Nueva Zelanda 2015 promete seguir la tradición de descubrir grandes estrellas

En el Mundial Sub-20 en Nueva Zelanda se podría descubrir a la nueva estrella del futbol

En lo que es considerado el certamen juvenil de futbol más importante en la categoría juvenil, la Copa del Mundo Sub-20 de la FIFA, empieza hoy en Nueva Zelanda con la participación de 24 equipos.

Este torneo, que empezó en 1977 de manera experimental con tan solo 28 juegos, ahora se ha convertido en un evento de mayor magnitud con 52 enfrentamientos. La primera edición se llevó a cabo en Tunes y el primer ganador de la justa mundialista fue la Unión Soviética.
Nueva Zelanda se convertirá en el 20avo país en desarrollar el evento que ha servido como gran vitrina para descubrir grandes talentos. No es sorpresa que delegaciones de todo el mundo envíen a visores para cazar el próximo Lionel Messi o Cristiano Ronaldo.

Nombres como el de Diego Armando Maradona, Jorge Burruchaga, Enzo Francescoli, Marco van Basten, Bebeto, Thierry Henry, Michael Owen, David Trezeguet, Juan Roman Riquelme, Esteban Cambiasso, Ronaldinho, Roque Santa Cruz, Peter Crouch, Xavi, Diego Forlan, Kaka, Andres Iniesta, Dani Alves, Javier Mascherano, Pogba, fueron entre muchas otras figuras que dejaron su huella en el torneo juvenil.

Francia es el actual campeón defensor y llega como una de las favoritas, seguido por los argentinos que casi siempre son protagonistas, y quienes han celebrado en seis ocasiones el título de campeón. Al mismo tiempo, los brasileños esperan retomar el podio de campeones, como lo hicieron en 2011 en Colombia.

Por su parte, México, que no ha ganado el certamen, espera que con el talento actual puedan finalmente superar ese segundo puesto de 1977.

El equipo juvenil de las Barras y las Estrellas no han tenido mejor suerte, y sólo recuerdan el cuarto puesto de 1989 como su mejor actuación.

Según expertos: Andrés Cantor, Carlos Hermosillo, Sammy Sadovnik y Manuel Sol, estos son los 10 jugadores a seguir durante la competencia que se llevará a cabo entre el 29 de mayo al 19 de junio:

Hirving Lozano (México): Una de las promesas que ya son realidad en el futbol mexicano. Jugador de Pachuca, goleador del torneo clasificatorio al mundial y pieza clave de su equipo para pasar a semifinales en la liguilla de la Liga MX, este volante mixto es el único jugador del plantel tricolor que está casado y tiene una hija. Se espera que sea una de las figuras de México en Nueva Zelanda.

Erick Gutiérrez (México): Jugador que es integrante del Pachuca. Nacido en el seno de una familia pobre en Sinaloa, vivió en un entorno muy humilde, hasta que el futbol le abrió las puertas a un mundo diferente. Ahora puede ayudar a su madre, quien en su momento hacía hasta lo imposible para que Erik pudiera ser futbolista. Hoy es el capitán del tricolor juvenil que buscará hacer historia en Nueva Zelanda.

Alberth Elis (Honduras): Proveniente de una familia de clase media baja, a Alberth Ellis le ha tocado vivir muy de cerca las repercusiones de la pobreza y la delincuencia en la que muchos de sus amigos se encuentran. Logró liberarse del mundo de las pandillas, flagelo por el que muchos de sus amigos no lograron salir con vida o se encuentran en prisión.

Kevin Álvarez (Honduras): Cuando era niño vendía pan en las calles del barrio de Barandillas en San Pedro Sula para ayudar a su madre que lavaba ropa ajena. Ahora está haciendo realidad su sueño de jugar al fútbol profesional. Además de deportista, Kevin escribe canciones que algún día espera grabar, aunque por ahora tiene como prioridad los cuidados de su hijo recién nacido.

Rodrigo Moreira (Argentina): Defensor argentino que cumplió su sueño de conocer a Messi cuando la selección juvenil albiceleste fue sparring de la mayor previo al Mundial de Brasil 2014. Un muchacho de origen humilde que ha recibido mucho apoyo por parte de su familia en tiempos difíciles. Rodrigo tiene en su piel tatuado los apellidos de su familia. Su padre cuenta cómo su hijo “creció de golpe” y a él siempre le pide que “cambie las hojas, pero nunca cambie las raíces”.

Giovanni Simeone (Argentina): Es el hijo del director técnico del Atlético de Madrid y símbolo de la selección albiceleste, Diego ‘Cholo’ Simeone. Goleador de personalidad humilde y muy querido por sus compañeros, es considerado como una de las estrellas que brillará en el Mundial Sub-20. Fue el máximo anotador del Torneo Sudamericano Sub-20 con el que Argentina obtuvo su pase a la justa en Nueva Zelanda.

Juan Otero (Colombia): En su infancia trabajó en una mina, iba a la escuela y entrenaba futbol. Sus días no tenían pausa, pero hoy está más cerca de su objetivo, que es proveer para que su familia tenga sustento económico. Dice que Colombia tiene lo necesario para ser campeón. A los 19 años, con sus goles y talento, es el rostro de la esperanza para el seleccionado cafetero.

Joel Soñora (Estados Unidos): Versátil jugador de Boca Juniors, fue confirmado hace unos días como parte del plantel que disputará el mundial en Nueva Zelanda. Joel es el hijo de Diego ‘Chiche’ Soñora, célebre futbolista argentino, 3 veces all-star de la MLS. Destacado por el cuerpo técnico de “Team USA” como un futbolista hábil, rápido para tomar decisiones y que puede jugar tanto de volante creativo como de contención o de lateral. Sus características multifacéticas y su genética latinoamericana lo proyectan como uno de los que pueden darle “algo distinto” al juego de los Estados Unidos.

Paul Arriola (Estados Unidos): Nació en Estados Unidos pero su familia es originaria de México. Con un pie en cada lado de la frontera, nació en Chula Vista, California, pero juega en los Xolos de Tijuana de la Liga MX. Cada día cruza la frontera para entrenar y regresa a vivir con su familia en territorio estadounidense. Con documentación mexicana, Arriola podría haber jugado para cualquiera de las dos selecciones, pero ya eligió y puso fin a la dualidad: ahora, tendrá la oportunidad de mostrar su capacidad ofensiva en la copa del mundo.

Ismael Díaz (Panamá): Goleador y figura del seleccionado de su país, Díaz es un mediocampista con creatividad y llegada. Fue parte del equipo que participó del campeonato sub-20 de la CONCACAF clasificatorio al mundial y en el que Panamá terminó segundo detrás de México. Es sin dudas, el hombre clave de “la marea roja”. Su madre recuerda cuando niño, Ismael lloraba cuando le quitaban el balón, lloraba por jugar al futbol. Tanto él como su familia creen que la sub-20 de Panamá está para grandes cosas y que Nueva Zelanda será la plataforma perfecta para mostrar su capacidad.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
63°