Futbol

Patrocinadores de la FIFA piden cambios

Empresas han expresado preocupación por denuncias de irregularidades

Los anunciantes que dejan caer millones en las arcas de la FIFA están presionando cada vez con más fuerza al organismo rector del futbol.

Los patrocinadres insisten para que la FIFA enderece el rumbo en medio de denuncias de corrupción que culminaron el miércoles con el arresto de siete dirigentes.

Empresas como Coca Cola, Visa y Adidas han expresado públicamente en los últimos meses su preocupación por las denuncias de irregularidades, que van desde cobros de sobornos hasta el abuso de los trabajadores en las obras para la Copa Mundial de Catar.

Los arrestos del miércoles y el expediente que abrieron fiscales suizos en relación con la concesión de la sede de las copas mundiales del 2018 a Rusia y del 2022 a Catar, debería convencer a los patrocinadores de que llegó la hora de exigir cambios, según un alto dirigente de una organización no gubernamental de alcance mundial.

"Si inviertes muchos, muchos millones de euros en un negocio, claro que tienes el derecho y la obligación de exigir que no esté manchado", sostuvo Cobus de Swardt, director administrativo de Transparencia Internacional.

De Swardt afirmó que lo ocurrido el miércoles debe ser un "llamado de atención" para que todos aquellos que tienen tratos con la FIFA, incluidas las empresas patrocinadoras, pidan cambios profundos en su estructura y en sus prácticas. Para empezar, opinó, habría que aplazar las elecciones programadas para el viernes y el actual presidente de la FIFA, Joseph Blatter, no debería volver a postularse.

"La FIFA necesita empezar de nuevo", expresó de Swardt. "Estos escándalos se produjeron bajo la mirada de Sepp Blatter".

Una cantidad de empresas tienen arreglos a distintos niveles con la FIFA.

Están las que han firmado grandes contratos a largo plazo, como Adidas, Coca-Cola, Visa, Gazprom y Hyundai/KIA Motors, que tienen derecho a explotar el nombre de la FIFA en sus campañas publicitarias y a poner carteles en los estadios.

Una segunda categoría de patrocinadores, como Budweiser y McDonald's, pagan para participar de algún modo en torneos como la Copa Mundial.

Hay además compañías que firman acuerdos con asociaciones nacionales. Nike, por ejemplo, paga para que la selección brasileña use sus camisetas.

Varias agencias, por otro lado, compran derechos de transmisión y comercialización en distintas competencias de la FIFA y los venden a empresas de telecomunicaciones y a corporaciones. Una de ellas es Traffic Sports USA, que ha sido mencionada en el acta de acusación dada a conocer en Estados Unidos.

Los patrocinadores pueden verse afectados por los escándalos en torno a la FIFA y su imagen puede resultar empañada. Hasta ahora, no obstante, ninguno ha cuestionado al organismo de una forma severa.

La razón es simple: hay demasiado en juego.

Las firmas que tienen lazos de vieja data con la Copa Mundial saben que si cortan su relación con la FIFA, podrían cederle a sus rivales una de las plataformas publicitarias más apetecibles del deporte mundial, junto con los Juegos Olímpicos.

"Ya ha habido algunos patrocinadores que hacen más bulla de lo que están acostumbrados", comentó Nigel Currie, asesor de temas de publicidad independiente británico. "Pero los grandes patrocinadores reciben una exposición enorme y se manejan con cautela: si se van, uno de sus rivales ocupará su lugar".

Esto no quiere decir que los patrocinadores van a cerrar la boca siempre. Ultimamente se han mostrado más proclives a hablar de los problemas de la FIFA.

La semana pasada, sin ir más lejos, Adidas, Coca-Cola y Visa exhortaron a la FIFA a que presione a Catar para que mejore las condiciones laborales de los trabajadores extranjeros que construyen las obras para el Mundial del 2022.

Y en el Mundial del año pasado en Brasil los patrocinadores del uruguayo Luis Suárez se escandalizaron por el mordisco que le dio al italiano Giorgio Chiellini.

Sin hacer mención a los arrestos del miércoles, Adidas, el socio más antiguo de la FIFA, dijo en un comunicado que está "totalmente comprometida con la creación de una cultura que promueve los más altos valores éticos y esperamos lo mismo de nuestros socios". Exhortó a la FIFA a "establecer, y cumplir, patrones de transparencia en todo lo que hace".

McDonald's afirmó que "se toma muy en serio todo lo relacionado con la ética y la corrupción y las noticias del Departamento de Justicia de Estados Unidos son muy inquietantes".

La FIFA no puede ignorar el sentir de sus patrocinadores, que aportan un tercio de los ingresos del organismo. Cifras dadas a conocer hace poco indican que en el ciclo del 2011 al 2014, que incluyó el Mundial del Brasil, la FIFA generó 5.700 millones de dólares, de los cuales 1.600 fueron aportados por los patrocinadores y socios comerciales.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
65°