Campos: La difícil situación de los futbolistas homosexuales en Uganda

La complicada situación de futbolistas gays en Uganda

Los homosexuales son seres humanos. Por suerte, en Estados Unidos esto lo tenemos claro.

Ser un futbolista gay o una mujer que juegue a futbol en Uganda supone jugarse la vida. La Constitución ugandesa dice que no es un crimen ser homosexual, sino cometer actos de homosexualidad.

El gobierno ugandés ha decidido modificar su código penal para condenar a muerte a los homosexuales.

La 'Ley Mata-Gays', contempla la ejecución para la llamada homosexualidad agravada y la cadena perpetua para todo aquel sorprendido teniendo relaciones sexuales con alguien del mismo sexo. 

Además, la ley afecta a todo el mundo, si conoces o sospechas que alguien es gay, lo tienes que denunciar bajo pena de tres años de cárcel. 

Por su parte, los pastores más conocidos explican a sus fieles que la homosexualidad es una adicción y que los gays son dañinos. Para mí, sus sermones llenos de odio, incitan a la población a actuar por su cuenta para acabar con esta plaga, como ellos lo llaman. Ya que, en un país con un 35% de analfabetismo no se cuestiona a los líderes políticos o religiosos.

En el 2013, la policía ugandesa arrestaba a todos los americanos que visitaban Uganda, porque pensaban que todos eran homosexuales. Si eres mujer y juegas a futbol, te someten a toda clase de insultos, incluso tu familia te puede repudiar.

Grace, el director de mi colegio, me dijo muy seriamente: “Para nosotros, los homosexuales son las víctimas, pero no es así. Aquí vienen los americanos que tienen mucho dinero y se lo dan a los gays. Estos sobornan a los maestros de escuela para que convenzan a los niños y se hagan homosexuales. Nuestra cultura no es así. Los gays no son buenos para la sociedad, hay que frenar su expansión y su contagio¨.

Le expliqué que en USA creemos en los derechos humanos; que los blancos viajamos a Africa para intentar ayudar; que tenemos estudios que demuestran que uno nace homosexual, nadie te convence; y que los gays son seres humanos.

En Uganda, me han sorprendido muchas cosas, pero este tema me entristece profundamente. ¿Cómo es posible que si eres gay, tus vecinos, amigos e incluso tu propia familia te maten y si pareces o eres lesbiana te violen entre tres o cuatro hombres para que te des cuenta que no lo eres?

Así es la vida de los deportistas gays y lesbianas en Uganda. Persecuciones,violaciones y asesinatos que quedan impunes. Organizaciones americanas tienen una especie de pisos francos donde los homosexulaes encuentran cobijo, ya que todos son repudiados por sus familias.

Les expliqué a mis futbolistas que en Europa, nosotros no discriminamos a nadie por razón de raza,religion o tendencia sexual. Hombres y mujeres somos seres humanos y nos tratamos con respeto.

No debemos permitir que las circunstancias, el entorno y la situación nos impidan actuar como nos dicta el corazón. 

Esa sensación no tiene precio y nadie puede arrebatárnosla.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
61°