LAFC, el nuevo equipo de futbol, va en busca de la nueva generación de angelinos

LAFC, el nuevo equipo de futbol, va en busca de la nueva generación de angelinos

En un cuarto angosto, sin ventana y escondido en un tercer piso de una oficina en Wilshire, Rich Orosco está haciendo historia.

En un mercado ya saturado de equipos profesionales, Orosco está ayudando a crear otro equipo más. Pero ya han pasado 11 meses en ese proceso y la nueva franquicia aún no tiene estadio, no hay entrenadores y no hay jugadores.

Y aunque hoy anunciaron que ya tiene nombre oficial: Los Angeles Football Club, esto es apenas un inicio pues falta mucho para que LAFC esté listo para jugar su primer partido en Major League Soccer en 2018.

Pero la mentalidad de “lento pero seguro” es necesario según Orosco, porque LAFC está construyendo más que un nuevo equipo. Están tratando de crear una experiencia también.  

“Se trata de cómo contamos nuestra historia de una manera diferente”, dijo Orosco, quien probablemente es el único jefe de mercadeo de cultura y comunidad en la historia de equipos profesionales. “Vamos a ser fuertes en música, arte y moda. Es un diseño estético”.

“Vamos a ser una vía grande para la creatividad. Va a ser uno de nuestros pilares”.

Los principios más grandes -nueve puntos organizados en tres categorías- están estampados en el pequeño espacio de trabajo que tienen cuatro de los 14 empleados de LAFC. Hay varias otras ideas y filosofías escritas en muchos pedazos de papel pegadas en paredes y escritorios en lo que le llaman, el “cuarto de guerra”.

Con la excepción de Orosco, quien se hace llamar un “joven de 42 años”, ninguno de su equipo tiene más de 31 años. La mayoría de ellos llegan de campos que tienen muy poco que ver con los deportes.  

Orosco está casado con la actriz Julie Benz (“Defiance”, “Dexter”) y ha estado la mayor parte del tiempo trabajando en televisión, ayudando a desarrollar conceptos como  “The Insider” desde Paramount hasta Warner Bros, donde fue vicepresidente de mercadeo. Ayudó a lanzar “TMZ on TV” y proyectos como “Two and a Half Men”, entre otros.

Marcus McDougald, 31, el director creativo de LAFC, trabajó para YouTube. Patrick Aviles, de 29 años, quien es el encargado de los grupos de apoyo del equipo, viene de Apple.

 Ninguno usa corbata para ir al trabajo y cuando hablan, la conversación no parece ser entendible para una persona mayor de 40. Pero es la audiencia que busca el LAFC: los “millennials”, un término que se utiliza para describir a la generación que ha nacido entre 1980 y 2000.

Esta demografía está acostumbrada a obtener su información de un celular y también consumen entretenimiento, incluyendo deportes por internet “on demand”.

Entender a la audiencia es su preocupación en estos días.

“No quieren que les hablen”, dijo Orosco sobre esta nueva generación. Un estudio revela que 16% de ellos están más interesados en deportes que cualquier otra demografía. “Así que desde el primer día es lo que hemos estado haciendo. Estamos listos para el dialogo con esta gente: “Vamos a hablar”.

“Si no estuviéramos haciendo eso, lo tendríamos difícil. Queremos ser parte de ello y tener una conversación. Esa es la clave”.

La conversación está tomando lugar especialmente en las redes sociales, donde viven estos “millennials”. Así es como han ayudado a decidir el nombre del equipo y también  influirá en los colores del equipo- el rojo y el dorado parecen ser los favoritos.

“Incluimos a todos”, dijo Angel Mendoza, del Black Army 1850, un grupo de aficionados que previamente habían apoyado a Chivas USA. El Black Army fue abandonado el año pasado cuando la liga compró a ese equipo, lo desarmó y vendió los derechos  a 22 millonarios que son encabezados por Henry Nguyen, Mandalay Entertainment CEO Peter Guber y el ejecutivo de la NBA y analista de ESPN, Tom Penn.  

“Cuando Henry y Tom anunciaron el club, estaban hablando de un club para la gente”, dijo Mendoza, de 32 años. “Querían un club que representara la ciudad de Los Ángeles”.

Pero esa no es la única razón por la que Mendoza y su esposa Cindy están esperando para apoyar a este equipo que aún no existe. El hecho de que están dispuestos a influir en el desarrollo de una franquicia desde el inicio, los hace pensar en sus dos hijas pequeñas.  

“Esto es algo que van a decir. ‘Sabes, yo tenía 5 y 4 años cuando esto empezó’. ¿Cuánta gente podrá decir eso? ‘Mis papás tuvieron que ver con esto’”.

Es una oportunidad que difícilmente será repetida por mucho tiempo en el Sur de California. El mercado ya tiene dos equipos de la NBA, dos de la NHL y dos equipos de béisbol, así como el Galaxy, la franquicia más exitosa en la historia de la MLS.

 Ya existe un equipo de futbol americano de arena, un equipo en la WNBA, otro equipo de la D-League de la NBA y hasta la Liga Independiente Femenil de Futbol ya tiene un equipo en el condado de Los Ángeles.

 Y si viene la NFL, es más probable que traigan a una franquicia existente a que vuelvan a formar otra.  Así que el reto del lanzamiento de LAFC es algo que están tomando muy enserio sus dueños.

“Le quieres dar a los aficionados y los que apoyan el club, un sentido de dirección y que son parte de este movimiento”, dijo Nguyen, un graduado de Harvard que fundó un equipo de básquetbol profesional, así como varios proyectos tecnológicos en su país natal de Vietnam. “Cuando tienes a un equipo nuevo como el de nosotros, no tienes en realidad un producto en la cancha para vender. Pero tenemos una visión y una meta”.

“Es muchas maneras es como una campaña política. Tenemos que vender nuestra visión y mantener a nuestra gente detrás de la meta”, expresó Nguyen.

Parte de la identidad de este equipo será el complejo de $250 millones que se construirá a un lado del Coliseo de Los Ángeles y que actualmente ocupa el Sports Arena.  Aunque por ahora solamente hay el concepto y los planos, los aficionados ya comienzan a comprar boletos de temporada.

“No hemos puesto el primer ladrillo”, dijo Nguyen. “Pero estamos emocionados por el lugar del estadio. Lo bonito de esta oportunidad es que vamos a construir una organización moderna”.

Y con todo el cuidado que LAFC ha tenido para cuidar su nombre y su escudo, el estadio podría ayudar a definir el carácter y la actitud del equipo de cara a su primer juego.

“He estado personalmente sorprendido en lo mucho que consume el proceso de creación del estadio y el crear una marca de la forma correcta”, dijo Penn.

“Va a ser especial. Todo el trabajo de formación es muy importante”.

 Original LA Times story here. 

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
55°