). Y menciono a ‘Big Shot Rob’ en particular por si quieren argumentar que me estoy remontando a la ‘prehistoria’ del basquetbol con los nombres antes mencionados, miembros de aquella irrepetible dinastía de los Celtics de los 50 y 60.

A ustedes, amantes de ‘His Airness’ (que, por cierto, tanto les molesta el apodo ‘The King’ de James), les pregunto: ¿son ellos mejores que el legendario Jordan?

Supongo que cuando me contesten eso, entonces hablamos de LeBron.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
65°