Columnista

La cobertura de los Mundiales ha cambiado mucho y ahora somos unos privilegiados

KAZÁN, RUSIA.- En una semana más, aquí mismo estarás leyendo sobre el arranque de una nueva edición de la Copa Mundial de la FIFA. El ambiente está listo para explotar y que Rusia de una cara diferente ante el mundo, las diferentes selecciones poco a poco van arribando al país junto a los miles de aficionados que presenciarán desde las gradas como 32 equipos luchan uno contra otro para levantar el trofeo el 15 de julio, y nosotros seremos un testigo privilegiado de toda la magia del futbol.

Y no lo digo solo por sumar con este ya mi tercer mundial y contar con la acreditación debida para poder ingresar a los estadios para presenciar los juegos de esta edición. Lo digo, porque gracias a la tecnología, estaremos disfrutando de un evento de calidad, visto desde diversos ángulos que nos acercarán cada vez más con los mejores futbolistas del orbe.

Para comparar un poco, recuerdo mi primera Copa del Mundo en 2010 en Sudáfrica; en aquel entonces el Facebook apenas iba madurando y tenía como 50 amigos en aquella red social. Con un internet caro, ya que pagué alrededor de mil 500 pesos durante todo el mundial, logré compartir algo de mi trabajo con mis conocidos, mientras realizaba enlaces con la radio usando Skype y un adaptador para Internet inalámbrico que conectaba a una computadora.

Llego el 2014 en Brasil y el Internet era más barato y estaba más al alcance de todos. En aquel país pude estar al tanto de cada uno de los goles que se metieron en aquella edición y las “apps” ya hacían su aparición para mantenernos al tanto de los partidos mientras viajábamos por el Noreste siguiendo a la Selección Mexicana.

Cuatro años después y la tecnología nos permite estar aún más cerca que nunca del balón.

Ya no solo estaremos informados minuto a minuto de lo que pasa en la cancha, sino que incluso podremos conectarnos y ver las transmisiones en vivo de los partidos gracias a las aplicaciones de las televisoras oficiales. Podremos platicar en las redes sociales sobre los juegos y además disfrutar de la repetición de los goles unos segundos después de que estos hayan sido anotados.

Habrá demasiada información con programas especiales en redes sociales que se suman al esfuerzo de las televisoras y las radios por llevarte desde acá, desde Rusia, toda la información sobre la Copa del Mundo.

Me contaba mi papá que en las copas del mundo de México en 1970 y 1984 era muy difícil seguir el mundial, ya que la afición tenía que esperar a que saliera el periódico al siguiente día con las crónicas o tenía que sintonizar la televisión y la radio ya muy noche para saber lo que pasaba en nuestro propio país. Si mi padre siguiera con vida, yo creo que le daría mucha alegría ser un testigo privilegiado en 2018 de la máxima justa del balompié en el mundo.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
66°