Aficionados de la NFL tienen opiniones mixtas sobre Trump y las protestas de los jugadores

Este domingo no fue un día normal para la NFl y sus aficionados.

En vez de que las jugadas espectaculares y desenlaces de locura que se produjeron en el día ocuparán los primeros planos, fueron los actos de protesta de los jugadores durante las ceremonias del himno nacional de los Estados Unidos antes de los partidos de la Semana 3, los que se llevaron todos los reflectores.

Desafiando al presidente Donald Trump- quien el viernes de una manera grosera declaró que cualquier jugador que se pusiera de rodillas durante el himno le estaba faltando el respeto al país y por ende debería ser despedido- más de 200 atletas alrededor de la liga se hincaron, alzaron un puño, se sentaron, entrelazaron brazos o simplemente se mantuvieron fuera del campo mientras se entonaba el “Star-Spangled Banner”.  

La temporada pasada el exmariscal de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, fue él que empezó a hacer este tipo de manifestaciones en respuesta a la brutalidad policial e injusticia social que existe en el país.  

Entre muchos de los asistentes al juego que disputaron los Chargers de Los Ángeles y los Chiefs de Kansas City en el StuHub Center de Carson, las declaraciones del mandatario y las protestas fueron temas candentes que generaron opiniones mixtas.

“Si los jugadores quieren protestar pacíficamente, tienen el derecho de hacerlo. Las Cosas que dice Trump son divisivas y no creo que este bien eso”, dijo a HOY Deportes el residente de Diamond Bar Harry Ou. “Sus [mensajes] son inflamatorios. Es el líder de nuestro país, debe de unirnos más”.

Carlos Aguilar, de Ontario, tampoco cree que los jugadores deban de perder su trabajo por el simple hecho de estar ejerciendo su derecho a la libertad de expresión.

“Se están expresando en contra del racismo”, indicó. “Tienen el derecho de decir y hacer lo que quieran. Están diciendo, ‘el mundo está mal, hagan algo’”.

Para él, Trump solo dijo lo que dijo para una vez más desviar la atención y hacer que la gente no se enfoque en las dificultades por las que está pasando en su gestión.

“No ha logrado nada y por eso está metiéndose con todos. Crea puros problemas está loco”, exclamó.    

Del otro lado de la moneda hay aficionados como Kenneth Lee a quien no le parece que haya protestas durante el himno pues no cree que es el tiempo apropiado realizar actos de desafío.  

“Me molesta, él no estar de pie durante el himno no tiene nada que ver con la brutalidad policiaca o igualdad. Se trata de tenerle respeto al país”, señaló.  “No es el foro para esto. Son dos temas distintos”.

Aunque está de acuerdo con el sentir de Trump, Lee cree que la manera en que él expresa sus ideas no es la mejor como cuando expresó, “saquen a es hijo de ... ¡Está despedido, está despedido!’ hablando sobre lo que los propietarios de los equipos de la NFL tienen que decir cuando vean a uno de sus jugadores hincados.

En cuanto a si tomaría el consejo del presidente y abandonaría el estadio en reacción a las protestas, Kenneth indicó que nunca llegaría a ese extremo porque le encanta el futbol americano.

Por su parte, Joseph Kenny, quien también coincide con las palabras Trump y que piensa que las cosas ya han llegado muy lejos, amenazó con abuchear y hasta irse del estadio si veía a muchos jugadores de los Chargers y Chiefs, su equipo de preferencia, manifestarse.

El originario de San Clemente siente que el derecho a la libertad de expresión no protege a los jugadores de ser despedidos ya que lo que hagan en sus horas de trabajo tiene que tener el visto bueno de sus jefes.

“En mi trabajo, si yo le escupo a alguien, me pueden despedir”, declaró. “Los dueños de los equipos tienen la opción de correr a uno de sus jugadores si no están de acuerdo con su conducta”.  

Timothy Coates de Los Ángeles ve las cosas con más ecuanimidad.

Piensa que los jugadores deben de buscar otras vías para protestar y lograr sus objetivos debido a que el himno siempre tiene que ser honrado. Sin embargo, a la misma vez, comprende sus acciones.  

“Es de lo que se trata Estados Unidos. No necesariamente estoy de acuerdo con todo lo que veo, pero entiendo por que lo hacen y creo que deben de tener la libertad de hacerlo”, explicó. “Sus manifestaciones son algo que nos hace reconocer que las cosas no están bien ahorita y no podemos actuar como que si lo están”.

Copyright © 2017, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group