Futbol

Los Juegos Panamericanos ofrecen una segunda oportunidad

Los Juegos Panamericanos permiten una segunda oportunidad

Hace tres años, cuando estaba embarazada, sufrió un accidente casero que casi la aleja de las pesas de por vida. Pero la colombiana Leidy Solís se recuperó, y el martes se arropó de oro en Toronto.

Solís ofreció otro despliegue de fuerza colombiana en las pesas de los Juegos Panamericanos, al ganar el oro e implantar un nuevo récord continental en los 69 kilogramos.

La colombiana levantó en el arranque 111 kilos y en el envión o dos tiempos 145 para totalizar 256, lo que trituró el récord de 237 impuesto por su coterránea Ángela Medina en Santo Domingo 2003.

“Creo que todo el mundo vio el resultado, esto es producto de un entrenamiento muy fuerte”, manifestó Solís después de recibir el oro.

La pesista, nacida hace 25 años en Tuluá, ganó así su segundo oro en estas justas, tras coronarse dentro de otra división en Río de Janeiro 2007.

Pensar que hace pocos años, la carrera de esta campeona casi estuvo a punto de terminar.

Contó que en el 2012 tuvo un accidente estando embarazada y sufrió cortes en el antebrazo derecho que comprometieron nervios y tendones. Requirió de una cirugía.

“Me limitó muchísimo; los médicos me dieron un dictamen de que no podía levantar pesas”, aseguró. “Pero seguí perseverando y con fe volví”.

Fue una recuperación de primera, porque Solís demostró en Toronto un alto nivel que la perfila como una de las figuras de la halterofilia colombiana para buscar un cupo a las Olimpiadas de Río el próximo año. El oro de Solís es el séptimo que gana Colombia en las competencias de esta categoria, así confirmando el poderio de la rama femenina.

El pequeño gigante histórico de Guatemala

El gimnasta Jorge Vega llegó a Toronto desde su Guatemala natal con un propósito: la mascota Pachi de los Juegos Panamericanos. La consiguió, pero también una medalla de oro histórica.

Vega, de 19 años, ganó el martes la final de piso en el Coliseo de Toronto y le regaló a su país la primera medalla dorada de esta edición de la justa continental.

“Yo esperaba ganar un Pachi, nunca me imaginé que íbamos a tocar el metal dorado”, admitió Vega en diálogo con la prensa. La mascota Pachi es un puercoespín de peluche y se les entrega a los competidores como recuerdo.

El oriundo de Sacatepéquez obtuvo una calificación de 15.150 puntos, marcando un hito pues esta es la primera vez que un gimnasta de su país obtiene el máximo galardón en una competencia masculina.

“Dejamos todo en la competencia y gracias a Dios logramos el resultado”, agregó.

Vega, de apenas 1,48 metros de altura, es debutante en los Juegos Panamericanos y su único antecedente fueron los mundiales de esta disciplina. Por eso mismo su triunfo fue una sorpresa, aunque no para sus competidores.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
88°