"Siempre algo de hierba... alcohol": confesiones de un jugador NFL

Josh Gordon nunca supo lo que significa jugar en la NFL en sus cinco sentidos.

El receptor abierto de los Cleveland Browns reconoció que en el 2013 consumía drogas y alcohol antes de todos los partidos, situación que llegó a convertirse en un "ritual".

"Permanecíamos en el hotel y después los jugadores tenían permitido volver a casa, y luego ir al partido".

"Así que salía en las mañanas, iba a casa, desayunaba, hacía mi pequeño ritual: algo de hierba, algo de alcohol, y después iba al partido, siempre tomaba y fumaba. Después, estaba de fiesta al término de cada partido, ganáramos o perdiéramos," dijo Gordon a la revista GQ.

A pesar de ello, el jugador explicó que nadie en la organización de Cleveland se dio cuenta de su adicción.

"No creo que lo supieran específicamente. Pero estoy seguro que tenían sus dudas. Me perdí muchas reuniones, me presentaba tarde muchas veces, con los ojos rojos probablemente en muchas ocasiones".

"Pero supongo que no podían sacar una conclusión porque era muy evasivo", confesó Gordon, quien se integró al equipo esta semana de manera condicionada tras una suspensión por abuso de sustancias prohibidas.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
81°