En Rusia, los días son largos y las noches cortas

Cuando uno asiste a un evento de talla mundial en otro país, como una Copa Confederaciones, lo que menos quiere es estar durmiendo y uno se la vive en la calle; experimentando todo lo que puede ofrecer un país completo. Es por eso que el tiempo se pasa rapidísimo y cuando menos te das cuenta ya es de noche. Pero en Rusia, los días son largos y las noches cortas.

Y cuando decimos que los días son largos nos referimos a que en una cobertura como la de este medio de comunicación las jornadas laborales comienzan a las seis o siete de la mañana. Tras un buen desayuno que nos de energía para todo el día, comenzamos a laborar revisando la agenda del día de la FIFA y de la Federación Mexicana de Futbol (FMF). Después la tarea es salir a la calle y buscar esas historias que puedan ser interesantes para el público de México y Estados Unidos.

Pero las caminatas largas y la búsqueda de aficionados que puedan dar una buena entrevista no es fácil, por lo que los días parecen larguísimos en este país.

Y si hablamos de las noches, bueno, estas son cortas. Y no solo son cortas porque apenas alcanzamos a dormir de cinco a seis horas cada vez que logramos llegar a nuestro apartamento en “ulitsa Tartastan” esquina con “Sary Sadykovoy ulitsa”, sino porque también aquí en Rusia literalmente la noche dura muy poco.

Con atardeceres a las 22:30 horas, el pueblo ruso puede gozar de luz casi la mayor parte del día, lo que permite que las calles estén la mayor parte del tiempo seguras y que los visitantes tengan más tiempo de disfrutar de este hermoso país. Pero, la noche no dura mucho y es que a las 2:30 de la mañana el sol comienza a salir en Kazán, Sochi y Moscú; por lo que hay que dormir con las cortinas muy bien cerradas sino se quiere uno levantar a las 4:30 de la mañana pensando que ya es mediodía.

Faltan varios días para que culmine la Copa Confederaciones, seguiremos trabajando para brindarle a usted lector la mejor cobertura y aunque se labore mucho y se duerma poco, estamos felices porque en Rusia, los días son largos y las noches cortas.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
62°