Futbol

El Barcelona sueña con el triplete

El Barcelona quiere el triplete

Después de un año convulso en lo institucional y lo deportivo, el Barcelona está a tres partidos del triplete.

El club español disputará la cuarta final de la Liga de Campeones desde que Lionel Messi subiera al primer equipo hace 10 años. La década del astro argentino ha engordado las vitrinas azulgranas con tres Copas de Europa, seis Ligas, dos mundiales de clubes y dos Copas del Rey, además de los cuatro Balones de Oro del argentino.

Y esta temporada el club podría sumar más: es líder del campeonato español cuando le restan dos fechas, y disputará las finales de Champions y de la Copa del Rey.

"Felices porque queríamos llegar a la final de la Champions. Nuestro objetivo sigue siendo el mismo: ganarla", escribió Messi en su perfil de Facebook tras eliminar al Bayern Munich el martes en las semifinales.

La travesía no ha sido fácil. Los problemas judiciales del club, imputado por fraude fiscal en el fichaje de Neymar, obligaron al presidente Josep María Bartomeu a convocar elecciones anticipadas a la presidencia en junio. El propio Messi afronta un posible juicio por fraude a Hacienda.

El arranque deportivo tampoco fue el soñado. El Barsa estuvo 15 jornadas a la sombra del Madrid y Luis Enrique fue muy cuestionado en el ecuador de la temporada. Pero el entrenador español dio con la tecla en la recta final, justo cuando se deciden los títulos. La recuperación física de jugadores como Gerard Piqué y Sergio Busquets y el tridente Messi, Neymar y Luis Suárez, que suma ya 114 goles, hicieron el resto.

Si la huelga convocada por la Federación y el sindicato de futbolistas no lo retrasa, el Barcelona está a un paso de repetir el triplete de la temporada 2008-09. Una sola victoria en Liga le dará el campeonato. El equipo tiene cuatro puntos de ventaja sobre el Real Madrid a falta de dos partidos, en los que se enfrentará al Atlético de Madrid a domicilio y Deportivo de La Coruña en casa.

El Camp Nou albergará la final de la Copa del Rey entre Barcelona y Athletic de Bilbao el 30 de mayo. Y la gran cita con la Liga de Campeones será el 6 de junio en Berlín. El rival podría ser su antagonista Madrid, en el clásico español más importante de todos los tiempos, o la Juventus de Turín.

"Madrid, Barcelona, Berlín. Tres partidos. Ahora más que nunca, ¡todos a una! ¡Visca el Barsa!", dijo Piqué en Twitter en referencia al partido de Liga en el Vicente Calderón contra el Atlético y las otras dos finales.

"Estamos a tres partidos de todo y a tres partidos de nada", admitió el argentino Javier Mascherano.

Messi, de 27 años, ha recuperado la chispa y el hambre. Desde su debut oficial con el primer equipo el 16 de octubre del 2004, el Barcelona vive un ciclo dorado.

Las turbulencias puntuales no cuestionan el peso del argentino en la historia del club. Cuando empezó a jugar, el Barsa tenía una sola Copa de Europa. Ahora son cuatro y aspira a la quinta en Berlín. Messi fue muy criticado por su rendimiento el año pasado y algunas voces reclamaron su salida. Además, regresó del Mundial de Brasil tras perder la final contra Alemania.

Lejos de hundirse, se ha reinventado. Luis Enrique ha vuelto a escorarlo a la banda de vez en cuando. No ha perdido la voracidad goleadora y ha incorporado a su repertorio la capacidad de asistir a sus compañeros de ataque. El idilio entre Messi y la afición vuelve a ser el de los mejores años. El Barcelona ha recuperado mando en Europa, con golpes de autoridad y victorias de prestigio ante rivales como Manchester City, PSG y Bayern.

"Messi es el mejor del mundo sin duda, para mí de la historia del futbol", dijo Luis Enrique después de la eliminar al City en octavos. "Pero para ganar títulos necesitamos tener un equipo detrás, jugar de forma conjunta, como estamos haciendo".

El Barsa jugará su primera final europea desde 2011. Más o menos el tiempo que al equipo ha tardado en masticar salidas como la de Pep Guardiola y Carles Puyol, entre otros. El mal trago de la enfermedad de Tito Vilanova, fallecido en 2014 víctima de un cáncer, la perdida de relevancia de jugadores vitales como Xavi Hernández y el año de transición de Gerardo "Tata" Martino.

Luis Enrique aspira ahora a repetir el triplete que logró Guardiola también en su primer año en el banquillo catalán. El éxito coronaría todavía más a Messi como rey indiscutible del barcelonismo.

Copyright © 2016, Hoy Los Angeles
67°