Klinsmann aprendió mucho en el Centenario

Klinsmann aprendió mucho en el Centenario

Para Jürgen Klinsmann la Copa América Centenario fue una especie de escuela de formación para la selección de los Estados Unidos, en donde sus jugadores pudieron pulir sus habilidades y crecer en confianza enfrentandose a los mejores equipos del mundo.

“Ellos tendrán más confianza y se sentirán más cómodos teniendo más oportunidades de jugar ante estos equipos”, dijo Klinsmann, cuyo conjunto sorpresivamente llegó a las semifinales de la competencia antes de ser blanqueado por Argentina y Colombia para terminar en el cuarto de lugar.

“Ellos vieron que no hay muchas diferencias y que estamos creciendo, fortaleciéndonos más”.

Pero la Copa también fue una escuela para el alemán y sus auxiliares, quienes ahora tienen que aplicar todas las lecciones que aprendieron durante las últimas tres semanas pensando en las eliminatorias mundialistas rumbo a Rusia 2018 que se reanudarán en septiembre.

“Vimos muchas buenas piezas, tenemos muchas buenas cosas que nos tienen llenos de optimismo viendo hacia adelante”, dijo Klinsmann. “Cada día aprendes algo nuevo de cada jugador, de tu grupo y de tu química. Hay muchas piezas pequeñas”.

Estas son algunas de las conclusiones que dejó la Copa sobre EE.UU. que le pueden ayudar a Klinsmann y compañía en su camino hacia Rusia:

La dupla de los centrales Geoff Cameron and John Brooks en la zaga defensiva del equipo lució estupenda en ocasiones. Parece que Klinsmann ya ha encontrado la solución para un problema que lo venía agobiando constantemente desde que tomó las riendas del combinado hace cinco años.

Bobby Wood, que juega como centro delantero, sobresalió en el torneo creándole espacios al veterano atacante Clint Dempsey. Es un jugador rápido y agresivo que inquietó a los defensores que enfrentó y que le da al alemán una peligrosa pieza de recambio para suplir al casi siempre lesionado Jozy Altidore.

Por su parte, el joven de 17 años de edad, Christian Pulisic, no jugó mucho -solo 85 minutos saliendo de la banca-pero cuando vió acción, dio muestras de su gran porte e inmenso talento.

Wood y Pulisic están en proceso de establecerse como piezas importantes de EE.UU. para Rusia, aunque ambos están a diferentes alturas de su desarrollo.

Klinsmann se ha tomado su tiempo para darle más responsabilidad a Wood, solo lo puso de titular tres veces el año pasado. Esto le produjo al jugador de 23 años una hambre de gloria que lo ha impulsado este año.

Ahora el estratega está haciendo lo mismo con Pulisic.

“No quiero quemar a Pulisic ahorita ante equipos de peso”, dijo Klinsmann. “Quiero que solo tenga una probadita. Sobre el tiempo, eventualmente va a mejorar. Esto es un camino natural”.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
56°